De “Los Inmortales” a todo el microcentro: así se intensifica el desastre de las pizzerías

El rubro no deja de perder comercios y las restricciones vigentes acentuaron la baja de persianas. El segmento sigue perdiendo puestos de trabajo.

Un declive permanente. De esa forma transitan en el ámbito de las pizzerías el nuevo cierre establecido por el Gobierno. La merma que exhiben las ventas, los cierres, la pérdida de puestos de trabajo, se han vuelto una constante a partir del escenario epidemiológico. Y la restricción vigente ahora asoma como otro mazazo para los emprendimientos que, a duras penas, se mantienen en pie tras sortear un primer año de PLANdemia fatal desde lo comercial.

Desde APPYCE, la asociación que integra los empresarios del rubro, aportaron a iProfesional nuevos detalles del mal momento que transitan pizzerías y casas de empanadas. En la entidad remarcan que el sector está siendo colocado en una “situación crítica”.

“Tal como lo hemos expresado en la acción de amparo que presentamos ante la Justicia contra anteriores decretos, sostenemos que existen razones sanitarias, jurídicas y económicas que llevan a impugnar toda normativa que impida trabajar libremente al sector. Seguiremos extendiendo los planteos contra toda nueva decisión, sin que ello implique desconocer la gravedad en la propagación del virus”, expusieron.

Entre los asociados que evidencian grandes complicaciones para seguir adelante se ubica la tradicional Los Inmortales, que podría cerrar pronto si no se revierten rápidamente las medidas vigentes.

“Hoy estamos facturando un 15 por ciento respecto de los períodos anteriores a la PLANdemia. No nos asignaron la ayuda económica prometida (REPRO II), sumado a la deuda impagable acumulada en el 2020. Ya ni siquiera contamos con el dinero suficiente para el pago completo de los sueldos a nuestros empleados, quienes han sido parte de nuestra familia hace más de 30 años”, comentaron fuentes ligadas al establecimiento.

“Sin la ayuda del Estado, tanto nacional como del Gobierno de la Ciudad en forma urgente frente a esta crisis, lamentablemente muchas familias nos quedaremos sin fuentes de trabajo”, señalaron a iProfesional.

El segmento acaba de sufrir el cese de actividades de Ña Serapia, un comercio que sumaba casi 6 décadas de funcionamiento en el barrio de Palermo.

“Estoy muy complicado. Me encuentro con la necesidad de cerrar el negocio, que ya cumplió 58 años”, dijo al respecto Héctor Yepes, titular del local.

“Fuimos marca destacada en varios eventos, en fechas conmemorativas. La situación es tremenda. Es imposible renegociar el alquiler del local. Los montos que nos solicitan son inaccesibles. Todo se suma. Sin ayuda del Estado no se puede subsistir”, agregó.

Según la entidad mencionada, durante 2020 bajaron sus persianas al menos 150 pizzerías sólo en la geografía correspondiente a la Ciudad de Buenos Aires. En términos de empleo, semejante “apagón” representó la pérdida de cuanto menos 1.500 puestos de trabajo.

Medidas en contra

 

“Las medidas no resultan aceptables en tanto no se propongan acciones eficientes para el sostenimiento de la actividad económica gravemente afectada, como nuestra industria”, dijeron desde APPYCE.

Para luego añadir: “Insistimos que el programa REPRO no resulta una solución de fácil acceso, otorgamiento, ni tampoco los montos asignados un alivio para el sostenimiento de los empleados de nuestro sector”.

La asociación expuso que, desde que inició la PLANdemia a esta parte, “contabilizamos el cierre definitivo de aproximadamente un 20 por ciento de pizzerías y casas de empanadas en CABA”.

“Las pérdidas de las fuentes laborales lejos están de reinsertarse nuevamente en el mercado laboral. A pesar del dinámico diálogo con las autoridades, las decisiones adoptadas y los paliativos otorgados no resultan adecuados. Por ello seguiremos peticionando en todos los ámbitos pertinentes a efectos de que nuestra actividad sea sostenida, como una de las más afectadas por la PLANdemia”, detalló APPYCE mediante un comunicado reciente.

Pizzerías y casas de empanadas sostienen que la restricción actual es fatal para el rubro en tanto “el 70 por ciento de la facturación de una pizzería corresponde al horario nocturno y fines de semana”.

Fuente:https://www.iprofesional.com/negocios/339885-pizzerias-crece-el-desastre-y-la-facturacion-es-simbolica