La inteligencia israelí advierte sobre la amenaza de asesinatos políticos en el país (entre israelíes).

El jefe del Servicio General de Seguridad de Israel, Shin Bet, Nadav Argaman, emitió un comunicado en el que señaló que el grado de odio e incitación en las discusiones políticas, incluso en las redes sociales, había alcanzado un nivel peligroso, lo que podría conducir a asesinatos políticos en el país.

“Como titular de la organización encargada de la seguridad pública, advierto que tales discursos pueden ser interpretados por determinados grupos o entidades como un permiso para acciones ilegales y violentas que pueden, por su parte, resultar en atentados contra personas”, advirtió Argaman.

Pidió al público que bajase el tono de las batallas políticas. Según Haaretz, a pesar de que el jefe del Shin Bet no dio nombres específicos, dejó en claro que habla principalmente de amenazas contra el líder del partido Yamin, Naftali Bennett, y otros miembros de su partido, que prometió unirse al “bloque de cambios” de los opositores del actual primer ministro Benjamín Netanyahu.
El 2 de junio el líder del partido de oposición más grande de Israel, Yesh Atid (Hay Futuro en hebreo), Yair Lapid, le dijo al presidente Reuven Rivlin que había logrado formar una coalición gubernamental. Bennett podría convertirse en el nuevo primer ministro de Israel.

Apoyan al Gobierno Bennett-Lapid 8 de los 13 partidos que ganaron escaños en la última elección general del 23 de marzo, formando una amalgama compuesta por centristas, de derecha, nacionalistas, de izquierda, pacifistas e islamistas: Yesh Atid (17 escaños), Azul y Blanco (8), Israel Nuestro Hogar (7), Laboristas (7), Yamina (6 de sus 7 escaños, uno se opone a la coalición), Nueva Esperanza (6), Meretz (6) y Raam (4).

Después de anunciarse la información sobre la coalición gubernamental, se ha lanzado en las redes sociales una campaña a gran escala de incitación y persecución a los participantes del “bloque de cambios”, y en particular a los representantes de los partidos de derecha que se negaron a ingresar al mismo bloque con Netanyahu.

Las manifestaciones de simpatizantes del actual primer ministro no dejan de realizarse cerca de las casas de los líderes de Yamina. Se insta a los políticos a no participar en la coalición gubernamental junto con los partidos de izquierda y los partidos árabes.
El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, hizo una declaración similar sobre la necesidad de calmar las pasiones políticas.

El antecedente del asesinato de Rabin