EEUU intenta corregir el “error” sobre lazo israelí con el Muro

EEUU intenta corregir el “error” sobre lazo israelí con el Muro

Representación diplomática de EE.UU. en los territorios ocupados afirma que el Muro de las Lamentaciones no es parte de Israel; y la Casa Blanca pide disculpas.

“Los comentarios sobre el Muro de las Lamentaciones fueron no autorizados y no representan la posición de Estados Unidos, y ciertamente no la del presidente (Donald Trump)”, así han recalcado este martes fuentes en la Casa Blanca.

Además, en un gesto de buena voluntad el nuevo embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman, un gran peso en apoyo a la ocupación y los asentamientos israelíes, se dirigió directamente al Muro para rezar tras su llegada el lunes a Al-Quds (Jerusalén).

Así ha intentado corregir la Casa Blanca el “error” cometido el lunes por sus diplomáticos en los territorios ocupados quienes a la hora de organizar la visita del presidente Trump para los días 22 y 23 de mayo afirmaron que el Muro de las Lamentaciones “no es vuestro territorio, esto es Cisjordania”.

En una visita realizada a este sitio, el equipo israelí propuso una visita conjunta del premier israelí, Benyamin Netanyahu, y Trump al Muro al tiempo que recibió el rechazo de la parte norteamericana.

Los comentarios sobre el Muro de las Lamentaciones fueron no autorizados y no representan la posición de Estados Unidos, y ciertamente no la del presidente (Donald Trump)”, recalcan fuentes en la Casa Blanca.

“Les estamos pidiendo que se vayan, necesitamos que nos dejen tranquilos. Los funcionarios israelíes no pueden estar aquí, esto es Cisjordania. Esta es una visita privada del presidente y no tiene nada que ver con ustedes. Este no es vuestro asunto”, apuntaron dos funcionarios del consolado de EE.UU. en Al-Quds.

También, rechazaron la propuesta israelí de cubrir en vivo la visita de Trump a los sitios sagrados en Al-Quds y precisaron que se trata de “una visita privada” del mandatario estadounidense.

No obstante, los israelíes no pudieron evitar su gran sorpresa e indicaron: “Eso es totalmente inaceptable y rechazamos totalmente estas afirmaciones. Este es un lugar sagrado bajo la soberanía israelí”.

De hecho, los representantes de Washington se separaron del grupo israelí y continuaron su visita al Muro Occidental y al Santo Sepulcro por su cuenta.

Al respecto, la oficina del premier israelí sostuvo que “la afirmación de que el Muro Occidental es Cisjordania es chocante. Jerusalén está convencido que esas declaraciones no se corresponden con la política del presidente Trump (…) Israel está procurando aclaraciones de EE.UU. sobre el asunto”.

hispantv