Madres que luchan por el derecho a ponerle el nombre a sus bebés fallecidos en el vientre

Un proyecto de ley corre serio riesgo de volver a cero ante el cambio de legisladores. Conocé la lucha de los padres de la Fundación “Era en Abril”.

Encendido de luces para recordar a los bebés fallecidos

“Era en Abril” es una fundación sin fines de lucro que brinda apoyo y contención a padres que han perdido a sus bebés durante la gestación, en el parto o después de nacer. Uno de los principales problemas sobre los que trabaja es la imposibilidad que tienen muchas de las familias de anotar a sus bebés con un nombre y apellido, ya que si la madre pierde a su hijo antes de las 20 semanas de gestación, los fetos son considerados residuos patológicos y no se entregan a sus familias (con excepción de algunas clínicas y hospitales que entienden el gran dolor que ocasiona la pérdida de un bebé nonato).

Su fundadora, Jéssica Ruiz Díaz, lucha desde hace años por lograr una ley que permita modificar la problemática y que genere una mayor concientización en las políticas sanitarias de nuestro país, ya que si hubiese mejores estadísticas sobre el tema se podría disminuir la tasa de bebés fallecidos e incluso se le podría dar una mayor respuesta a los miles de padres que sufren esta situación.

Junto con la abogada de la Fundación, Agostina Bianconi, la ONG elaboró a lo largo de tres años y luego de realizar muchas investigaciones, un proyecto de ley que fue presentado a comienzos del año legislativo. Este proyecto titulado “Registro de defunciones Fetales” busca que se dicte una Ley de Identidad para bebés fallecidos en el vientre materno, para que dejen de ser NN y se les reconozca con su nombre y apellido.

Objetivos del Proyecto

Bianconi explicó que el proyecto de ley tiene tres objetivos principales:  “En primer lugar, que se pueda inscribir a los bebes que fallecieron en el vientre materno con el nombre que los papás eligen, ya que hoy por hoy los bebés que fallecen en el vientre materno se inscriben como NN y el apellido de los padres, siempre que cumplan parámetros médicos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son: que tengan un peso gestacional de más de 500 gramos y una edad de gestación de más de 20 semanas“.

La propuesta de “Era en Abril” es extender la posibilidad para inscribir a todos los bebés y no sólo a los que cumplen con esos parámetros. Esta inscripción seria optativa para los padres, es decir, que quien no quiera hacer esta inscripción y prefiera dejarlo así como está, lo puede seguir haciendo como está hoy el sistema.

El segundo punto del proyecto es la entrega del cuerpo del bebé que fallece dentro del vientre materno. Bianconi contó el sufrimiento por el que deben pasar muchos padres que no logran recibir el cuerpo de su bebé y por lo tanto no logran cerrar la herida de haberlos perdido. Si los fetos no sobreviven antes de las 20 semanas de gestación, los mismos son directamente desechados como residuos patológicos y tal como explican desde la Fundación, “los papás no tienen la posibilidad de realizar el entierro o la cremación o el ritual que ellos decidan con ese cuerpo. Lo que buscamos es que este certificado de defunción fetal sirva para los fines póstumos“.

Por último, en tercer lugar, se busca un registro a los fines estadísticos, es decir que todos los fallecimientos intrauterinos sean registrados con su causa, porque los que no cumplen este parámetro y fallecen antes de la edad no están dentro de los registros de las personas. Hay montón de bebés que no están siendo correctamente registrados ni se sabe cuales son las causas de su muerte. Eso no nos permite a nosotros saber bien que es lo que está pasando bien con esos bebés y poder establecer políticas de salud para prevenir esas muertes“, explicó Bianconi.

Lo que planteamos en nuestro proyecto fue una cláusula transitoria que abre el Registro. Se crea un libro especial, y lo que hace esta cláusula es abrir el Registro para la inscripción durante cinco años, es decir desde la creación del Registro, para que todos los papás que tengan una partida de nacimiento que diga NN sin importar el tiempo que haya pasado para atrás pueda acercarse al Registro e inscribirlo con el nombre y hacer una modificación en ese sentido“, explicó la abogada que plantea que ellos no trabajan sólo por los padres que ya han perdido un bebé, sino por “las familias que lamentablemente seguirán sufriendo la pérdida de embarazos“.

 

Foja Cero

Si bien el texto logró pasar por la Comisión de Legislación General, los asesores de los diputado de la comisión de Salud les indicaron que para lograr su aplicación, deberían limitar su objetivo a los bebés de más de 20 semanas de gestación, es decir darle el nombre y la entrega del cuerpo y las estadísticas de los bebés que tengan más de 20 semanas, algo que desde la Fundación consideran insuficiente.

Desde “Era en Abril” continúan peleando para lograr avances, pero indican que “con este cambio de legisladores (en diciembre de 2017) se modifican los diputados que conforman la Cámara y también las comisiones. Al modificarse la comisión de Salud y la de Legislación General, volveríamos a foja cero y el año que viene tendríamos que volver a presentarlo para que las nuevas comisiones lo vuelvan a aprobar y lo traten“.

Fuente:https://radiomitre.cienradios.com/madres-que-luchan-por-el-derecho-ponerle-el-nombre-sus-bebes-fallecidos-en-el-vientre/