Cuando en Francia se debatió el canje de la Patagonia por deuda pública

pat-2.jpg

Por Gonzalo Carranza

El 5 de Marzo del 2003 diarios franceses debatieron sobre la cesión de tierras argentinas por canje de deuda.  El diario “Liberation” denunció que el país podría pagar deuda con territorio.” Nouvelle Observateur” especuló con una suerte de leasing. En Argentina, el diario patagónico “Río Negro” le dio gran importancia a las publicaciones de los medios europeos. El ex presidente de la Nación, Eduardo Duhalde en su libro “Memorias del incendio- los primeros 120 días de mi presidencia” cita estas publicaciones.Un tiempo antes, en agosto del 2002, The New York Time también había publicado un articulo sobre la secesión de la Patagonia.

 Con una riqueza incalculable, la Patagonia Argentina siempre está en la mira de las grandes potencias y grupos económicos. Lamentablemente, gran parte fue vendida de manera silenciosa a empresas locales y extranjeras. La ley de tierras sancionada en 2011 no cambió la situación, los recursos estratégicos que fueron vendidos con anterioridad a dicha ley están en manos extranjeras y la legislación no hace hincapié en la figura del testaferro. Un ejemplo es Nícolás Van Ditmar,  testaferro de Joe Lewis (ver Patagonia en Venta). La sociedad argentina debe prestar atención y tomar conciencia de la situación.  Muchos ven estas publicaciones como algo que jamás podría pasar pero la realidad muestra otra cosa. Estos métodos para cambiar tierras por deuda ya se han aplicado. En Grecia están vendiendo las islas para poder pagar el famoso “rescate”.

Debemos entender que Argentina es un país con grandes tierras y recursos naturales que están siendo vendidos, perdiendo cada vez más soberanía. Las potencias mundiales y los grupos económicos la ven geopolíticamente como un lugar estratégico por sus ilimitadas riquezas. Si le agregamos el problema de la deuda externa, deuda ilegal que nunca fue investigada, porque no pensar que ante una situación de un nuevo endeudamiento externo esto pueda llegar a cumplirse. El tiempo lo dirá. Mientras tanto abramos los ojos.


PUBLICACIONES:

Nouvelle Observateur- Francia

ARGENTINA – ¿La Patagonia subastada?

«Con el fin de reembolsar su deuda al FMI, el Gobierno argentino negociaría secretamente la venta de esta región y sus recursos naturales a los Estados Unidos.»

Ciertas asociaciones sospechan desde hace varios meses que las autoridades argentinas, confrontadas a una crisis social y financiera sin precedentes, consideran la posibilidad de vender parte del territorio de la Patagonia y sus recursos naturales a los Estados Unidos, a cambio de la anulación de una deuda colosal que el país contrajo ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estas sospechas fueron reforzadas por el diario Libération el 4 de marzo, en un reportaje en que describe una encuesta entre los habitantes de la región y destaca algunas relaciones entre los dirigentes argentinos y algunas empresas americanas.

Un sondeo misterioso, vínculos dudosos

En marzo de 2002, reporta el diario, se envió un cuestionario al efecto a los habitantes de la Patagonia, preguntándoles, en particular, si estarían dispuestos a intercambiar los 1,76 millones de kilómetros cuadrados de la región contra la anulación de la deuda del país y si aceptarían confiar la economía argentina a un funcionario del FMI u otro organismo internacional.

Este sondeo fue presentado al Instituto Tecnológico de Massachusetts por un macroeconomista de nombre Rudiger Dornbush, que por otra parte es consultor de un lobby americano, Zemi Communication. Ahora bien: esta sociedad resultó ser la elegida por el Presidente argentino Eduardo Duhalde a fin de abogar por su causa ante instituciones internacionales.

Además, Zemi Communication está presidida por el antiguo Secretario de Estado del Presidente Richard Nixon, Henry Kissinger, que nunca ha ocultado su interés por las reservas naturales de la Patagonia.

Esta región dispone, en efecto, de importantes reservas de petróleo –75% de las reservas del país– agua dulce y minerales, que desde hace varios años son codiciadas por las empresas extranjeras.

Tierras desmanteladas

Estas reservas naturales ya son en gran parte de propiedad financiera de sociedades extranjeras. Así pues, la sociedad canadiense de prospección IMA Exploration, es propietaria de 1.000 kilómetros cuadrados de tierra y anunció, en un comunicado del 4 de marzo, haber descubierto un importante yacimiento de plata en la región de Navidad. El comunicado precisa que “Navidad se encuentra en la región de la Patagonia, en Argentina, y es 100% de propiedad de la compañía”.

