Mala temporada en la Costa Atlántica: la inflación, el precio del dólar y los despidos afectan la concurrencia

A pocos días de arrancar el 2018 y del comienzo de la temporada de verano, los agentes inmobiliarios de la Costa Atlántica bonaerense esperan un milagro para revertir lo que será otra mala temporada para el sector.

El diario Ámbito Financiero publicó un estudio detallado de la situación:

Aseguran que la ocupación apenas llega al 60%. “La semana de las fiestas no nos mueve demasiado la aguja. En general los alquileres en esta época son pocos, vienen sobre todo los propietarios o amigos, familia de estos. En enero es cuando realmente comienza la temporada” explicó a este diario Eugenio Hoffmann, dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre en Pinamar. Lo mismo ocurre en otras localidades de la Costa Atlántica y en Mar del Plata. Además, quienes eligen pasar las fiestas en la playa, en la mayoría de los casos, contrata el servicio de hoteles o aparts donde llueven las promociones para esta época.

Desde el sector hay un fuerte desánimo por lo que será esta temporada. Los números no son alentadores y se suman a lo que fue la temporada pasada que cerró con bajas récord. “Hoy tenemos cómo máximo un 60% de ocupación para enero, estamos hablando de números similares y hasta un poco peores que los del año pasado”, reconoció Hoffmann, que si bien se mostró preocupado está expectante de lo que pueda ocurrir en la última semana del año.

En Cariló los números son apenas superiores que los del año pasado. “Hoy tenemos entre un 10 y 15% más de reservas que en 2016, pero lo cierto es que el año pasado fue malísimo para nosotros, por lo que el piso que tenemos es realmente muy bajo”, indicaron desde Jorge Guerrero Inmobiliaria que maneja gran parte de la oferta del mercado.

Mar del Plata, sigue la misma tendencia. Según datos suministrados por el Colegio de Martilleros de la “Ciudad Feliz” se registra un 60% de ocupación de las propiedades ubicadas en la zona céntrica, mientras que las que están más alejadas vienen más retrasadas a la hora de las reservas.

¿Menos es más?

Lejos en el pasado quedaron las vacaciones mensuales y de a poco los 15 días de descanso están desapareciendo. En promedio la mayoría opta por vacaciones de entre 7 y 10 días, aunque ganan fuerza aquellos que solo eligen las playas argentinas durante los fines de semana. “El promedio de ocupación que registramos es de 5 a 7 días”, sostuvieron desde el Colegio de Martilleros de Mar del Plata. “Hay un cambio de conducta, las quincenas ya no se respetan, hay una tendencia por reservar de a 3 días, que eso siempre dependerá de la voluntad del propietario”, explicaron desde Jorge Guerrero Inmobiliaria.

El año pasado surgió con fuerza el término “microvacaciones”. Aquellos turistas que elegían las playas argentinas, pero sólo 3 o 4 días. “En general llegaban el jueves y se volvían el domingo o el lunes, eran escapadas breves que incrementaron la ocupación solo los fines de semana. Creemos que esa tendencia se va a repetir este año, ya que son cada vez más quienes optan por pasar sus vacaciones fuera del país”, concluyó Hoffmann.

Precios

Desde todas las inmobiliarias consultadas sostuvieron que les recomendaron a los propietarios que se mantengan los precios del año pasado. Iniciativa que también sostuvieron desde el Colegio de Martillero de Mar del Plata.

Claro que algunas propiedades tuvieron incrementos que rondaron entre el 15 y el 20%. “A pesar del esfuerzo por no aumentar los valores de los alquileres o hacerlo con números bajos, las reservas son muy pocas”, indicó Hoffmann.

Y ni siquiera en el partido de Pinamar las modificaciones en los balnearios pudieron atraer a los turistas perdidos.

“Se hicieron muchos cambios y arreglos, así y todo no logramos repuntar esta temporada”, concluyó.

Las causas según el sector

Todos los agentes inmobiliarios de la Costa argentina coincidieron en que el principal culpable de la caída del turismo es el retraso del dólar. “Con el tipo de cambio que tenemos es más tentador viajar al exterior del país, que vacacionar acá. Brasil y Chile son nuestros principales competidores”, indicó Hoffmann. Y es que no sólo se siente a la hora de alquilar una propiedad sino también en las compras diarias. Según un informe de Focus Market en los supermercados de Argentina hay una diferencia de hasta 30% más caros que con los de Brasil y Chile.

Así por ejemplo, mientras en los super locales se paga en promedio $25 por un cartón de leche larga vida, en Chile ese mismo sale $13 y en Brasil $18.

Una lata de cerveza que en la costa bonaerense se abona $25, en el país cordillerano cuesta $19 y en Brasil $13, diferencias que también hacen inclinar a los turistas por los destinos del exterior. “Con un dólar tan retrasado es imposible competir”, concluyó Hoffmann.

A esto debe sumarse la competencia de hoteles y aparts que crece exponencialmente. “Los hoteles cuentan con sus promociones especiales y son más tentadores para quienes deciden pasar pocos días en la playa. Además la mayoría se pueden contratar por internet y es una desventaja muy grande que hoy enfrentamos”, sostuvieron desde el sector. “Los hoteles y aparts no son ajenos a esta realidad pero tienen otras herramientas que parecen atraer a los turistas”, indicó Hoffmann.

Además, hay ciudades como Pinamar que han sufrido un crecimiento y desarrollo edilicio más que sostenido en los últimos 5 años. “Hay muchos edificios nuevos, más departamentos que se suman a la plaza de los alquileres, pero los mismos turistas”. Parece imposible de esta forma volver a alcanzar niveles de ocupación que ronden el 100%, apenas se llega al 90% durante los fines de semana.
Desde el sector hay un fuerte desánimo por lo que será esta temporada. Los números no son alentadores y se suman a lo que fue la temporada pasada que cerró con bajas récord. “Hoy tenemos cómo máximo un 60% de ocupación para enero, estamos hablando de números similares y hasta un poco peores que los del año pasado”, reconoció Hoffmann, que si bien se mostró preocupado está expectante de lo que pueda ocurrir en la última semana del año.

En Cariló los números son apenas superiores que los del año pasado, pero no dudan en asegurar que se trata de una muy mala temporada. “Hoy tenemos entre un 10 y 15% más de reservas que en 2016, pero lo cierto es que el año pasado fue malísimo para nosotros, por lo que el piso que tenemos es realmente muy bajo”, indicaron desde Jorge Guerrero Inmobiliaria que maneja gran parte de la oferta del mercado.

Mar del Plata, sigue la misma tendencia. Según datos suministrados por el Colegio de Martilleros de la “Ciudad Feliz” se registra un 60% de ocupación de las propiedades ubicadas en la zona céntrica, mientras que las que están más alejadas vienen más retrasadas a la hora de las reservas.

Y si bien el movimiento de turistas se intensificó en la última semana de diciembre, los operadores inmobiliarios aseguran que el mayor flujo se espera para el comienzo de enero.

Despidos e inflación

Según El Destape, la suba de los precios le quita poder adquisitivo a los salarios de los trabajadores, por lo que son muchas menos las familias que pudieron viajar este verano en la Costa Atlántica. Además, las cesantías del Estado Nacional y de empresas privadas eliminó miles de fuentes de ingreso de personas que tampoco podrán gozar de vacaciones.

Fuente:http://www.primereando.com.ar/mala-temporada-en-la-costa-atlantica-la-inflacion-el-precio-del-dolar-y-los-despidos-afectan-la-concurrencia/