Tierras millonarias, apuro, negocios y política

¿Todo es negociable? Parece que sí. Y los nombres empiezan a salir de la galera, como conejos en el acto de algún mago frenético. Grandes bodegas como Catena, Clos de los 7, Peñaflor, Chandon, Salentein, o enólogos muy famosos y mediáticos, empresarios inmobiliarios locales, hombres de negocios con aceitados contactos en el gobierno nacional, y hasta Fabio Calcaterra -hermano menor de Ángelo Calcaterra, la familia de primos del presidente Mauricio Macri- aparecen en el “showroom” posible del negocio. Todos pueden ser potenciales compradores de las tierras fabulosas de “La Remonta”, en Campo Los Andes, Tunuyán, que el gobierno nacional pondrá a la venta como una suerte de “oportunidad de inversión” para potenciales compradores interesados en montar proyectos vitivinícolas, o de otro tipo.

“La Remonta” es del Ejército Nacional, y sus 7.216 hectáreas son de las mejores tierras del Valle de Uco. “Allí puede crecer de todo” contó una productora agrícola local. Muchos de los productores instalados en parte de los campos, son “arrendatarios” que vienen alquilando para producir todo tipo de plantas, frutas y verduras. Muchos de ellos son “viveristas”, dueños de viveros pequeños y medianos que abastecen a buena parte de la provincia de plantas de vid, calabazas, frutales, legumbres, y de todo tipo de hortalizas.

El plan de ventas de las tierras del Ejército fue presentado en el foro de inversiones organizado por Pro Mendoza y el CEM la semana pasada, en el marco de la Vendimia. El vocero de la idea fue el inminente vicepresidente del Banco Nación y ya casi ex ministro de Agroindustria de la Provincia Enrique Vaquié. Y al día siguiente, el propio gobernador Alfredo Cornejo amplió la idea de transformar tierras fiscales en inversiones productivas a Estancia Yaucha, que pertenece a San Carlos.

La frutilla del postre fue que como parte de las tierras que saldrán a la venta no tienen derecho de agua, el gobierno provincial emprendería una inversión importante para dotar de mejor riego a las tierras de Campo Los Andes, y los nuevos dueños deberían devolver ese dinero a modo de crédito. La infraestructura planificada incluye represas, generación de energía, electrificación, y caminos. Esto hizo estallar a los regantes del Valle de Uco, que ayer tuvieron numerosas reuniones en estudios de abogados, fincas, y oficinas. “Yo acabo de invertir 700.000 pesos para hacer un camino y electrificar un pozo. A mí el Estado no me da ningún crédito, y ahora vienen con que se los van a dar a los que compren, que seguro son millonarios” contó uno de ellos.

El plan

Los detalles de la operación que fueron anticipados en trazo grueso por Vaquié, Cornejo, y algunos funcionarios, incluyen la venta de las 7216 hectáreas divididas en parcelas de 50 hectáreas hasta 250. Con derecho a riego ya vigente en la mitad de la tierra,  ultra tecnología, y créditos. Las tierras que no tienen derecho a riego se usarían para completar la urbanización. El primer paquete de venta sería de 4.500 has. Es decir, un cóctel generoso que puede ser muy bueno, pero que ha generado una inquietud brava en el Valle de Uco, donde regantes, productores e intendentes se han puesto en guardia y a la defensiva, y están revoleando cartas y pedidos de informe por cuanta oficina pública se les cruza.

El precio de las tierras es otra cuestión. Hay quienes dicen que arrancarán en un piso de 15.000 dólares, algo que “nadie consigue”, según un experto conocedor del mercado. Y otros, que superaría los 30.000 dólares por hectáreaa. El que pone el número más alto es Alejandro Gennari, un ingeniero mendocino muy conocido en el ámbito del riego y de la función pública, que ahora es el Coordinador Ejecutivo de la Unidad de Cambio Rural. Habla de por lo menos 50.000 dólares por hectárea. Su unidad depende del ministerio de Agroindustria de la Nación, a cargo de Ricardo Buryaile. El ministro fue uno de los funcionarios nacionales que estuvo aquí en plena “rosca” vendimial, y cultiva una excelente relación con Enrique Vaquié, quien está a horas de emigrar al gobierno nacional.

