En Rosario quieren aumentar los impuestos para no subir tanto el boleto

Durante los últimos años, en Rosario el transporte recibió subsidios nacionales que se actualizaban año a año siguiendo más o menos la pauta inflacionaria. Si bien nunca hubo el nivel de fondos que llegan para el mismo uso en Capital Federal, cada vez que se discutía la paritaria de los choferes se sabía que sería tenida en cuenta para la actualización anual de los subsidios que enviaba el Gobierno Nacional, que también incluía el aumento del gasoil. Esta seguridad, extendida en el tiempo, permitió que el municipio cuente con una variable menos a la hora de calcular los costos del boleto.

Pero todo empezó a cambiar cuando comenzó la gestión de Cambiemos. De la mano de la política de reducción de subsidios a la energía, el gas y el transporte, las autoridades rosarinas comenzaron a tener cada vez más problemas para negociar un aumento de los fondos que acompañe la inflación, hasta que finalmente este año quedaron congelados. En septiembre, el estudio que monitorea la suba de los costos operativos dio por encima del mínimo que autoriza a la intendenta a subir el precio del boleto dos veces al año (la otra es en marzo), pero ante la inminencia de las elecciones Mónica Fein salió rápidamente a decir que no lo harían. Por ello, los funcionarios municipales comenzaron a pensar alternativas creativas para evitar llevar ese costo directamente al usuario.

Pero la imaginación tuvo un límite: la propuesta que el Ejecutivo envió al Concejo el último lunes junto con el proyecto de Presupuesto 2018 prevé subsidiar el transporte con una suba en la Tasa General de Inmuebles (TGI) para las tres cuartas partes de los rosarinos. El aumento del 15% se sumaría a otro de 18% ya estipulado en 2015 hace tres años, cuando se planificó el último retoque al valor de la tasa. Este ajuste engrosaría el Fondo Compensador del Transporte con 120 millones de pesos que se agregarían a los 428 millones previstos para el año que viene, una inyección de un 23% de recursos al fondo que hoy se compone de una parte del Drei (comercios), estacionamiento medido y multas. De aprobarse la iniciativa, la TGI podría subir un 33% a partir de enero, mucho más que lo que marca la previsión inflacionaria más pesimista para el año próximo.

“Estamos tratando de que los usuarios del medio de transporte más masivo que tiene la ciudad no paguen el 100% del aumento de costos”, dijo Santiago Asegurado, secretario de Hacienda municipal consultado por este medio. Según explicó el funcionario, “el 25% de las cuentas de menor capacidad contributiva” quedarían fuera de este ajuste adicional. Asegurado señaló que la idea es “destinar 10 millones de pesos mensuales de la recaudación de la TGI, lo que permitiría subsidiar un peso de cada pasaje de colectivo a partir de enero del año que viene”, lo que significa que el boleto probablemente aumentará de todas formas a principios del año que viene, pero no tanto como podría subir sin la suba de la tasa.

El titular de la cartera económica local comentó que están proponiendo “un mecanismo solidario que deja afuera al 25% de las cuentas de la ciudad que tienen el rango de menor valuación, y para el 75% restante un incremento adicional que depende del rango tributario en el que se encuentre. Para la mayoría de esas cuentas este suma extra representará hasta tres boletos de colectivo al mes”, que hoy está en 9,70 pesos.

Esto representa un 15%, que sumado al 18% promedio aprobado en 2015 por el Concejo, representa una cifra de 33%, muy superior a la inflación proyectada para el 2018, que a nivel Nación llega a 15,70% y es la que toma el Ejecutivo rosarino aunque será de difícil cumplimiento. “Queremos fortalecer del Fondo Compensador del Transporte, en un contexto de restricción de los subsidios nacionales. Entendemos que es necesario generar algún mecanismo que permita que no todo el incremento de costos se traslade directamente a la tarifa que paguen los usuarios”, argumentó el funcionario, que este miércoles concurrió al Concejo a dar explicaciones sobre la propuesta y buscar adhesiones.

Déficit

En tanto, desde la oposición hubo expresiones críticas de parte del peronismo y Ciudad Futura, y una visión más amigable del PRO, que podría terminar acompañando la iniciativa en el medio de la compulsa por el reparto de las autoridades del Concejo cuando entre la nueva conformación a partir del 10 de diciembre, en la que el macrismo se convertirá en la primera minoría.

