La Generalitat inmoviliza el bus de HazteOir.org en Barcelona y secuestra 400 libros sobre leyes LGTBI

Tras casi tres horas retenido en la autovía, la policía autonómica catalana transmitía una orden superior: el vehículo quedaba inmovilizado por orden del gobierno de Puigdemont. El motivo esgrimido en la orden de detención era la siguiente:el autobús iba contra la ley LGTB 11/2014 del 10 de octubre.

El autobús de HO, en las dependencias donde ha sido secuestrado en Barcelona.
El autobús de HO, en las dependencias donde ha sido secuestrado en Barcelona.

El autobús de HazteOir.org con el lema “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Lo dice la biología. Respeto para todos. No al bullying” ha sido retenido y posteriormente inmovilizado por la policía autonómica catalana en Barcelona.

En torno a las 11 de la mañana los Mossos d’ Esquadra le daban el alto en el peaje de Martorell, a veinticinco minutos de Barcelona. El motivo alegado por los agentes es que se trataba tan sólo de pedir la documentación tanto de autobús como de los integrantes de HazteOir.org.

Pero casi tres horas después el bus seguía retenido, y el presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, preguntó a los policías sobre esta cuestión. Eran las 13:45 y la policía autonómica catalana respondía transmitiendo una orden superior: el vehículo quedaba inmovilizado por el gobierno de Puigdemont.

El motivo esgrimido en la orden de detención era la siguiente: el autobús iba contra la ley LGTB 11/2014 del 10 de octubre.

Los agentes explicaban a Arsuaga que la Consejería de Trabajo había abierto un expediente sancionador administrativo por el cual se procedía a la inmovilización del autobús. Acto seguido el bus quedó bajo custodia en un depósito de vehículos del ayuntamiento de Castellbisbal.

Agresiones a Arsuaga

Unas horas antes el presidente de HazteOir.org había sido agredido cuando atendía a los medios de comunicación en Pallejà (Barcelona), donde estaba previsto que llegara el autobús de la asociación.

Aunque el vehículo no llegó al destino deseado, Arsuaga ofreció declaraciones a la prensa allí congregada. Muy pronto un grupo de 20 o 30 radicales rodeó al presidente de la plataforma cívica e interrumpió al mismo con insultos (fascista, homófobo…) e incluso con agresiones: zarandeos, lanzamiento de huevos -al menos dos- y salsa de tomate.

Para sorpresa de todos, los policías municipales contemplaban la escena a decenas de metros. Un miembro de HazteOir.org tuvo que dar aviso de lo que sucedía para que un par de agentes acudieran a proteger a Arsuaga, que finalmente tuvo que ser acompañado por los policías hasta el taxi.

Ignacio Arsuaga firmas el acta de secuestro del autobús de HazteOir.org
Ignacio Arsuaga firmas el acta de secuestro del autobús de HazteOir.org

La Policía municipal no detuvo a ninguno de los agresores contra Arsuaga. Pero lo que sí hizo la autonómica fue requisar todos los libros que transportaba el bus de HO (un total de 400), donde explica las leyes de imposición de la ideología de género de diez comunidades autónomas, incluida la catalana.

Sin orden judicial, como en pasadas épocas dictatoriales, la policía autonómica requisó todos los libros que transportaba el bus de HO

Lo cual es algo inaudito en un Estado de Derecho, en el que los posibles abusos de la libertad de expresión sólo pueden ser sancionados por un juez.

Pero sin orden judicial, como en pasadas épocas dictatoriales, los Mozos de Escuadra requisaron todos los libros que transportaba el bus de HO, atentando con el derecho a la libertad de expresión (art. 20 de la Constitución).

Esta intervención, puramente ilegal, demuestra hasta que las leyes de género están dejando en suspenso las garantías democráticas propias de un Estado de Derecho.