Gennari se preocupa por explicar el proyecto. “Esto no es simplemente vender las tierras. Viene con un proyecto de riego presurizado, con por lo menos dos represas, una micro turbina para generar energía y reintegrarnos así partes de la inversión. Ese es el riego que va a llegar a las parcelas. Y además con energía eléctrica e iluminación…” explicó. “Por eso, el precio será de por lo menos 50.000 dólares por hectárea”. Semejante precio choca con la declamada versión de promover la agricultura familiar. Esto será un negocio muy grande. “Hay que tener en cuenta que los productores locales, pequeños, del Valle de Uco, pueden asociarse con capitales internacionales, o nacionales, y conseguir ventajas en la consideración a la hora de vender las parcelas” dice Gennari. El proyecto prioriza las inversiones. Primero mendocinos, después nacionales, y luego capitales internacionales. Lo que terminará sucediendo es que todos se buscarán un socio local.

La venta se hará mediante una licitación internacional, y a modo de subasta. Se quedarán con las ricas parcelas regadas, de la mejor tierra del mundo, quienes paguen mejor. Hay versiones contrapuestas. Un inversor de la zona que desarrolló uno de los proyectos grandes que está en pleno funcionamiento, dijo que nadie pagará más de 25.000 dólares la hectárea para desarrollar vitivinicultura.

“No entiendo las quejas. ¿Qué tiene de malo vender para producción hectáreas con derecho de riego, muchas de las cuales se alquilan en tres mil pesos al año, a productores que no pagan ni el agua? El Ejército está endeudado con Irrigación” lanzó Gennari, uno de los hombres que suena como futuro Director General de Irrigación, una vez finalice el mandato del peronista José Luis Álvarez el 28 de este mes. ¿Será este proyecto su llave de regreso? “No hay fantasmas, no está hecho a medida de nadie, se va a vender en licitación pública y cualquiera puede ganar” explicó el funcionario advertido de las sospechas e intrigas que recorren el Valle de Uco. Es que muchos creen que este proyecto es “llave en mano” para alguien. Sí se sabe que -aunque lo llevará a cabo el gobierno nacional- el proyecto nació en Mendoza. El propio Gennari lo reconoce. “La idea es de un grupo de discusión, de riego, de productores del Valle de Uco y del resto de la provincia, del que participo” dijo al POST. Pero no abundó en precisiones. Sí aclaró que el proceso de licitación durará dos años, por lo menos, y que aún no está terminado el financiamiento. Lo están buscando, aunque se supone que el BID es uno de los grandes interesados.

Los ocupantes

Uno de los puntos de discusión es qué hacer con los arrendatarios, las personas que ya explotan algunas de esas parcelas. “Hay cuatrocientas cincuenta familias en la zona. Producen unos 35 millones de kilos de hortalizas, y un millón y medio de plantas de frutales de vivero” dice otro conocedor de la región. Muchos de ellos ya están preguntando en Tunuyán y en San Carlos qué va a pasar. Y se preparan para la resistencia.

La sombra de Calcaterra

A la hora de las versiones, muchos de los consultados recordaron que el primo menor del presidente Mauricio Macri, Fabio Calcaterra, tiene una explotación de papas de primera calidad Premium, de exportación, en Paso de las Carretas. Son unas 6.600 hectáreas productivas. Un terreno casi tan grande como La Remonta, en Campo Los Andes. Las compró hace muchos años a unos 250 dólares por hectárea. La explotación de Calcaterra es colindante con Estancia Yaucha, otro de los terrenos que podría ingresar en la venta internacional de campos mendocinos “top”. Estancia o “Campo” Yaucha es de San Carlos, y no fue mencionado en el Foro de Inversiones. Pero fue el gobernador Cornejo el que subió la apuesta, incluyéndolo en el plan. Por supuesto, ello generó la preocupación de Jorge Difonso, el intendente demócrata de San Carlos. Le envió una carta a Cornejo pidiendo explicaciones, pero no obtuvo respuesta.

