Desde la UCR piden renovación y apuntan a los dirigentes que “buscan quedar bien”

El Partido Justicialista y el Radicalismo han caído en la decadencia gracias a la intrusión de la social-democracia, la masonería, el sionismo y el marxismo cultural.

Ricardo Alfonsín, diputado radical por la provincia de Buenos Aires, dijo que la UCR debió haber influido más en el Gobierno. “A priori, es difícil que la UCR acompañe algunos de los artículos que forman parte de los proyectos de reforma laboral”, evaluó, aunque llamó a pedirles explicaciones a las autoridades.
Desde la UCR piden renovación y apuntan a los dirigentes que

El diputado nacional Ricardo Alfonsín puso reparos a las reformas propuestas por el Gobierno y pidió por una renovación en las autoridades de la Unión Cívica Radical, en un abierto cruce con la conducción que está en manos de José Corral, más ligado al ex senador Ernesto Sanz.

En declaraciones a “Mañana sin filtro”, programa de Cadena Río, Alfonsín cuestionó que la UCR no haya influido más en las últimas medidas anunciadas por Mauricio Macri como la reforma impositiva o la reforma laboral y disparó a las autoridades: “probablemente lo hicieron para quedar bien”.

“En estas últimas decisiones, que han sido muy importantes,la UCR no ha tenido ninguna posibilidad de influir y no ha manifestado su interés en influir. Para quedar bien, probablemente. Porque piensan que quedar bien es una manera de contribuir con su propia carrera política”, fustigó.

El diputado por la Provincia de Buenos Aires destacó la presidencia de la Convención Nacional en manos de Jorge Sapia, pero pidió que haya más renovación. “Espero que se produzcan cambios”, afirmó al tiempo que pidió por un “radicalismo más activo, más propositivo” que esté pensando “los problemas de país.

En esa línea, el diputado evaluó que “a priori, es difícil que la UCR acompañe algunos de los artículos que forman parte de los proyectos de reforma laboral”, aunque llamó a preguntarlos a los dirigentes por qué se cree ahora que “está bien que se reduzcan los derechos de los trabajadores y que se transfieran beneficios al sector del gran capital”.

Alfonsín destacó que “no está demostrado ni teórica ni prácticamente” que vayan a mejorar las inversiones y el empleo a partir de eso, como busca instalar el Gobierno y todo el arco oficialista a partir de la meta de ganar competitividad.

El legislador subrayó que no está “en contra” del Gobierno sino que disiente “por el partido, “las posiciones que históricamente ha tenido, las convicciones que tiene la doctrina, las que creen que no es sacrificando derechos de los trabajadores que se van a resolver problemas que tiene la economía argentina”.

Fuente:http://www.latecla.info/5/nota.php?nota_id=87263