Túnel Internacional Paso de Agua Negra, el desafío ingenieril del proyecto

El proyecto binacional, que unirá la Provincia de San Juan en Argentina con la región de Coquimbo en Chile, ejecutado por ambos países a través de una Entidad Binacional, es una iniciativa de calidad mundial, sometida a las condiciones del Banco Interamericano de Desarrollo, que financiará el proyecto.

Según la revista Obras Públicas -del ministerio chileno- la integración de los países de la región ha sido un anhelo desde tiempos pretéritos. La conexión de muchos pasos, tales como el Paso de Agua Negra, se remonta a los tiempos de la administración colonial española, y de ahí en lo sucesivo ha habido intentos para materializar la conectividad terrestre.

Finalmente, Chile y Argentina acordaron incluir el Proyecto Túnel Internacional Paso de Agua Negra como uno de los proyectos prioritarios de la Unasur, y en el ámbito bilateral, priorizado por ambos como parte del Plan Maestro de Pasos Priorizados. Por ello, se suscribió el Primer Protocolo Complementario referido a la Constitución de la “Entidad Binacional para el proyecto Túnel Internacional Paso de Agua Negra”, EBITAN.

En diciembre de 2014, se suscribió el Segundo Protocolo Complementario, en el que ambos Estados deciden realizar el proyecto Túnel Internacional Paso de Agua Negra y, en el mismo mes del año siguiente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anuncia el financiamiento del proyecto a través de un crédito por US$1.500 millones, repartidos proporcionalmente entre ambos países.

Los detalles del proyecto

El túnel en la zona del Paso de Agua Negra, que unirá la Región de Coquimbo en Chile y la Provincia de San Juan en Argentina se ubicará a una altura aproximada de 4.100 metros sobre el nivel del mar (portal argentino) y 3.600 msmn (en el portal chileno) con una pendiente promedio de 3,4%. Actualmente, el tránsito por el paso se realiza sólo en época estival a través de la Ruta 41-CH por lado chileno y la Ruta Nacional 150 por lado argentino.

El proyecto considera dos túneles de tránsito unidireccional paralelos de aproximadamente 13,9 Km de longitud, conectando los dos portales. La distancia entre los ejes varía entre 40 y 80 m. El Túnel Norte permitirá el tránsito hacia Chile (sentido descendente Este-Oeste), mientras que el Túnel Sur el tránsito hacia Argentina (sentido ascendente Oeste-Este).

La sección típica se caracteriza por la clásica forma de herradura, con un gálibo para el tránsito de vehículos de 7,50 m de ancho por 4,80 m de alto y veredas sobre ambos lados, extendiéndose dicha altura libre a 5,00 m en la parte central de la calzada. También se consideran galerías de interconexión peatonal (46 unidades ubicadas cada 250 m) y galerías de interconexión vehicular (6 unidades ubicadas cada 1.500 m) entre los túneles principales, como vía de escape para usuarios y tránsito de vehículos de emergencia y de mantenimiento.

Las obras subterráneas, además, consideran una galería de ventilación entre el portal Chile y la Central de Ventilación Oeste de aproximadamente 4,5 km de longitud, además de un pozo de ventilación vertical de aproximadamente 490 m de altura, entre la Central de Ventilación Este y la superficie, con chimenea y edificio técnico en la cabeza del pozo de ventilación y camino de acceso correspondiente. Ambas centrales de ventilación (Este y Oeste) consideran bahías de detención, ubicadas a un tercio y a dos tercios de la longitud del Túnel para los ventiladores y los equipamientos electromecánicos necesarios.

Para la Dirección de Vialidad en Chile, implica un desafío técnico e institucional, puesto que las últimas experiencias de túneles han sido el Túnel Galleguillos en le región de Antofagasta, el Túnel Puclaro en la región de Coquimbo, el Túnel Las Palmas, y Túnel La Pólvora en la región de Valparaíso, todos puestos en servicio en la década de 1990. Actualmente, se agregan iniciativas como el Túnel Las Leñas en la región de O’Higgins, los túneles proyectados en la Ruta 7 en la región de Los Lagos y en el Paso Libertadores Sistema Cristo Redentor, con la ampliación del antiguo Túnel Ferroviario Caracoles, y la Re-funcionalización del Túnel Cristo Redentor, también en la región de Valparaíso, en el principal paso del Corredor Central entre Chile y Argentina, consigna la revista Obras Públicas.

El proyecto binacional implica conformar grupos de diversos especialistas en Contratos Internacionales, según el estándar de la Federación de Ingenieros Consultores (FIDIC), en aspectos fiduciarios y de gestión de proyectos de desarrollo, conocer la experiencia internacional y generar cooperación y alianzas con instituciones como el Comité de Túneles y Espacios Subterráneos (CTES), vinculándonos a través de este a la International Tunnel Association (ITA), instancia en la que Vialidad ha participado tanto en eventos regionales e internacionales.

Fuente:http://mundomaritimo.cl/noticias/tunel-internacional-paso-de-agua-negra-el-desafio-ingenieril-del-proyecto