La vicepresidenta argentina emprende visita oficial al régimen de Israel.

La vicepresidenta argentina Gabriela Michetti comenzó el 8 de enero un viaje oficial que la llevará a la entidad sionista, Italia y Suiza durante los próximos diez días.

La vicepresidenta argentina emprende visita oficial al régimen de Israel.

Michetti tiene agendada para 10 de enero una entrevista con el primer ministro sionista, Benjamin Netanyahu.

Al día siguiente será recibida por el mandatario israelí, Reuven Rivlin, y por el presidente del parlamento, Yuli-Yoel Edelstein.

Cabe recordar que en septiembre pasado, el premier israelí visitó la Argentina, en un ambiente de protestas y críticas de personalidades por su llegada al país latinoamericano. Entre esas críticas se encontraba la del reconocido Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien sostuvo  en un comunicado que Netanyahu protege a represores argentinos prófugos.

Dentro del marco de protestas, se realizó una manifestación de repudio en la sede de la embajada del ente sionista, donde acudieron miles de personas bajo el lema: “Las balas que matan palestinos, reprimen argentinos”, en referencia a la compra de armas de guerra por parte del Gobierno argentino al régimen israelí.

Sin embargo, las manifestaciones de repudio poco parecen haberle importado al gobierno encabezado por Mauricio Macri, que estrecha sus lazos con el régimen israelí. Paradójicamente, había dicho al asumir que lucharía contra el terrorismo.

Pese a las dificultades económicas por las que se implementaron recortes y hasta la quita de pensión a discapacitados, Argentina le compró al régimen israelí cuatro lanchas de patrulla costera de la clase Shaldag fuertemente artilladas y con gran poder de aceleración, además de sistemas integrados de vigilancia de cruces fronterizos terrestres por más de 80 millones de dólares.

Las compras oficializadas fueron negociadas en persona en noviembre de 2016 por la cuestionada ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, durante un viaje a los territorios ocupados palestinos.

El Gobierno macrista muestra una llamativa cercanía con el régimen israelí, bajo el pretexto de su “lucha contra el narcotráfico” y la inseguridad. Con ese argumento, la presencia militar israelí es cada vez más fuerte en Argentina. De hecho, las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires se han capacitado con oficiales israelíes, entre otros factores, en la represión de manifestaciones populares.

La lógica política del presidente argentino, Mauricio Macri, y del primero israelí, Benjamín Netanyahu, los convierte en los socios perfectos. Ambos claramente de derecha. Ambos claramente neoliberales. Macri, sabe que para aplicar determinados ajustes sociales debe recurrir a la represión. Y Netanyahu, sabe que es una oportunidad para vender armas para ejecutar dicha represión.

Otro punto en común es que, en cuanto asumió su gobierno, Macri pagó miles de millones de dólares al Fondo Buitre coordinados por Paul Singer. Uno de los principales aportantes a las campañas políticas de Netanyahu fue Sheldon Adelson, integrante del Fondo Buitre coordinado por Paul Singer.

En Argentina, el rol de las Redes Sociales no pasa inadvertido por el gobierno, ni mucho menos. Su rol es más que activo y destina millones de dólares en este sentido. De hecho, decenas de ex empleados del Estado denunciaron que fueron despedidos por ser simpatizantes del gobierno anterior, algo que se pudo saber al “mirar sus redes sociales”.  En este sentido, durante la visita de Netanyahu a la Argentina, también se trató la adquisición de tecnología para el espionaje israelí. De modo que Netanyahu encontró en Macri al socio perfecto.

También, desde el fin de la guerra de las Malvinas, el ejército de Israel organiza para sus soldados «campamentos de vacaciones» en la Patagonia. Cada año, entre 8.000 y 10.000 soldados israelíes pasan 2 semanas de “vacaciones” en tierras del multimillonario Joe Lewis.

Si en los años 1970, el ejército argentino señaló la construcción de 25.000 alojamientos –vacíos–, dando lugar al mito del plan Andinia, hoy parece que se han construido cientos de miles más. Es incluso imposible verificar el estado de realización de esos trabajos, por tratarse de tierras “privadas” y porque los buscadores de internet neutralizan las imágenes satelitales de esa zona, procediendo así exactamente como lo hace con las instalaciones militares de la OTAN.

Mientras tanto, el vecino Chile ha cedido a Israel parte de una base militar que posee en la zona. Allí se han cavado túneles para facilitar la vida ante los rigores del invierno polar.

En este sentido, no es llamativo que la vicepresidenta Michetti, que días atrás ha justificado abiertamente la política represiva de su gobierno, visite al régimen que le proporciona armamento y elementos para implementar sus políticas.

Fuentes:
Hispantv
Resumen Latinoamericano
Red Voltaire
Sputnik 


Fuente:http://www.annurtv.com/nota/49024-america-latina-y-caribe-la-vicepresidenta-argentina-emprende-visita-oficial-al-regimen-de-israel.html