Partido Laborista británico denuncia complot de diplomático israelí

El opositor Partido Laborista de Gran Bretaña ha pedido una investigación sobre un complot “extremadamente inquietante” de un diplomático israelí contra parlamentarios británicos pro-palestinos.

La portavoz de Asuntos Exteriores del partido, Emily Thornberry, criticó Tel Aviv el domingo tras la publicación de un vídeo, en el que se escucha a un funcionario de la Embajada israelí conspirando para “derribar” a algunos de parlamentarios británicos.

“¿Puedo darle algunos nombres de diputados (miembros del Parlamento) que yo sugeriría que derriben?” se oye decir al agregado político de la Embajada israelí Shai Masot.

En un principio, el régimen ignoró el vídeo, grabado en secreto por un periodista de la emisora Al Yazira que engañó al diplomático israelí al hacerse pasar por un activista laborista pro-israelí, pero anunció más tarde que Masot terminaría su misión “en breve”.

El embajador de Israel en Gran Bretaña, Mark Regev, también pidió disculpas a uno de los diputados que figuraba en la lista negra del diplomático, afirmando que el asunto se consideraba “cerrado”.

Por su parte, Thornberry no ocultó su indignación afirmando que la acción del diplomático israelí era “una injerencia impropia en nuestra política democrática”.

“La exposición de un funcionario de la Embajada israelí que discute cómo derribar o desacreditar a un dirigente del partido y a otros diputados a causa de sus opiniones sobre Oriente Medio es extremadamente inquietante”, dijo Thornberry. “No basta que el Foreign Office diga que el asunto está cerrado. Ésta es una cuestión de seguridad nacional”, señaló.

El vídeo también provocó la ira de algunos políticos conservadores.

“Durante años, los Amigos Conservadores de Israel y los Amigos Laboristas de Israel han trabajado con la Embajada israelí para promover la política israelí y frustrar la política del gobierno del Reino Unido y las acciones de los funcionarios británicos que tratan de defender los derechos de los palestinos”, dijo un ex dirigente conservador al Mail el domingo. “Muchos países tratan de imponer sus puntos de vista sobre otros, pero lo que es escandaloso en el Reino Unido es que, en vez de oponerse a estos intentos, los sucesivos gobiernos se han sometido a ellos, toman el dinero de los donantes y permiten que la influencia israelí diseñe la política e incluso determine el destino de los dirigentes y funcionarios”.

El ex ministro también pidió una investigación sobre el asunto, afirmando que “este financiamiento opaco y las actuaciones de detrás del telón son una deshonra y humillación nacional y deben ser eliminados”.

Las grabaciones muestran también como Shai Masot buscó establecer organizaciones y grupos de jóvenes para promover la influencia israelí dentro del Partido Laborista, con financiación secreta de la Embajada israelí, en un esfuerzo para dañar el liderazgo de Jeremy Corbyn al que el diplomático israelí califica de “loco”, que es seguido por “extremistas”. En la grabación, él describió sus planes para crear un ala juvenil de la organización Amigos Laboristas de Israel y reveló que él había creado otras organizaciones en el pasado como la rama juvenil de los Amigos Conservadores de Israel.

Masot creó también un grupo llamado “Amigos de la Ciudad (de Londres) de Israel” en colaboración con el AIPAC, la principal organización del lobby sionista en EEUU. Él llevó a delegaciones de miembros del Partido Laborista a Israel y recibió del gobierno israelí un millón de libras esterlinas para financiar futuras visitas.

Corbyn apoya la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) contra Israel. Masot, en otra parte de las grabaciones, afirma que ha recibido la tarea de desacreditar y socavar este movimiento.

Source: Diverso

Fuente:http://spanish.almanar.com.lb/47771