Víctimas de Fukushima planean denunciar a Japón ante la ONU

Muchas de las miles de personas afectadas, se han visto forzados a retornar a sus hogares en áreas próximas a la central nuclear, donde los niveles de radiactividad superan los estándares considerados seguros.

Muchas de las miles de personas afectadas, se han visto forzados a retornar a sus hogares en áreas próximas a la central nuclear, donde los niveles de radiactividad superan los estándares considerados seguros.

Los afectados por el desastre nuclear denunciarán la negligencia y el abuso del Gobierno japonés ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra el próximo 12 de octubre.

Evacuados por el accidente nuclear de la central japonesa de Fukushima y la organización ecologista Greenpeace anunciaron este jueves que denunciarán, ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, los abusos cometidos por el Gobierno japonés tras la catástrofe.

Una representante de este colectivo expondrá ante el órgano multinacional la delicada situación en la que ese encuentran, tras verse obligados a abandonar sus hogares después del accidente nuclear, con el objetivo de exigir responsabilidades al Ejecutivo.

El terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011 provocaron en la central de Fukushima el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.  Foto: Reuters.

 

“Queremos atraer la atención de la comunidad internacional sobre un problema que el Gobierno japonés está tratando de ocultar para poder seguir adelante con la reactivación de centrales nucleares”, señaló la experta de energía de Greenpeace, Kendra Ulrich.

Los evacuados por el accidente atómico han sufrido “claras violaciones” de numerosos derechos básicos e internacionalmente reconocidos, entre ellos el derecho a la vivienda, a estándares mínimos de salud o los de los desplazados internos, según un informe presentado el pasado marzo por Greenpeace y otras ONG del país.

El pasado marzo, cuando se cumplieron seis años de la catástrofe del del 11 de marzo de 2011, el Gobierno puso fin a los programas de ayudas a la vivienda para los evacuados de Fukushima, lo que en la práctica supuso que muchas personas se vieran obligados a retornar a zonas previamente declaradas inhabitables.

El Ejecutivo aseguró que los niveles de radiactividad en las áreas donde se ha levantado la orden de evacuación son seguros, una versión de la que desconfían tanto los desplazados como las ONG, cuyas mediciones propias apuntan a dosis mucho más altas que las oficiales.

Sus efectos aún mantienen evacuados a decenas de miles de personas y perjudican actividades económicas como la pesca o la agricultura locales.

Fuente:https://www.telesurtv.net/news/Victimas-de-Fukushima-planean-denunciar-a-Japon-ante-la-ONU–20171005-0026.html