La escena que HUNDIÓ la carrera de KEVIN SPACEY.

Durante años Kevin Spacey pudo cometer toda clase de excesos y delitos sexuales hasta que un día decidió producir un capítulo de House Of Cards representando los famosos rituales de sacrificio del Behemian Grove y cayo sobre su persona el poder de los carpetazos.