Una carta sobre abusos sexuales provoca la caída del Gobierno en Islandia

El primer ministro islandés ocultó un escándalo por un caso de abusos sexuales a una menor que involucraba a su padre.

Una carta sobre abusos sexuales provoca la caída del Gobierno en Islandia

El primer ministro de Islandia, Bjarni Benediktsson, anunció la celebración de elecciones anticipadas en el país después de la retirada de un partido de la coalición de Gobierno a causa de un escándalo que involucra al padre del mandatario. Los comicios serán los segundos en celebrarse en menos de un año en la isla.

El partido Björt Framtíð (Futuro Brillante) anunció que ponía fin a la cooperación con el Gobierno como consecuencia de lo que calificó una “grave ruptura de confianza”. El escándalo estalló a raíz de una carta de recomendación que el padre de Benediktsson, Benedikt Sveinsson, escribió para ayudar a limpiar el historial criminal de un hombre condenado por pedofilia. En Islandia es legal que una persona que ha cumplido condena por delitos graves ‘restituya su honor’ siguiendo un procedimiento que incluye obtener una carta de recomendación.

La carta de Sveinsson afirmaba que su amigo Hjalti Sigurjón Hauksson merecía ver su honor restaurado a pesar de haber cumplido cinco años de condena por abusar sexualmente de su hijastra. El primer ministro era consciente de la existencia de la carta, pero no la dio a conocer a sus socios de coalición. El presidente del partido Futuro Brillante calificó esa actitud de “gota que colma el vaso”.

La ministra de Justicia, Sigríður Andersen, del Partido de la Independencia, notificó a Benediktsson sobre la carta en julio, pero el Gobierno no la reveló públicamente hasta que una comisión parlamentaria le obligó a hacerlo esta semana. El primer ministro destaca que nunca ha defendido las cartas de recomendación y cree que esta práctica no corresponde a los valores modernos.

Fuente:https://actualidad.rt.com/actualidad/250162-carta-abuso-sexual-gobierno-islandia


¿Venganza de los bancos?

Islandia lleva a sus bancos al banquillo