Plan Maestro del Salado: la megaobra, de lleno en la gran batalla

Como siempre una obra pública con financiamiento de la usura internacional (en este caso el Banco Mundial) y que ni siquiera le va a hacer cosquillas al problema de las inundaciones.

A finales de septiembre se pondrá en marcha la etapa 4 del Plan Maestro del Salado, la obra más importante de la Provincia. Se viene un gran anuncio. Las empresas participantes. Lo que se hizo y lo que resta
Plan Maestro del Salado: la megaobra, de lleno en la gran batalla

Al igual que lo hicieron Eduardo Duhalde, Felipe Solá y Daniel Scioli, María Eugenia Vidal intentará sacarle provecho electoral al Plan Maestro Integral de la Cuenca del Salado, la obra más grande de la provincia de Buenos Aires, que se relanzará el 23 de septiembre. Según dicen en calle 6, lo que se pone en marcha es la etapa 4, la más importante de todas.

“Esa es la fecha con la que se firmaron los contratos. La idea es que ese día, las máquinas ya estén trabajando; pero si el clima lo impide, tal vez se comience a principios de octubre”, dice a La Tecla un alto funcionario de la Provincia, al tiempo que asegura que “en dos años ya se verán resultados; ésta es la parte que realmente generará cambios en la cuenca”.

Por supuesto, el gran objetivo de la majestuosa obra es acabar con las inundaciones a lo largo y ancho de la provincia de Buenos Aires. De paso, durante el acto de presentación, el cual aún no fue confirmado, se escucharán palos para las gestiones anteriores y elogios para el “esperanzador” presente. Sí, la majestuosa obra también sale a la caza de votos.

Las críticas que se esgrimirán tienen que ver con que “la obra está parada desde septiembre de 2015”, según destacan en el en-torno de Vidal; y agregan que “cuando llegamos, no había nada, no había un plan ni expectativas de continuidad; tuvimos que empezar de cero, cosa que no le va a suceder a nuestros sucesores”.

Más allá de la importancia de la obra, que la misma sea relanzada a un mes de los comicios, como se dijo antes, no es casualidad (o sí). “Se va a meter en la campaña, sin dudas”, reconoce un funcionario de Infraestructura, y añade que “en general, la obra pública fue parte de la gran elección primaria de Cambiemos, y también lo será de las generales”.

LA OBRA

Si bien la etapa 3 no está concluida aún (118 kilómetros entre el arroyo Los Poronguitos -General Belgrano- y la laguna Las Flores Grande -Las Flores-), la primavera, siempre y cuando el clima lo permita, será testigo del inicio de la “neurálgica” etapa 4, que se estima esté concluida en unos tres años, para el final del período de gobierno de Vidal.

Así las cosas, la primera palada de tierra se da-rá en la laguna Las Flores, y las tareas continuarán hasta Bra-gado, distancia que equivale a unos 215 kilómetros en total. Los trabajos fueron presupuestados en 1.100 millones de dólares y se llevarán a cabo en simultáneo en varios puntos de la traza del río. En principio, las subetapas 1A y 2A (70 kilómetros, aproximadamente), quedando para más adelante las subetapas 2, 3 y 4, siempre de la etapa 4.

En lo que respecta a la subetapa 1A, que va desde la mencionada laguna Las Flores hasta el puente Beguerie, en Lobos, hay que decir que costará unos 1.600 millones de pesos, cuales serán aportados por el Gobierno nacional e irán a parar a tres firmas diferentes.

El subtramo A1 fue asignado a la firma Pentamar S.A., por un monto de 560,3 millones de pesos; mientras que el subtramo A2 quedó en manos de Dragados y Obras Por-tuarias S.A., con un presupuesto asignado de 571,2 millones de pesos; y el subtramo A3 fue para la UTE integrada por Helport S.A. (Eduardo Eurnekian) y José Chediack S.A., por 545,8 millones de pesos.

En tanto, para la subetapa 1B, los planes ya están cerrados, pero falta el llamado a licitación, que se estima se concrete en octubre. El dinero necesario para la obra, unos 250 millones de dólares, llegará a partir de un préstamo del Banco Mundial. Comenzará aproximadamente en un año y se extenderá desde Lobos hasta Roque Pérez.

Para lo último quedan las subetapas 2, 3 y 4, que van desde Roque Pérez hasta Bragado, donde, igualmente, en algunos días empiezan a hacerse obras complementarias. Este tramo es sinónimo de 150 kilómetros de ensanchamiento y dragado, y costará unos 750 millones de dólares, los cuales aún no se sabe de dónde saldrán. De todos modos, en Provincia apuestan a la ley de financiamiento público-privada.

¿Por qué “neurálgica” la etapa 4? “A la laguna Las Flores se forma una especie de nodo que hace que el agua no fluya y genere complicaciones en la parte superior de la cuenca; una vez que el plan pase por ahí, el escurrimiento se dará con mayor celeridad, gracias al mejor arrastre del río”, señala la fuente consultada, y reitera que las subetapas 1A y 1B estarían concluidas en dos y tres años, respectivamente.

“Esta etapa es clave porque concentra los escurrimientos de todo el interior provincial, puesto que a Bragado se conecta Las Horquetas, el río Quinto y el canal Jauretche, que saca el agua de Trenque Lauquen, de las encadenadas del oeste; así que tiene una gran influencia”, afirman desde Provincia.

Vale recordar que, según las estimaciones previas, el Plan Maestro tendría que haberse terminado en 2011; al menos así estipuló el ministerio de Economía bonaerense, que en 1997 encargó a la consultora inglesa Sir William Halcrow & Partners la elaboración de un plan de re-cursos hídricos, un trabajo que tuvo un costo de 3,3 millones de dólares, financiados por el Banco Mundial.

¿Cuánto falta para que la obra esté terminada? Más de la mitad. Muchísimo. Tanto, que nadie se anima a hablar de plazos definitivos. Lo cierto es que hoy, la batuta la tiene Cambiemos, y
al igual que manifestaron los anteriores gobiernos, serán ellos los que lleven la solución a millones de bonaerenses y miles y miles de hectáreas productivas. El puntapié inicial, justo a un mes de los comicios, justo a un mes de “la gran batalla”.

Fuente:http://www.latecla.info/5/nota.php?nota_id=85685


En el 2015 hicimos este compilado con vídeos de Ordoñez y PSR en el cual se expuso las obras necesarias a nivel nacional y una propuesta de como financiarlas con moneda soberana. 
A todo esto también se podría agregar el cobro de retenciones a la exportación de soja y trigo para financiar parte de las obras ya que justamente estos son los sectores que provocan la impermeabilización del suelo que tiene como consecuencia las inundaciones, y no el chivo expiatorio del cambio climático como dicen los medios.

Inundaciones Argentina – 2015 – La Solución Y Su Financiamiento