De la misma forma Libération enumera las propiedades de Douglas Tompkins, empresario americano y fundador de Patagonia Land Trust, proprietario de alrededor de 100.000 hectáreas. Además, destaca el diario, 14,5 millones de hectáreas de tierras agrícolas de Patagonia están hipotecadas por dos bancos, el Nación y el Provincia. Dentro del cuadro de una privatización de las instituciones financieras argentinas vivamente reclamada por el FMI, estas hipotecas serían revendidas, probablemente a un inversor extranjero, que se constituiría así en el proprietario.

Los nativos contra “la puesta en venta”

El Gobierno ya ha dado motivo a las asociaciones de defensa de la Patagonia a pensar que está negociando secretamente una subasta de la Patagonia. En noviembre de 2002, la coordinadora de los pueblos indígenas argentinos publicaba un comunicado de prensa titulado “Se adjudica la Patagonia”. “Ustedes serán certeramente informados del proceso de subasta de la Patagonia que el Estado nacional y los Estados provinciales conducen en beneficio de grandes intereses extranjeros.” “La forma desvergonzada con que este proceso se lleva a cabo”, afirma el comunicado dirigiéndose a los periodistas, “es prácticamente una entrega del territorio y la utilización de recursos naturales estratégicos para la humanidad, como el agua, que, curiosamente, forman parte esencial del interés de esta subasta”.-

http://tempsreel.nouvelobs.com/monde/20030305.OBS7775/la-patagonie-mise-aux-encheres.html


The New York Times – EE.UU

secesión territorial

http://www.nytimes.com/2002/08/27/world/some-in-argentina-see-secession-as-the-answer-to-economic-peril.html?pagewanted=all&src=pm


Liberation – Francia

Rico en Petróleo y agua dulce, el sur argentino aviva la codicia

Un Estado en agonía vendería la Patagonia

  • La sospecha recorre la estepa: el gobierno de Buenos Aires soñaría con ceder esa inmensa región a los Estados Unidos y sus bancos, a cambio de la cancelación de su colosal deuda externa.
  • «Los bancos extranjeros y el FMI han sugerido al Presidente realizar un sondeo sobre el proyecto de pagar la deuda con venta de territorio.» Un ex-diputado peronista

Por Antoine Bigo – Patagonia (provincia de Chubut) enviado especial

Petróleo y ovejas. Como insectos en la estepa, cientos de pozos de petróleo bombean incansablemente el oro negro del desierto patagónico. A la vuelta de una colina grisácea cepillada por el viento, un grupo de ovejas comparte magros penachos espinosos quemados por el sol del verano y el gélido invierno. La ruta asfaltada que conecta a Comodoro Rivadavia, la capital del petróleo, y Rawson, sede del Gobierno de la provincia del Chubut, es una línea recta de 450 kilómetros, al bonito medio de un paisaje sin final. Como única presencia humana, una gasolinera intermedia, casi réplica del Café Bagdad. A la hora del almuerzo, camioneros silenciosos dejan enfriar el motor del mastodonte, mientras comen gigantescos lomos cocidos a las brasas. Los pasajeros de los dos autobuses que se cruzan invaden los baños y se lanzan sobre las botellas de agua fresca. Antes de volver a salir para no menos de 200 km de meseta desolada, sin un ápice de sombra y con un viento que debe descornar los bueyes. Imposible evitarlo. Un cartel sobre la pared de la agencia de alquiler de autos del aeropuerto local alerta: “siempre abrir las puertas cara al viento.”

La Patagonia se extiende entre lo que los marineros llaman “el aullante paralelo 40″ y el “rugiente paralelo 50”. Sobre las colinas que circundan Comodoro Rivadavia, gigantescos motores eólicos aprovechan un recurso aquí inagotable para producir una parte de la electricidad necesaria para la ciudad. Por todas partes los molinos de viento decoran el paisaje. Es que, apenas uno se aleja de los contados ríos que surcan estos 3.000 km de estepa, los molinos son el único medio de extraer el agua dulce que desciende de los glaciares andinos. En las cinco provincias (1) que constituyen la Patagonia (17,6 millones de km2, casi la mitad de la superficie del país, o la extensión territorial de Turquía), cerca de 4 millones de ovejas conviven con el millón y medio de habitantes de la región,¬ de los 37 millones que tiene Argentina. Ninguna ciudad sobrepasa los 100.000 habitantes.

theodor Herzl deuda por territorio plan andinia patagoniaCon todo, este territorio inhóspito siempre ha atraído a los aventureros. Desde Antoine Orélie de Tonnens, perigurdiano iluminado que anexó la Patagonia en 1859, pasando por Theodor Herzl, teórico del sionismo que, a principios del siglo pasado, soñaba con crear aquí el Estado de Israel, antes de que Palestina fuera elegida. Millares de pioneros venidos principalmente del País de Gales, de los países bálticos y de Europa Central hicieron fortuna con la lana antes de que los recursos se agotaran debido a la aparición de las fibras sintéticas. Son los inmigrantes que valorizaron las riquezas de Argentina, gracias a leyes que les eran extremadamente favorables. “Los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los Incas y los argentinos…” ¡del barco! “dicen en América Latina.”

