Descansa, niña de la tierra de los agrotóxicos

Se había enfermado en Gualeguaychú, Entre Rios, una de las zonas con mayor concentración de glifosato -el agrotóxico que se usa en la siembra de soja- del mundo.

Descansa, niña de la tierra de los agrotóxicos

Antonella González tenía 8 años. Estaba enferma de leucemia. Murió el lunes 6 por la mañana en el Hospital Garrahan por las complicaciones luego de un transplante de médula.

Su mamá, Natalia Bazán, grabó varios videos contando como evolucionaba la chica. En el último se la ve muy triste. “Acá estamos agarrados de tu manito hasta tu ultimo suspiro mi amor tu cuerpito se canso luchaste mucho siendo tan niña”, dijo.

“Tenemos que movilizarnos. Que lo de Anto no sea en vano”, había dicho antes otro video. “Marchemos, hagamos quilombo. Hay que parar el cáncer, porque hay gente de muchas partes pero la mayoría de los chicos vienen de Entre Ríos. La vida de nuestros hijos no puede ser un negocio con el Parque industrial, la gente que fumiga, Botnia o tantas cosas. Pido que tengan compasión por todos estos guerreros”, dijo.

El caso de Anto recorrió el mundo por las muestras de solidaridad y como ejemplo: si bien no hay cifras oficiales, se calcula que en Entre Ríos hay hasta 4000 casos de cáncer al año, y que la media supera la nacional.

Hace algunos meses, investigadores del Conicet publicaron un estudio: la provincia de Entre Ríos está entre las regiones con acumulación de glifosato en el mundo. Los sistemas naturales de recuperación del suelo ya están saturados: no funcionan más. El veneno también esta en el agua y afectó a los microorganismos que antes lo degradaban: vencida esa barrera, no hace más que acumularse.

El veneno llega a todos lados: el 80% de las escuelas rurales rurales son ‘fumigadas’ entre cuatro y ocho veces al año.

“Hablo porque quiero pedirle a la gente que pase lo que pase con Anto, que toda esta lucha y sufrimiento, no sean en vano”, dijo la madre de la niña.

“Quiero pedirles no sólo que se concienticen para hacerse donantes de médula, también hay que parar tanto cáncer. No puede ser que nuestros chicos se nos estén muriendo y que pasen por tanto sufrimiento. Estas lágrimas de mis hijas, tanto dolor no pueden ser en vano y no van a ser en vano porque yo estoy de pie”, aseguró Natalia Bazán a través de su cuenta de Facebook.

“No quiero que otra mamá vea a su hijo sufrir así. Esto no se lo deseo a nadie. En Entre Ríos hay mucho cáncer; no alcanza sólo con ser donante de médula. Hay que buscar una solución y hasta el último suspiro de mi vida voy a luchar contra esto. Algo van a tener que hacer porque me quedan más hijos y no quiero que a otros chicos les pase lo mismo que a Anto”.

“Mi hija me dijo: ‘Mami, vos no tenés que vivir sólo por mí’, por eso le pido a la gente que no me dejen sola con esta lucha. Anto le llenó el corazón de amor a mucha gente y no hubo un día en el que yo no le haya dicho ‘te amo’.

La muerte de Antonella González conmovió a Gualeguaychú. Hace unos días, la ciudad se había movilizado contra el cáncer. En las últimas horas en las redes circulaba una convocatoria para volver a marchar.

Fuente:http://www.annurtv.com/nota/47898-america-latina-y-caribe-descansa-nina-de-la-tierra-de-los-agrotoxicos.html