China Y La Globalización

China se opone al proteccionismo y se pronunció a favor de la globalización y el libre comercio

Keqiang dijo que “China siempre se posicionará del lado de la paz y la estabilidad”, en alusión al rol de su gobierno en la gobernanza internacional.

El primer ministro chino, Li Keqiang, posicionó a su país como el máximo defensor de la globalización económica y un contrapeso al discurso proteccionista de Trump y a la victoria del Brexit.

Li Keqiang también prometió ayer, involucrarse más en la gobernanza internacional, algo que hasta ahora evitó y relegó en otras potencias.

“China es un país responsable. Frente a los profundos cambios de la política internacional y en el escenario económico, China siempre se posicionará del lado de la paz y la estabilidad, siempre se comprometerá con la equidad y la justicia, y siempre trabajará por la paz mundial, contribuirá al desarrollo global y defenderá el orden internacional”, aseguró Li frente a los 500 funcionarios y miembros del Partido Comunista que participan de la única sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular.

“Nos opondremos al proteccionismo en todas sus formas y nos involucraremos más en la gobernanza global”, agregó el premier en el inicio de esta cita anual de dos días, en la que la cúpula del régimen comunista chino suele definir la agenda económica, política y social para todo el año, informó la agencia de noticias EFE.

Un día antes, el gobierno chino había adelantado que este año aumentarán un 7% el presupuesto militar. Sin embargo, ayer el premier chino se concentró en los contextos político y económico, tanto a nivel interno como a nivel global.

Li anunció que la potencia asiática mantendrá el rumbo macroeconómico establecido el año pasado y que puso fin a décadas de crecimiento superior al 10% del PBI. Para 2017, el país se puso como meta un crecimiento del 6,5% del PBI, una cifra similar a la que alcanzaron en 2016.

Li apostó por una política de puertas abiertas y un orden internacional multilateral con iniciativas como la Asociación Económica Regional Integral para la región Asia Pacífico, una propuesta que recobró importancia en los últimos tiempos, luego que Trump decretara sacar a EE.UU. del Acuerdo Transpacífico, un tratado de libre comercio que su antecesor, Barack Obama, había impulsado en esa zona del mundo para contrarrestar la influencia de Beijing.

La gran apuesta de China para reactivar el histórico corredor comercial de la Ruta de la Seda está también entre las prioridades.Información publicada por diario EL LIBERAL. Director. Lic. Gustavo Ick.

Fuente:http://www.elliberal.com.ar/noticia/322640/china-se-opone-al-proteccionismo-se-pronuncio-favor-globalizacion-libre-comercio


China se abrirá al exterior como nunca antes

Los líderes chinos han afirmado a los legisladores asistentes a las sesiones políticas más importantes del año que el país se abrirá como nunca antes.

(Xinhua/Lan Hongguang)

BEIJING, 6 mar (Xinhua) — Los líderes chinos han afirmado a los legisladores asistentes a las sesiones políticas más importantes del año que el país se abrirá como nunca antes.

La puerta de la apertura de China no se cerrará, aseguró el presidente chino, Xi Jinping, el domingo por la tarde, prometiendo que el país continuará la política de apertura en todos los aspectos, y que seguirá liberalizando y facilitando el comercio y la inversión.

Xi hizo estas declaraciones al participar en un debate de panel con legisladores en el marco de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN), el máximo órgano legislativo del país. Shanghai ha sido pionera de la apertura y es donde está la primera zona piloto de libre comercio del país.

Al presentar el informe sobre la labor del gobierno ante los legisladores de la APN el domingo por la mañana, el primer ministro, Li Keqiang, anunció una serie de medidas de apertura al exterior sin precedentes.

Las empresas extranjeras podrán cotizar en las bolsas de China y emitir bonos, también se les permitirá participar en proyectos de ciencia y tecnología nacionales, afirmó Li.

Las firmas extranjeras serán tratados igual que las nacionales en la solicitud de licencias, ajuste de estándares y trámites gubernamentales, y gozarán de las mismas políticas preferenciales en el marco de la iniciativa Hecho en China 2025, un plan dirigido a modernizar el sector manufacturero.

China promete “significativos progresos” en el ambiente para la inversión extranjera. El sector servicios, la manufactura y la minería se abrirán aún más a la inversión extranjera.