Sondeo premonitorio

En la actualidad, en un país donde la crisis es tanto económica como de identidad nacional, el temor de una Patagonia vendida a los extranjeros agita los ánimos. Y no solamente porque millonarios americanos, aprovechando el precio ridículo de las tierras, fundan una asociación ecológica para pagar menos impuestos en los Estados Unidos y compran unos millares de hectáreas en Patagonia. Diputados y senadores locales interpelaron al Gobierno hace algunos meses sobre una posible venta de la región a los americanos y a sus bancos en cancelación de la deuda colosal del país. Es que la Patagonia es desierto, pero desierto dotado de dos de los recursos naturales más deseados: cerca del 75% de las reservas de petróleo y gas del país, y yacimientos de agua dulce ubicados entre los más importante del mundo. En su oficina con revestimientos de madera oscura del Congreso argentino, Carlos Prades, el Senador de Caleta Olivia,¬ segunda ciudad de la provincia de Santa Cruz, proclama: «No pasará en Patagonia lo que pasó con las Malvinas (2). Nosotros no lo permitiremos y defenderemos la integridad de nuestro territorio hasta las últimas consecuencias.»

Fue una encuesta realizada en marzo de 2002 por una empresa consultora hasta entonces desconocida, la que puso la pulga en la oreja de los argentinos. Con preguntas más bien sorprendentes, si hay que creer a Jorge Giacobe, director del instituto, quien afirma que la encuesta está dirigida por «una firma europea interesada en efectuar inversiones en Argentina y cuya identidad no puede revelar para respetar el secreto profesional ». ¿Pero qué interés tiene un inversor extranjero en preguntar a los habitantes de Comodoro Rivadavia, de Trelew o Puerto Madryn si estarían de acuerdo en canjear la Antártida Argentina por la anulación de la deuda del país? ¿O si aceptarían vender tierras que pertenecen al Chubut para pagar la deuda acumulada por la provincia? ¿O bien si estarían dispuestos a confiar la economía argentina a un funcionario del FMI u otro organismo internacional? En el momento del sondeo, la economía del país estaba muy mal, el peso se había devaluado y el país estaba plagado de deudas. A regañadientes, el Presidente Eduardo Duhalde contrató a una consultora, Zemi Comunicación, cuyo Presidente es Henry Kissinger, para asistir al Gobierno en sus negociaciones con los organismos financieros internacionales. Ahora bien el antiguo Secretario de Estado del Presidente Nixon siempre ha considerado qe los recursos naturales de América Latina revisten interés estratégico para Estados Unidos, que en un futuro próximo, podría explotarlos directamente.

Eco-barones americanos

Cesar Amaya, abogado que ejerce en Caleta Olivia, alerta entonces a la opinión pública y a los diputados locales. «Lo que me preocupa, dice, es que este sondeo fue presentado al MTI (Instituto Tecnológico de Massachusetts) por Rudiger Dornbusch, macroeconomista y asesor del estudio Kissinger Associates. Poco antes, esa misma entidad lanzaba la idea que Argentina debía abandonar toda soberanía en términos de política fiscal y monetaria y ser administrada por un órgano colegiado de asesores extranjeros formado por funcionarios de los bancos centrales y del FMI». Este texto, disponible en Internet, convoca, entre otras cosas, a una campaña de privatización masiva de los organismos financieros, temida por la Federación de agricultores argentinos, ya que dos de los bancos considerados, el Banco Nación y el Banco Provincia, poseen hipotecas sobre 14,5 millones de hectáreas de tierra. En caso de privatización, el comprador, muy posiblemente extranjero, dado el estado de la economía del país, pasaría a ser propietario virtual de alrededor de la mitad de la pampa húmeda, la parte el más septentrional de la Patagonia, que es el granero de trigo y de ganado de Argentina. En el seno mismo del Gobierno de Buenos Aires, la idea sigue su camino, con la presencia como asesor de Norman Bailey, miembro de la fundación americana Potomac y de la Trilateral Commission, grupos de reflexión conservadores. La Trilateral recomienda el canje, por una parte de la deuda, de las “tierras fiscales”, propiedad del Gobierno argentino (cuya superficie equivale a la de Italia). «Estoy convencido de que fueron los bancos extranjeros y el FMI quienes sugirieron al Presidente Duhalde realizar un sondeo en Patagonia para testear la reacción de los argentinos sobre el proyecto de pagar la deuda vendiendo territorios», afirmó Juan Gabriel Labaké, analista político, abogado y ex diputado peronista.

