Vidal se hartó del atraso en la obra pública y se lo recriminó al ministro

La reunión de seguimiento que se realizó en la Gobernación tuvo momentos tensos, cuando la Gobernadora expresó su malestar porque los trabajos de infraestructura no tienen el avance esperado por ella, y se lo hizo saber al responsable de la cartera, Roberto Gigante.
Vidal se hartó del atraso en la obra pública y se lo recriminó al ministro

Desde hace varias semanas corre el rumor de que luego de aprobada la nueva ley de ministerios habrá modificaciones en el gabinete de María Eugenia Vidal. Y aunque sistemáticamente desde el Ejecutivo han dicho que no habría modificaciones antes de fin de año, esas desmentidas no logran acallar las versiones sobre una inminente salida del ministro de Infraestructura, Roberto Gigante. Lo que sucedió en la reunión de este jueves por la mañana poco ayuda al funcionario.

Al parecer, la burocracia ministerial ha atrasado el inicio de obras que la Provincia considera trascendentes. Y eso habría quedado evidenciado ante los ojos de la propia Vidal en la mencionada reunión de seguimiento llevada a cabo en la Gobernación. Según reconstruyó La Tecla, los reproches de la mandataria, visiblemente contrariada, no se hicieron esperar.

De acuerdo a la evaluación, de los 400 trabajos de infraestructura que lleva adelante la Provincia, la mayoría muestra demoras; pero lo que más preocupa son 8 obras nodales que se consideran prioridad máxima y tampoco habrían avanzado de la manera que la mandataria espera.

Aunque no aparecería entre esas 8 obras nodales, un caso que tiene atenta a la Gobernadora, y así lo reafirman cerca de la mandataria, es la planta potabilizadora de Bahía Blanca, con un año de demora, y una licitación que volvió a ser suspendida este mes hasta diciembre.

Según pudo saber este medio, casi un 30 por ciento de los retrasos pasan por inconvenientes en el proceso licitatorio, y hay otro alto porcentaje (alrededor del 25%) que se atribuye a problemas en la ejecución de la obra.

En este último ítem uno de los problemas más recurrentes que han tenido los avances en los trabajos de infraestructura han sido las lluvias en un año que se caracterizó por excesivas precipitaciones en toda la Provincia. Pero lo concreto es que la mitad de los retrasos se deben a otros factores más vinculados a cuestiones administrativas, problemas con las empresas, o fallas en la planificación.

En este panorama, la mitad de lo planificado como mprioritario está fuera del tiempo previsto de finalización, y se estima que el atraso promedio es de unos cuatro meses.

Fuente:http://www.latecla.info/5/nota.php?nota_id=87321