Farmacity, la amenza de pymes y comercios

En los últimos meses la empresa del Vicejefe de Gabinete de Ministros de la Nación Mario Quintana inició una avanzada sobre las farmacias, kioscos y sobre las pymes que le proveen mercadería. Aún violentando las normas de habilitaciones abren locales por doquier y a las pymes industriales las amenazan con sustituir sus productos con análogos importados de China.

Mario Quintana de los dos lados del mostrador

El dueño

El presunto ex Ceo de Farmacity y actual vicejefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana, tiene un norte claro para su corporación: meter a su cadena en la provincia de Buenos Aires pese a todos los fallos judiciales en contra que sufrió desde 2012. La Constitución Provincial y una ley se lo prohiben, pero apuesta todas las fichas a la Corte nacional, donde tiene dos jueces amigos: Horacio Rosatti Carlos Rosenkrantz. Uno fue abogado de la cadena comercial de medicamentos; el otro tuvo como asesora a la actual directora de Asuntos Jurídicos de la empresa. En esta nota, radiografía de una batalla silenciosa donde se cruzan negocios privados, lobbies ilustres y poder de turno.

Mario Quintana, coordinador del gabinete económico de Mauricio Macri, renunció al directorio de Farmacity apenas asumió su función en una clara actitud evasiva para que no se suceda una situación de conflictos de intereses. A pesar de ello el mismo afirma que contaría con un 3% de acciones en la empresa. Farmacity se convirtió en el enemigo número uno de los colegios de profesionales farmacéuticos,  de muchos laboratorios nacionales y kisoqueros que ven con preocupación el avance de la cadena de farmacias controlada por Pegasus. A su lista interminable de enemigos se agregó uno más, las pymes provedoras de sus productos.

Mata pymes

La cadena Farmacity es reconocida por su voraz relación con sus proveedoes, a quien somete permanentemente con la fantasía de la “vidriera” y las esquilma como ovejas a cambio de algunas ventas. Mercadería a comisión, pago de publicidad en la revista de la propia, devoluciones, reducción de precios, condiciones leoninas para vender son habituales en una cadena que busca ampliar su monopolio fuera de la capital federal.

La novedad pasa porque ahora, producto de la apertura indiscriminada de importaciones que promovieron el Ministro de la producción Franscico Cabrera y el Secretario de Comercio Miguel Braun, Farmacity llama a sus proveedores que fabrican los productos con la marca propia de la cadena para indicarles los drásticos cambios en las políticas de compras.

Un empresario pyme con 50 trabajadores relató a Mundo Empresarial que “Farmacity sobre el precio de venta en los locales operaba con un costo de la mercadería del 50% lo que ahora es inaceptable y buscan un margen del 80%.  Ahora si nos negamos, las pymes proveedoras, nos sustituirán directamente por productos importados de China y desplazados del catálogo de proveedores. Incluso bajandoles el preciono nos garantizarían la continuidad en el abastecimiento”. Claramente al abuso de posición dominante de Farmacity sobre los proveedores pymes se suma a la vista gorda de la Dirección de Defensa del Consumidor que hasta Diciembre del 2015 tenía un área de “Defensa de las pymes” y que el mismo Braun disolvió. Con una clara connivencia de funcionarios del Gobierno Nacional la CEOcracia reconfigura el mercado para favorecer a los “dueños”.

Finalmente agregó “es insólito que las empresas tengan la banca de los funcionarios para apretar a las pymes, no pueden resolver la inflación, el mercado interno y el endeudameniento externo porque los CEOS están entretenidos en ganar mercado para sus compañias”.

Las farmacias en alerta

La Confederación Farmacéutica dijo que se negó a sancionar a la empresa.  La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) denunció ante la justicia penal a un alto funcionario del Ministerio de Salud por la supuesta protección que le habría brindado a Farmacity , la empresa que fundó y dirigió el actual vicejefe de Gabinete, Mario Quintana , uno de los colaboradores más cercanos a Mauricio Macri. La denuncia implica al secretario de Políticas, Regulación e Institutos del ministerio, Raúl Alejandro Ramos, tras considerar que cajoneó expedientes y se negó a sancionar a Farmacity por violar regulaciones del sector.

La denuncia recayó en manos del juez federal Sebastián Ramos, quien deberá enviarle la presentación a la fiscal Paloma Ochoa, para que evalúe si impulsa la investigación. Si así lo hace, pedirá las primeras medidas de prueba tendientes a verificar la supuesta protección, que para la COFA pudo darse por “presiones políticas, cohecho o cualquier otro acto irregular”.

Con la firma de su presidenta, María Isabel Reinoso, la confederación que reúne a las farmacias de todo el país requirió a la Justicia que investigue si Ramos protegió a Farmacity por iniciativa propia o contó con algún “cómplice primario o secundario o instigador” de los delitos de abuso de autoridad y violación e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Libre Competencia

Para la firma Farmacity, que hace una lectura completamente distinta del conflicto, el rechazo de la Provincia a su solicitud de instalación, más que resguardar los derechos de los bonaerenses les estaría impidiendo “acceder a un servicio de calidad”.

Al ser consultados por este diario, voceros de la firma explicaron que la decisión de recurrir en queja a la Corte Suprema de Justicia -“tras haber agotado todas las instancias administrativas” y cumplir con “todos los requisitos de habilitación y localización” requeridos- obedece a que se reconozca su derecho como sociedad anónima a “competir libremente con otras farmacias en la Provincia y brindar un servicio de calidad a los bonaerenses”.

Fuente:http://www.mundoempresarial.com.ar/nota/348849-farmacity-la-amenza-de-pymes-y-comercios