La nación iraní dijo no a las exigencias de EEUU e Israel