Judíos ortodoxos antisionistas se oponen a la decisión de Trump

Teherán, 7 de diciembre de 2017, IRNA – Judíos ortodoxos antisionistas, en una carta dirigida al presidente de Estados Unidos Donald Trump, expresaron su oposición a la decisión de reconocer Al Quds como capital del régimen sionista al trasladar la Embajada estadounidense a esa ciudad.

El texto completo de su carta a Trump es el siguiente:

‘Petición urgente al presidente Donald Trump de los judíos de todo el mundo:

“Dado que actualmente están considerando difundir una declaración de Estados Unidos sobre la ciudad de Jerusalén, permítannos que ¨Neturei Karta International [NKI]¨ les brinde un poco de información sobre la postura tradicional judía sobre el conflicto israelo-palestino. El NKI representa a los judíos ortodoxos anti sionistas, fieles a nuestra Torá, que viven en todo el mundo, incluso en Tierra Santa y Jerusalén.

“El sionismo, un movimiento creado por el régimen israelí, es completamente opuesto a la creencia judía tradicional. El judaísmo es sumisión al Todopoderoso, mientras que el sionismo es su transformación total en nacionalismo. Respecto a la creación de un Estado judío tras la destrucción del Templo Judío hace 2000 años, los judíos han permanecido en el exilio por decreto divino y tienen prohibido establecer un estado soberano propio, se rebelan contra cualquier nación y ciertamente tienen prohibido matar a otros o apropiarse de la tierra de otras gentes. Desde que se fundó el movimiento sionista, los rabinos de todas las comunidades judías de todo el mundo se pronunciaron en su contra por unanimidad.

“En julio de 1947, cuando las Naciones Unidas consideraban el Plan de Partición, el Gran Rabino de Jerusalén, el rabino Yosef Tzvi Dushinsky, se personó y testificó ante el comité de la ONU: “Deseamos expresar nuestra completa oposición a la creación de un estado judío en cualquier parte de Palestina”. Varios meses después, el 18 de noviembre de 1947, cuando se dio cuenta de que la ONU establecía una recomendación para la formación de un estado judío, envió un telegrama que señalaba:”Nuestra comunidad exige que Jerusalén sea una zona internacional, bajo su protección, con total autonomía, y sus residentes sean ciudadanos libres de la zona internacional de Jerusalén”. La ONU honró esa solicitud.

“La creación del estado de Israel ha llevado al sufrimiento palestino y judío. Los palestinos fueron asesinados y expulsados de sus tierras, y los que se quedaron fueron oprimidos y les fueron negados los mismos derechos. Del mismo modo, la comunidad judía original de Tierra Santa, los judíos religiosos anti sionistas han sido continuamente atacados y oprimidos por el gobierno israelí. Su ataque más reciente a nuestra libertad es su intento de obligar a los niños y niñas judíos a servir en su ejército, lo que supone una rebelión directa contra el Todopoderoso.

“Declarar el corazón de Tierra Santa como la capital oficialmente reconocida de ese estado ilegítimo sería derramar sal sobre las heridas abiertas. Magnificará la catástrofe sufrida por el pueblo palestino y el dolor que sienten los judíos religiosos.

“Por lo tanto, le solicitamos, señor Presidente, que reconsidere su declaración prevista para el beneficio de todos los involucrados. Rezamos al Todopoderoso por el día en que los judíos y los árabes podamos vivir una vez más juntos en paz y armonía, como hemos hecho durante cientos de años en Tierra Santa antes de la ocupación de Palestina.

‘Con la esperanza en el día en que toda la humanidad se una para servir a Dios con un solo corazón, Amén.’

Fuente:http://www.irna.ir/es/News/3547999