Fabio Calcaterra, primo del presidente Macri.

Las opiniones están divididas respecto de Yaucha. “No creo que el proyecto de Campo Los Andes sea un ‘llave en mano’ para Calcaterra. No es una inversión atractiva para quienes plantan papas en gran escala. Esta zona, es mucho más importante que Balcarce” recordó una de las fuentes consultadas. “Pero puede que le interese en Estancia Yaucha. Claro que no es una zona tan buena como La Remonta”. Y recordó un dato bien PRO: “El libro ‘Yo no me quiero ir’ de Federico Sturzenegger ya hablaba de la bondad de estas tierras del Valle de Uco”. Evidentemente, el gobierno de Macri tomó nota del consejo de quien ahora es su presidente del Banco Central. Lo escribió en 2013 y se lo editó Planeta.

La venta de Estancia Yaucha es muy controversial y de una implementación casi imposible, por los litigios. Son más de 110.000 hectáreas, linderas a la reserva natural de Laguna del Diamante. Y está plagada de juicios. Hay un conflicto de larga data entre el Estado Nacional y la Provincia de Mendoza, por la extensión de la reserva protegida de Laguna del Diamante. El Ejército se opuso a ello. Y hay litigios de alta conflictividad entre el Estado y arrendatarios y productores que ocupan las tierras. Ello, más las legislaciones de frontera.

Sin embargo, no hay en la UCAR ni en la AABE ningún proyecto de venta de Estancia Yaucha. No se entiende por qué el gobernador Cornejo arriesgó el anuncio, en la COVIAR. “Se apuró” reflexionó una fuente del gobierno nacional, consultada por este tema.

Pedidos de informes

Por estos días, abundarán los pedidos de informe. A la carta de Difonso a Cornejo, se sumarán tres pedidos del Partido Justicialista. Uno ya lo firmaron Jorge Tanús, Omar Parisi, y Lucas Ilardo. Quieren saber del negocio, y de todas las condiciones. La senadora provincial Patricia Fadel presentará otro. Y lo mismo hará la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti.

Alejandro Gennari, el coordinador de la UCAR, irá a explicar el proyecto a ruralistas del Valle de Uco, que han estado haciendo preguntas. También los concejos deliberantes de San Carlos y de Tunuyán pedirán explicaciones. Y es muy probable que esta licitación, cuando ocurra, sea de las más observadas de los últimos tiempos, para ver quién aparece de shopping. No sea cosa que haya que dirimir nuevos “conflictos de intereses” al estilo Correo, o Avianca.

Para finalizar, una anécdota. Cuando San Carlos hizo una de sus elecciones en febrero de 2015, unos 200 militantes de La Cámpora vinieron a “trabajar” la elección y fueron alojados por el ejército del general Milani en Campo Los Andes. Por esa época, hubo un intento del gobierno anterior de vender esas tierras, y fue abortado con ayuda del propio justicialismo, para proteger a los productores locales.

Lo que hay ahora es una pelea por la tierra, el agua, por la cultura de los viejos pobladores y pequeños productores, contra las grandes inversiones que pueden desarrollar una región y valorizarla mucho más. La pregunta es si ese desarrollo es para pocos, generando más concentración, o para muchos.

Por lo pronto, al que le interese, que vaya juntando 50.000 dólares por hectárea y un socio internacional. Y para los demás, que hoy pagan de su bolsillo las inversiones para tecnificar sus fincas y que no acceden a créditos, ajo y agua. Así es el mercado. ¿Se entiende? 

Fuente:http://www.mendozapost.com/nota/57827-tierras-millonarias-apuro-negocios-y-politica/