Los gobiernos locales, dentro del marco de los poderes que les conceden las leyes, adoptarán políticas preferenciales para atraer inversiones extranjeras. China construirá otras 11 zonas de libre comercio piloto y difundirá ampliamente las prácticas que se han probado que funcionan en dichas zonas, indica el informe.

China extenderá también la práctica de gestionar el comercio internacional a través de una sola ventanilla, lo que permite a comerciantes transfronterizos que entreguen los documentos necesarios en una sola localidad con el fin de mejorar la eficacia.

Las autoridades lograrán la integración nacional de trámites de despacho de aduanas este año, aseguró el premier chino.

REACCIÓN POSITIVA

“La participación del capital extranjero en los proyectos de ciencia y tecnología nacionales acelerará el proceso de comercialización de los logros fruto de la investigación en ciencia básica”, opinó Qiu Zilong, especialista del Centro de Excelencia en Ciencia Cerebral y Tecnología de Inteligencia, de la Academia de Ciencias de China.

La llegada de inversión foránea al desarrollo de proyectos de ciencia y tecnología puede aumentar la competición, sostuvo Wang Jing, jefe del grupo Newland Technology, quien también es miembro del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino.

La globalización y la liberalización del comercio son la tendencia de esta era y las empresas chinas tienen que seguir las directrices del presidente Xi en la apertura para conquistar un espacio en la competición global, manifestó Chen Xuyuan, encargado de Shanghai International Port Group y legislador de la APN.

Las iniciativas de apertura más recientes demuestran la confianza y el enfoque de China, señaló Zhang Zhao’an, subdirector de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai y miembro de la APN.

ANCLA DE GLOBALIZACIÓN

China es vista como el ancla de la globalización. Los expertos han tomado nota del énfasis del país en lo relativo a la apertura, considerándola beneficiosa no sólo para China, sino también para el resto del mundo.

“Ante la tendencia antiglobalización, el gobierno chino destacó la necesidad de abrir aún más la economía y de atraer la inversión extranjera. Creemos que los pasos concretos en esta dirección ayudarán a que China escale en la cadena de valor”, escribió Ding Shuang, economista del banco Standard Chartered, ante del comienzo de la sesión de la APN.

A principios de 2017, el presidente Xi dio un alentador discurso en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, Suiza, en el cual comparó el proteccionismo a “encerrarse en una habitación oscura”.

El desarrollo de China es una oportunidad para el mundo. China se ha beneficiado de la globalización económica y también ha contribuido a la misma. El rápido crecimiento del país ha sido un motor poderoso y sostenible para la estabilidad y la expansión económica global, afirmó Xi durante el foro.

La puerta de China se abrirá aún más y el país seguirá trabajando para convertirse en el destino más atractivo para la inversión extranjera, declaró el premier chino en el informe.

Fuente:http://spanish.xinhuanet.com/2017-03/06/c_136107308.htm


Un acuerdo de libre comercio Uruguay-China (I)

Se observan diversos posicionamientos de actores políticos y sociales en relación a los efectos de un probable acuerdo de libre comercio entre Uruguay y China (Alcuc). Muchos de ellos hacen referencia a un Informe de Gobierno de diciembre de 2016, donde se analizan estos impactos.

El número más impactante es siempre el referido al empleo. Según los trascendidos de prensa la consecuencia de tal acuerdo sería la pérdida de 35.000 puestos de trabajo en el sector manufacturero, hecho que ha sido enfatizado en particular desde el Ministerio de Industria. No pretendo aportar nuevos números sino aclarar conceptos que a mi criterio se están manejando, en algunos casos, de forma confusa e incluso en otros, totalmente equivocada. Lo grave de esta confusión y de equívocos es que está ubicado a nivel de los formadores de opinión pública y actores que más están directamente involucrados en la generación de una postura a este respecto y que influirán en el proceso decisorio posterior.

El mensaje que quiero comunicar es simple. Un acuerdo con un país del tamaño económico de China registra dos efectos fundamentales. Por un lado, permitiría obtener una mejora en acceso al mercado que se traducirá en mejores precios y seguridad de inserción para un conjunto de sectores exportadores. Por el lado de las importaciones, implicará un ahorro en la medida que se reducirá el desvío de comercio hacia los socios regionales con menores niveles de eficiencia en el sector manufacturero. Tanto vendiendo como comprando el país obtiene una mejora de bienestar. Lo que sigue de la nota es la justificación de esta afirmación basándome para ello en la teoría de la integración económica.

