El jefe de seguridad de Israel advierte sobre un posible derramamiento de sangre si Netanyahu incita a la violencia cuando deje el cargo

El mandatario rechazó las acusaciones apuntando que existe “una línea muy delgada entre la crítica política y la incitación a la violencia”.

El director de Shin Bet (la Agencia de Seguridad de Israel), Nadav Argaman, emitió una inusual advertencia pública el sábado pasado alertando de que la atmósfera actual de incitación a la violencia en el país en medio de un posible cambio de gobierno podría conducir a un trágico derramamiento de sangre.

“Recientemente hemos visto que el discurso de la violencia y la incitación se ha disparado y se ha vuelto más extremo, especialmente en las redes sociales”, aseveró Argaman. “Clamo y advierto que esta retórica podría ser interpretada por ciertos grupos o individuos como una que respalda actividades violentas e ilegales que incluso podrían conducir a daños a las personas”.

La declaración del jefe de Shin Bet se produjo después de que se hiciera público el acuerdo alcanzado por varios partidos de la oposición para formar un gobierno de coalición en Israel.

Tras la noticia del acuerdo se registró un aumento de amenazas en las redes sociales contra importantes figuras políticas del país, entre ellas, a Naftali Bennett, líder del partido Yamina (Nueva Derecha), quien se desempeñará como primer ministro durante los dos primeros años de la coalición entrante, en caso de recibir la aprobación necesaria de la Knesset, el Parlamento israelí.

The Jerusalem Post describe la declaración de Argaman como un caso infrecuente, ya que tradicionalmente suele hacer este tipo de advertencias en privado a los políticos, que luego deciden si hacerlas públicas o no. En esta ocasión, el alto funcionario decidió hacerla pública por su cuenta, dado que elementos de la coalición gobernante Likud, que podrían dejar el cargo en la próxima semana, presuntamente estarían detrás de algunos de esos llamamientos a la violencia, según el medio.

Al mismo tiempo, el director de Shin Bet hizo hincapié en que tanto políticos como personas influyentes de todo el espectro, así como líderes religiosos y educadores, deben condenar el uso de ese tipo de lenguaje.

“Es nuestro deber emitir una demanda clara y sin reservas para el fin inmediato de la retórica violenta e incitadora”, declaró Argaman. “La responsabilidad de restaurar una atmósfera más tranquila y un discurso más moderado recae sobre todos nuestros hombros”, defendió.

“Una delgada línea entre la crítica política y la incitación a la violencia”

Los políticos que se oponen al actual primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han interpretado las palabras de Argaman como una advertencia directa al propio mandatario.

Enredado en una batalla judicial por cargos de corrupción que podrían resultar en una pena de prisión, el todavía líder del país ha afirmado en repetidas ocasiones que la diversa coalición de partidos que busca expulsarlo del poder “pondrá en peligro” a Israel y a sus Fuerzas Armadas.

Sin embargo, Netanyahu rechazó las acusaciones de incitación contra sus oponentes políticos, apuntando que existe “una línea muy delgada entre la crítica política y la incitación a la violencia”, reseña AFP.

“No podemos decir que cuando la crítica proviene de la derecha es una incitación a la violencia y cuando proviene de la izquierda, es un uso justificado de la libertad de expresión”, sostuvo el mandatario en una reunión de miembros del partido Likud. “Condeno toda incitación a la violencia”, subrayó.

Además, Netanyahu afirmó que él mismo estaba siendo objeto de una campaña “aún más seria” y nuevamente llamó a la coalición que busca reemplazarlo como un “gobierno de izquierda peligroso”.

Fuente:https://actualidad.rt.com/actualidad/394324-jefe-seguridad-israel-natanyahu-incitar-violencia