Para muestra, basta una jeringa

(Por Lucas Hernán Ghi (Especial para Motor Económico)

La situación es grave, preocupa, angustia. Desconcierta la indiferencia de las autoridades ante el estado crítico en el que se encuentra la única fábrica de producción nacional de jeringas que se encuentra en Morón .

El ingreso desmedido de jeringas chinas, dumping mediante, más el incremento salvaje de tarifas hace de esta empresa una nave que pide a gritos ayuda para evitar un naufragio que acabaría con el empleo de cerca de 80 trabajadores y trabajadoras.

Me corrijo, hubo respuesta, se limitó a ensayar lo que parece es el protocolo a replicar a lo largo y ancho del país frente a emprendimientos productivos que zozobran debido a las políticas implementadas desde diciembre de 2015; los invitaron a reconvertirse en importadores contando para esto con subsidios que podrían utilizar para indemnizar a los empleados que ya no tendrían lugar dentro la fábrica, es decir el 90 por ciento dela planta quedaría desafectada.

Los responsables del establecimiento no reniegan de la competencia, están dispuestos a seguir esmerándose para continuar siendo una opción cierta en el mercado, pero necesitan de un Estado que intervenga, que administre el comercio exterior, que regule a través de los mecanismo de los que dispone para que en este caso, como en tantos, economías de otras escalas no destruya empleo nacional.

Este es el modelo de país que tiene por bandera la administración Cambiemos. Un sistema industrial que progresivamente vaya primarizándose, que especule financieramente, fortaleciendo el sector servicios, desarticulando el entramado productivo y promoviendo la incorporación de manufacturas importadas, aumentando el desempleo y discutiendo así salarios a la baja. Frente a este escenario, cuyo desenlace pereciera encontrar eco en las imágenes de los noventa solo queda el camino de la unidad de quienes defendemos la industria nacional para torcer el rumbo de un gobierno dispuesto a reestructurar la economía del país en beneficio de pocos y en perjuicio de las mayorías.

Fuente:http://motoreconomico.com.ar/cruda-realidad/para-muestra-basta-una-jeringa