Eduardo Toniolli, concejal del PJ, recordó en contacto con este portal que “hoy el Concejo no tiene entre sus potestades definir lo que abonan los rosarinos en concepto de tasa ni por el boleto, porque la anterior conformación del cuerpo delegó en el Ejecutivo estas potestades. Para nosotros eso fue un error, y hoy se están viendo los resultados. Ya no se discute la calidad del servicio”.

Para el dirigente del Movimiento Evita, “el precio del boleto no es producto de una fórmula, eso es el costo, pero es la política la que se encarga de establecer cuánto de eso paga el usuario y cuánto se sustenta de otro modo. Esta es la gran discusión de fondo del sistema de transporte. El Ejecutivo intenta resolver el déficit estructural de esta manera, que puesta en abstracto parece razonable: si tuviera que elegir entre cargar el aumento en las espaldas de los usuarios o buscar una forma solidaria de que los que tienen mayor poder adquisitivo lo sostengan, elijo lo segundo; pero la realidad es que el mismo Asegurado reconoce que bajaron los subsidios nacionales en términos reales”, fustigó.

En ese sentido, dijo que la posición del bloque es cuestionar la iniciativa: “Nación congeló el monto de los subsidios y estamos tirando la toalla, aceptando sin reclamar con la vehemencia que hubo con gobiernos anteriores, que al menos los fondos acompañen el ritmo inflacionario. Si el objetivo es cubrir con recursos locales la merma de los subsidios nacionales, no nos parece. Debemos discutir de qué manera financiar mejoras en el transporte pero hay que exigirle a la Nación y a la provincia”, opinó.

Pacto
El concejal de Ciudad Futura Juan Monteverde, dijo por su parte a El País Digital que “parece que siempre la alternativa que se le ocurre al municipio es que los ciudadanos sigamos pagando entre todos las deficiencias presupuestarias, en este caso del sistema de transporte. Son soluciones poco creativas, porque es o aumentar el boleto todo el tiempo; o en este caso subir un poco la tarifa (porque esto no significa que no vaya a suceder) y además las tasas más de lo que estaba previsto. No estamos de acuerdo”, adelantó.

Monteverde acusó además al Frente Progresista de tener un acuerdo con el bloque de Cambiemos para aprobar la iniciativa a cambio de negociaciones por el reparto de las futuras autoridades del Palacio Vasallo. “Esto se enlaza con otro problema político que es el que el socialismo critica al Gobierno Nacional en lo discursivo, pero después en la diaria siempre terminan votando juntos. Es un pacto de gobernabilidad del que no puede salir nada bueno para los rosarinos”, disparó. El edil pronosticó que “lamentablemente varios bloques nos vamos a oponer pero va a terminar saliendo igual con los votos del PRO, porque ya hay un acuerdo para que el oficialismo le de la presidencia a Cambiemos a cambio de la aprobación de esto”. De no dar los números, Monteverde cree que “lo intentarán con la composición que ingrese el 10 de diciembre”, en la que el bloque amarillo tendrá 9 bancas, 3 más que en la actualidad.

Gobernabilidad

En tanto, el concejal del PRO Alejandro Roselló aceptó que “no es grato hablar de aumento”, en especial cuando según su opinión “hay indicadores nacionales que marcan que empieza a bajar la inflación”. Sin embargo, el edil anticipó que el bloque de Cambiemos analizará la propuesta “puertas adentro”, aunque aseguró que el compromiso es “generar gobernabilidad”, en una señal de posible apoyo como ha sucedido en otras votaciones clave para el oficialismo.

“Veremos cuál es la realidad del presupuesto para saber si es oportuna o no una suba de tasas. En principio parece que no, por cómo están las cuentas municipales hoy, con el nivel de gasto corriente que tiene. Pero no vamos a dejar a la intendencia en una situación de indefensión teniendo que prorrogar un presupuesto, tendremos responsabilidad”, manifestó Roselló.

Además, mientras el rumor corre fuerte en los pasillos del Palacio Vasallo, el titular de la bancada macrista aceptó que la discusión está atada al recambio de la mitad del cuerpo en diciembre: “Si hay consenso no tendremos objeción en sacarlo, porque genera mayor gobernabilidad -insistió-, pero si no tiene consenso pasará al Concejo que viene”. Sobre las sospechas de un pacto con el Frente Progresista, el concejal dijo que “la presidencia le corresponde al que gana las elecciones legislativas”, y además minimizó la importancia del cargo al afirmar que “a los rosarinos no les importa” quién es el titular del cuerpo. Como se suele decir, no hay que aclarar si se termina oscureciendo.

Fuente:http://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/rosario-buscan-aumentar-los-impuestos-para-no-subir-tanto-el-boleto/12856