La Justicia ordenó a Chile sacar los escombros arrojados en San Juan

La Justicia federal dispuso que la empresa chilena Pelambres, responsable de arrojar escombros durante cinco años y medio en territorio sanjuanino, retire los mismos a partir del próximo 15 de diciembre.

El juez federal de San Juan, Leopoldo Rago Gallo, le ordenó a la minera chilena Pelambres que retire más de 40 millones de toneladas de escombros, arrojados en territorio sanjuanino a lo largo de 5 años y medio y que empiece con los trabajos el 15 de diciembre próximo.

Se trata de una escombrera ubicada en el Cerro Amarillo, en la zona limítrofe de Calingasta, que tiene una inmensa montaña de residuos minerales provenientes de la mina explotada del lado chileno, los cuales fueron llevados más allá de la frontera, porque según la empresa, las autoridades chilenas “les dieron mal las coordenadas del límite internacional”.

El juez también pidió a Interpol que busque a cuatro ex gerentes de una mina del lado argentino, ya que supone que los chilenos contaron con el aval de estos para construir la montaña de escombros y ruedas de camión.

La medida judicial, que hoy fue avalada por la provincia a través de una presentación del fiscal de estado Jorge Alvo, implica que la minera chilena deberá instalar cámaras de vigilancia en la escombrera para que se sigan en tiempo real las obras, y que monitoree la calidad de aguas de las lagunas cercanas a los residuos y del río Carnicería (afluente del San Juan), durante la construcción de las obras preventivas.

El magistrado también dispuso que la empresa chilena deberá realizar una tarea de recomposición de lagunas y que tendrá que armar un plan de reimplantación de vegas (pasturas), las que se vieron afectadas por la escombrera.

La resolución judicial fue dictada en el conflicto generado en 2014, cuando la minera internacional Glencore, que tiene la concesión del emprendimiento de cobre El Pachón en tierras sanjuaninas, denunció que los chilenos habían arrojado escombros en territorio argentino sin autorización.

Glencore ya extrajo más de 500 neumáticos de gran tamaño durante el verano pasado, que amenazaban con contaminar las aguas del Río Carnicería, uno de los afluentes primarios del Río San Juan que llega hasta la capital cuyana.

Fuente:http://www.elfederal.com.ar/la-justicia-ordeno-a-chile-sacar-los-escombros-arrojados-en-san-juan/