El análisis de un acuerdo preferencial de comercio (por ejemplo típicamente la creación de una zona de libre comercio) implica dos efectos simultáneos que es necesario considerar. En primer lugar, la liberalización comercial respecto de un socio implica la sustitución de producción doméstica por producción más eficiente del socio con el cual se hace el acuerdo. A este efecto se le denomina creación de comercio y determina una mejora para la economía que se está liberalizando. Simultáneamente puede ser considerado una amenaza sectorial para aquellos sectores domésticos comparativamente más ineficientes que deberán contraer la producción. Una amenaza comercial es una contracción de la producción doméstica causada por un incremento de las importaciones del socio. Es decir, la creación de comercio tiene como contrapartida una amenaza sectorial, lo que en la jerga de la negociación comercial se denomina una sensibilidad. En segundo lugar, la liberalización comercial preferencial puede derivar en una mayor protección al socio. Este efecto se observa cuando el socio con el que se hace el acuerdo es relativamente más ineficiente que un proveedor del resto del mundo del cual el país en cuestión se abastece. El efecto es una sustitución de producción eficiente del resto del mundo por producción más ineficiente del socio comercial preferencial. A esto es lo que la teoría llama desvío de comercio. Se le compra al socio a un precio mayor (el nivel de preferencia) y se resigna ingreso arancelario que se traduce en una pérdida para la economía que se está liberalizando de forma preferencial.

Para tener una comprensión cabal del fenómeno se requiere elaborar estas ideas un poco más e integrar tres dimensiones nuevas al análisis: el tamaño relativo de los mercados, el nivel de la protección y la especialización de cada socio. La magnitud relativa y la forma en que se mezclan la creación y el desvío de comercio en cada sector, es función de la combinación de estas dimensiones. Por otra parte, es necesario mirar a cada país no solamente comprando (por el lado de las importaciones) sino también vendiendo (en sus exportaciones).

Este análisis permite construir tres casos típicos cada uno de los cuales tiene dos variantes: protección ampliada (exportador eficiente y no eficiente); protección reducida (exportador eficiente y no eficiente); caso intermedio (exportador eficiente y no eficiente). A su vez cada uno de estos casos tiene la posibilidad de distinguir si la protección es significativa o no lo es, por lo que la liberalización preferencial tendría efectos menores. Considerando además la especialización de los países en relación a su complementariedad comercial (que uno venda lo que el otro compra), las variantes se multiplican aún más. Para conocer el tipo de efectos en cada mercado se requiere hacer un juicio preciso sobre cada una de las dimensiones mencionadas.

En la segunda parte de esta nota voy a utilizar el acuerdo de libre comercio entre Uruguay y China (Alcuc) para ejemplificar los conceptos aquí mencionados y las dimensiones que se requieren usar para identificar el sentido y la magnitud relativa de los efectos. Este caso es tan extremo, dado el valor que adoptan estas variables, que es posible hacer una tipificación muy clara de lo que se espera vaya ocurrir tanto del punto de vista del flujo exportador como importador.

Dada las condiciones actuales que el país tiene en su contexto doméstico y regional, la verosimilitud que tiene firmar el Alcuc es baja. El análisis de este asunto es un problema en sí mismo y motivará alguna nota futura para analizar los motivos que han jugado en contra de una dinámica diferente en este tema. Pero vinculado con esta nota, quisiera destacar que la información de impactos para evaluar alternativas debe ser elaborada y aplicada con criterios técnicos estrictos para contar con una información útil, que permita decidir entre opciones distintas en función de cuales sean más convenientes para el interés general. Quizás el informe del gobierno esté hecho sobre estas bases, pero la comunicación pública de los eventuales resultados que arroja viene siendo hasta ahora muy deficitaria, y la reserva sobre su contenido no colabora en la dirección de promover una discusión racional e informada sobre el tema.

Fuente:http://www.elpais.com.uy/economia-y-mercado/acuerdo-libre-comercio-uruguay-china.html