Enigma 2: Minnicelli, Indra, Maldonado y el sospechoso accionar de la SIDE

Nuevamente, en tiempos pre-electorales, la SIDE quedó en el ojo de la tormenta por su pasivo accionar frente a casos sensibles para la seguridad nacional: por un lado, el “sobre bomba” en la compañía que se encarga de los recuentos de votos y, por otro lado, la sospechosa desaparición de personas con cierta sobredosis mediática, así como la detención del cuñado de De Vido, Claudio “Mono” Minnicelli, por contrabando. Tal como sucedió en tiempos K pero ahora con Mauricio Macri, la relación presidencial con el ex jefe de la Secretaría de Inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso parece haber entrado en una fase tan peligrosa como obscena.

Stiuso, ¿flamante candidato encubierto de Cambiemos?

En plena recta final rumbo a las PASO del próximo domingo 13 de agosto, las noticias policiales ganaron la pantalla de los principales canales nacionales casi en una suerte de ‘Operativo Casa Rosada’.

Luego de ver la vergonzosa cobertura frente a la desaparición de personas -en su mayoría mujeres- con confirmaciones luego desmentidas pero a la vez queriendo jugar con la expectativa del televidente, a tal punto que en el planteo no importaba a quién habían hallado en un descampado para pasar directamente a informar si esa persona era o no Anahí, por citar un ejemplo; los casos Maldonado e Indra parecen ahora haber ganado terreno. Y eso, en algún punto, tiene su costo.

Por un lado, la desaparición de Santiago Maldonado habla de una falta de profesionalismo, que no sorprende pero escandaliza, tanto como la  ‘Triple Fuga’.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe de la Secretaría de Inteligencia Gustavo Arribas parecen relajados ante el paso de los días sin novedades sobre el joven mapuche que, según sectores de la Izquierda, desapareció a manos de la Gendarmería, luego de una revuelta en Esquel, Chubut.

Sin embargo, tanto en los canales de televisión como en los portales de noticias, el rating advierte que cualquier novedad sensible del caso rápidamente dispara los valores.

¿Será por eso que el foco se corrió hacia la explosión del sobre bomba en Indra, empresa que se encarga del recuento de votos?

Corrupción

Primero La Salada, luego Menem, después De Vido y ahora el cuñado. Todos, absolutamente todos, parecen responder a la estrategia electoral de Casa Rosada para instalar a la corrupción y sus mafias como una de las banderas en el discurso de Cambiemos, cuyo objetivo es aislar a la economía, debido al pésimo resultado desde diciembre de 2015.

Ocurre que, en el caso de De Vido y Claudio Minnicelli, la situación se puso complicada. Tal como informó Urgente24, el contrabando a través de contenedores podría complicar a Cambiemos. Es que luego de su declaración del pasado 9 de agosto ante el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky, la fiscal de la causa Rivas Diez le ofreció al abogado del detenido una reducción de pena a cambio de información “hacia arriba” que involucre a altos funcionarios del gobierno K.

Se supone que lo que pueda decir Minnicelli tendría que salpicar al extitular de la Aduana, Ricardo Echegaray pero también podría terminar complicando al gobierno nacional porque se trata de hechos investigados en mayo de 2016, bajo la gestión del polémico Gómez Centurión, cuyo nombre vuelve a surgir.

En un intento por denunciar los K que los M son tan corruptos como ellos, desde Página/12 salieron al cruce por la llamada ‘Mafia de los contenedores’:

Un dato curioso es que cuando explotó el escándalo, en mayo de 2016, una de las principales acusadoras de Gómez Centurión y su banda fue Patricia Bullrich, quien este lunes protagonizó el show del casco, los chalecos anti-balas y el movimiento de decenas de efectivos de la Policía Federal. En su momento, la ministra de Seguridad presentó un anónimo para fundamentar al acusación de coimas contra Gómez Centurión y Barreiro Laborda. Bullrich decía que ambos cobraban por entrar containers de forma ilegal. Como respuesta, Gómez Centurión hizo aparecer otro anónimo y con ese texto acusó a Patricia Bullrich de encubrir la llegada de 250 kilos de pseudo-efedrina, sustancia usada como precursor químico para la cocaína. En esa guerra, Gómez Centurión acusó a Bullrich de ponerle micrófonos en la casa. Muchos dicen que detrás de Bullrich estaba Jaime Stiuso, el otrora poderoso jefe de Operaciones de la SIDE.

Es así cómo vuelve a surgir el nombre de quien fuera mano derecha de Néstor Kirchner. Su estrecho vínculo con el presidente Mauricio Macri -algunos dicen vía Darío Richarte, ex abogado de Amado Boudou en la Causa Ciccone y a su vez cercano a Daniel Angelici- ha llegado a un nivel que los K miran hoy con cierta nostalgia.

En los pasillos de la Agencia Federal de Inteligencia entienden que ya se agotó el efecto “Traffic blanca en el Conurbano y la trata de blancas”, así como el hackeo masivo a diferentes personalidades del espectáculo. Por este motivo, la inseguridad será por estas semanas el guiño de los espías hacia la Rosada para lograr solidificar las alianzas.

El mapa es muy complejo pero a la vez repetitivo a lo largo de los años. El entramado de poder que gobierna a la Argentina luce intacto.

Fuente:http://www.urgente24.com/267687-enigma-2-minnicelli-indra-maldonado-y-el-sospechoso-accionar-de-la-side