Netanyahu quiere una guerra en Siria para encubrir su corrupción

Netanyahu quiere una guerra en Siria para encubrir su corrupción
El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, asiste a una reunión del gabinete en Al-Quds (Jerusalén), 11 de febrero de 2018.

Una parlamentaria israelí ha asegurado que el primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benyamin Netanyahu, busca provocar una guerra en Siria con el fin de desviar la atención pública sobre los casos de corrupción en los que está involucrado el premier.

La legisladora Aida Touma-Suleiman, de la Lista Conjunta, una alianza árabe-israelí que ocupa 13 de los 120 escaños del parlamento del régimen, acusó el sábado a Netanyahu de provocar tensiones con Siria con miras a hacer estallar una guerra que desvíe la atención pública de los casos de corrupción por los que el premier es investigado.

“Netanyahu y su gobierno están metidos hasta el cuello en escándalos de corrupción (…) Netanyahu está dispuesto a instigar una guerra regional, por la cual la gente pagará un precio muy caro para su sobrevivencia política”, manifestó Touma-Suleiman en un comunicado recogido por el rotativo The Times of Israel.

La política recordó que Israel atacó el sábado Siria, apenas días antes de que la policía israelí publicara parte de los resultados de las investigaciones hechas al premier israelí por varios casos de corrupción.

Para la parlamentaria árabe-israelí no puede ser coincidencia que la agresión israelí contra Siria —que fue respondida con el derribo de un cazabombardero F-16I israelí— haya tenido lugar justo antes de que se publiquen los resultados de las investigaciones sobre Netanyahu.

(El premier israelí) Netanyahu y su gobierno están metidos hasta el cuello en escándalos de corrupción (…) Netanyahu está dispuesto a instigar una guerra regional, por la cual la gente pagará un precio muy caro para su sobrevivencia política”, dijo la parlamentaria árabe-israelí Aida Touma-Suleiman.

Netanyahu está siendo investigado por supuesto soborno, fraude y abuso de confianza en dos casos, conocidos como Caso 1000 y Caso 2000. En el primero, el premier israelí es sospechoso de aceptar regalos para él y su familia por miles de euros del productor de cine de Hollywood israelí Arnon Miljan, a cambio de favores.

El Caso 2000 investiga un supuesto pacto entre Netanyahu y el editor del diario Yediot Aharonot, Arnon Mozes, por el que el primer ministro habría tratado de conseguir una cobertura favorable a cambio de debilitar a diario rival Israel Hayom.

Además, hay otra causa por la que el premier está bajo pesquisas, el Caso 3000, que trata de la polémica compra de unos submarinos a Alemania, aunque en este asunto existen pocas probabilidades de la implicación directa de Netanyahu.

hispantv

Fuente:http://www.laverdadoculta.com.ar/2018/02/netanyahu-quiere-una-guerra-en-siria.html#