EE.UU. crea “otra Siria, paralela y fuera del control de Assad”.

EEUU no planea abandonar la región de Siria a largo plazo, opina el profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de San Petersburgo Grigori Yariguin.

EE.UU. crea "otra Siria, paralela y fuera del control de Assad".

“Incluso ahora se registra un aumento de la cantidad de militares y asesores militares estadounidenses que entrenarán a ‘la otra Siria’, que va a existir paralelamente a la Siria oficial. EEUU planea mantener una parte de Siria fuera del control de Asad, una persona con la que tienen que conformarse como líder del Estado. Se vieron obligados a cambiar sus puntos de referencia, pero no sus prioridades”, declaró a Sputnik.

De acuerdo con su opinión, Washington seguirá apoyando a la oposición siria para desestabilizar la situación.

“En realidad Estados Unidos simplemente se ha acostumbrado a Asad como un líder al que no puede cambiar, como sí hizo en otros países. Durante mucho tiempo declararon que no aceptarían a tal líder, que tenía que ser sustituido. Pero luego su retórica ha cambiado, para ser más exactos, no solo ha cambiado, sino que además han entendido que no pueden hacer nada al respecto. Es evidente que tendrán que interactuar con el Gobierno sirio y que el jefe de este Gobierno será Asad”, concluyó.

Esta semana, el medio The New Yorker publicó un artículo según el cual la Casa Blanca se resignaba a la idea de que Bashar Asad podría permanecer en la Presidencia de Siria hasta 2021, cuando están programadas las próximas elecciones en Siria.

De hecho, según el informe citado por Tasnim News, el gobierno de EE.UU. decidió  aceptar la presencia de Bashar al Assad al frente de Siria hasta dichos comicios.

“Este enfoque refleja la realidad militar sobre el terreno y los éxitos de los aliados de Siria -Irán, Rusia y el Hizbulah libanés- en el fortalecimiento del gobierno sirio”, citó The New Yorker, que cita a responsables europeos y norteamericanos.

“Desde el punto de vista diplomático, la Casa Blanca ha sido marginada por las tres potencias, Irán, Rusia y Turquía, que han optado por un camino pacífico. Las infructuosas negociaciones intersirias celebradas en Ginebra bajo la supervisión de las Naciones Unidas, que dieron paso a las negociaciones de Astana patrocinadas por estos tres países, respaldan esta afirmación”, agregó The New Yorker.

EEUU intervino en el conflicto de Siria en septiembre de 2014, al frente de una coalición internacional que empezó a bombardear las posiciones de grupos terroristas sin el consentimiento de Damasco.

Según la publicación, Washington gastó desde entonces más de 14.000 millones de dólares en la campaña de ataques aéreos, además de enviar 2.000 militares para asesorar a los rebeldes de las Fuerzas Democráticas Sirias.

Fuente: Sputnik / Al Mayadeen

Fuente:http://www.annurtv.com/nota/48667