La carta al diario La Nación de Monseñor Aguer y sus repercusiones.

¿Justicia o venganza?

En LA NACION del sábado pasado leí que el Tribunal Oral Federal de Tucumán condenó a prisión perpetua a diez ex policías y militares por delitos cometidos durante el Operativo Independencia, en 1975. ¡Cuarenta y dos años después! El título de la noticia expresaba la causa de la condena: “Represión ilegal”. Habrá sido ilegítima, injusta, abusiva, inmoral, pero no ilegal, ya que el mismo escrito recuerda que la presidenta, señora de Perón, “firmó los decretos de aniquilación de las fuerzas subversivas, que dieron origen al operativo”.
La manipulación del concepto de lesa humanidad permite que la venganza continúe camuflándose como justicia. Un interrogante: ¿por qué el enriquecimiento de los funcionarios del Estado a costa del empobrecimiento del pueblo no ha de considerarse también delito de lesa humanidad? Por lo visto, cuando quiere, la “Justicia” se demora, se distrae o se presta al servicio de los ideólogos.
Héctor Aguer
Arzobispo de La Plata

Colaboración: Dra, Andrea Palomas Alarcón

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 20, 2017


S.E.R. Mons. Héctor Aguer

Arzobispo de La Plata
Excelencia:
En nombre de nuestra  Asociación, cuyo objetivo es luchar por la vigencia de la Justicia y la Concordia, expresamos nuestra gratitud por su permanente testimonio y compromiso con la verdad, predicada mediante un mensaje claro, “a tiempo y a destiempo” en el ejercicio de su Sagrado Ministerio.
La carta de su autoría, publicada en el diario La Nación bajo el título de “Justicia o Venganza”, expresa con nitidez la tragedia que vivimos los argentinos. Nada más cierto queLa manipulación del concepto de lesa humanidad permite que la venganza continúe camuflándose como justicia”. Es que en la Argentina se demolió el derecho, que ha sido sustituido por la llamada  “política de derechos humanos”, en una obra siniestra originada en la tiranía de los Kirchner con la complicidad del Congreso y jueces corruptos, desde la Corte Suprema para abajo. Como consecuencia de ello hay más de 2.000 presos políticos y ya 420 muertos en cautiverio, olvidados  de la sociedad.
La voz de la Iglesia debe estimular a quienes gobiernan la república para que cumplan acabadamente con la obligación de  proveer el bien común de los argentinos y consolidar la paz interior, por encima de cualquier especulación electoralista.
Quiera Dios que su ejemplo cunda  y sirva para deponer falsos temores y propalar la verdad, lo que ayudará, sin duda, a suturar la llaga que divide a los argentinos.
Nuevamente agradecidos, lo saludamos con afecto en Cristo y María.
Carlos Bosch (Presidente)
Alberto Solanet (Secretario)

Fuente:http://prisioneroenargentina.com/index.php/2017/09/20/opinion-de-justicia-y-concordia-ante-la-carta-de-monsenor-aguer/