Posse: “Hay que terminar con el mito de la santidad del Che Guevara”

A raíz del 50 aniversario de la muerte de Ernesto “Che” Guevara, el escritor y académico Abel Posse, autor de “Los cuadernos de Praga”, analizó el legado histórico que dejó el controversial icono guerrillero. Además, se refirió al separatismo catalán y reflexionó sobre los cambios que atraviesan a la sociedad argentina.

abel posse

La imagen de Ernesto ‘Che’ Guevara

“Nadie sabía que Ernesto Guevara había estado tanto tiempo en Praga escondido. Su estadía fue muy interesante para él porque vio una Praga triste, sometida y dominada. Él era heroico pero ideológicamente epidérmico. No era un gran marxista de pensamiento. Era un hombre de acción. Le faltaba una dimensión de mesura. Guevara era capaz de meterle un tiro a alguien en la cabeza. Hay que terminar con el mito de la santidad. Era una personalidad formidable pero conllevaba una cuestión política que ya no es defendible. Fue más guerrero que estratega”.

“Del ‘Che’ queda la convocatoria de una vida fuerte y distinta, pero a través de la justicia y no de la guerra. Queda la imagen del hombre de justicia, el hombre de coraje. La imagen del heroísmo que también falta si vemos todos los políticos que nos rodean, que son incapaces de jugársela y pensar algo en grande. Guevara se jugó y terminó en la locura”.

El separatismo en Cataluña

“Hay una anarquía de imperios. Estamos ante una situación muy curiosa, se ve un cambio civilizatorio. Desde lo religioso, hasta lo político y lo moral. Es difícil vaticinar la salida a todo esto. Lo de Cataluña es espantoso. La economía profunda, la aristocracia y la iglesia catalana no quieren un cambio. Hay una juventud dorada que pasa todos los días tomando sus tapas hasta las 3 AM que quieren una vida aventurada. Entonces, inventaron la independencia de Cataluña. Hay una facilidad para la escisión. Y la culpa fue de la debilidad de los partidos. Transformaron una nostalgia en una realidad de quiebre sin destino. El BREXIT alentó a los catalanes.”

Los cambios en la sociedad argentina

“No podemos atinar al mínimo: la inteligencia social. No podemos producir política de esta manera. Vamos a los extremos. Vamos a las contradicciones. Nos gusta contradecir para hacer. Argentina se hace sola con un coraje extraordinario y con la imagen de Europa. Y lo corrobora con una inmigración europea de lujo porque el trabajo fue la lección moral del inmigrante. Y el sentido de la humildad del criollo. Nuestra calidad de vida es mediterránea.”

“Nuestro país tiene que volver a ser. Volver a ser implica legitimar nuestra soberanía. Hemos creado del desierto, el campo mejor trabajado del mundo. Y de repente no lo tuvimos más. Ya no está el pionero y el hombre orgulloso de ser argentino. La no-fundacionalismo como sentimiento nacional argentino nos lleva a la dependencia y la autodestrucción.”

Se nos vino abajo la juventud. La espalda del país es la juventud. No solamente son el millón y cuarto de los ni-ni, sino que empieza a ser una subculturalización escéptica. Se quebró el impulso. El día que murieron los últimos abuelos inmigrantes, que eran lo que decían acá hay que trabajar, se rompió algo”.

Fuente:https://pablorossi.cienradios.com/posse-terminar-mito-santidad-guevara/