Más allá de las legítimas sospechas sobre el desmantelamiento del país, el fenómeno actual de venta de tierras a los extranjeros preocupa a los argentinos, sobre todo si los compradores son estos eco-barones norteamericanos o ingleses, de millonarias fundaciones de ecología que sientan presencia en estos grandes espacios vírgenes y se esfuerzan para retenerlos. «Las propiedades extranjeras son tan inmensas y la Patagonia está tan distante de Buenos Aires que si un gobierno extranjero decidiera construir una base militar, la gente recién se enteraría veinte años después», ironiza Carlos Moreno, universitario e historiador de la Patagonia.

Fundación sospechosa

Un americano en particular, Douglas Tompkins, está en la mira de las asociaciones medio-ambientalistas. Este señor ya compró 276.000 hectáreas al sur de Chile a nombre de su fundación ecológica, Patagonia Land Trust. Él y su mujer , Kristine McDivitt hicieron fortuna con las prendas deportivas: él como fundador de las marcas Esprit y North Face; ella creando Patagonia con el canadiense Yvon Chouinard. Ambos vendieron sus intereses en estas empresas y se encuentran con una fortuna evaluada en 150 millones de dólares.

Enamorados de la naturaleza, adeptos a una ecología intransigente, comparten su existencia entre los fiordos chilenos durante el verano meridional y la pequeña explotación (170 há) que poseen a título personal en la provincia argentina de Corrientes, durante el invierno. Pero son las compras de tierras efectuadas a nombre de su fundación las que hacen temer: en la provincia de Santa Cruz, la estancia Sol de Mayo (21.850 há), la estancia El Rincón (14 170 há), la estancia Dor Aike (33.000 há) y sobre todo la estancia Monte León (61.270 há, con 32 km de costas sobre el Atlántico, por 1,4 millones de dólares…) Esta propiedad adquirida por la Patagonia Land Trust, luego «donada» (para beneficiarse con las ventajas fiscales vinculadas con inversiones en zonas protegidas), el 10 de mayo de 2001, a la ONG local Vida Silvestre (una fundación ecológica de derecha argentina), debería terminar como un Parque Nacional. Pero se ha estipulado que si el gobierno argentino tarda en conceder su aval, la Patagonia Land Trust deje de participar en el juego….

http://www.liberation.fr/planete/2003/03/04/etat-a-l-agonie-vendrait-patagonie_457539


FRANCIA DEBATE CESIÓN DE TIERRAS PATAGÓNICAS

“Liberation” denunció que el país podría pagar deuda con territorio.”Nouvelle Observateur” especuló con una suerte de leasing. Desde el país advierten sobre los peligros que genera la información.

El 5 de marzo último el diario francés Liberation tituló “Estado en agonía vendería la Patagonia”.
El enviado especial del diario parisino a Argentina, Antoine Bigo, denunció la vulnerabilidad de la zona, en vista a que hay estudios que indican que el país podría pagar deuda con su territorio y que actualmente se están vendiendo tierras patagónicas a extranjeros a sumas irrisorias.
La nota volvió la polémica, una polémica que con llamativa frecuencia instala a este confín austral en la mesa de los grandes temas, o como gustaba decir al también francés Michel Foucault, la Patagonia es un asunto que recurrentemente “se problematiza”.
Regionalización, secesión y ahora cesión de tierras como modo de pagar la deuda externa fueron tres de los encuadres del debate que durante el último año tuvo como centro la mítica Patagonia.
El periodista del diario fundado por Jean Paul Sartre (hoy en manos de capitales que tienen intereses en el sur argentino) remarcó en su nota la indiferencia del gobierno de Duhalde sobre el particular, funcionario que -asegura- estaría dispuesto a “ceder esta inmensa región a EE.UU. y su bancos para borrar su deuda colosal”.
La noticia adquirió una repercusión inusitada no sólo en Francia que se ocupó los últimos días de recabar todos los datos “objetivos” que indican que habría razones para preocuparse por esta geografía ( destaca que hay enormes extensiones que están hoy en manos de extranjeros o que se comercializan a precios irrisorios) sino en quienes saben que la región constituye un imponente reservorio de recursos naturales del mundo, entre ellos, de petróleo, gas y agua dulce.
El periodista y corresponsal de un diario argentino, Enrique Oliva, se sumó al debate y deslizó una crítica a Bigo pues lo vincula con los intereses que defiende su empresa ( hasta dice de su nota que parece un “aviso de inmobiliaria”) y sostiene que “en verdad, el autor del artículo no dice nada nuevo, pero la resonancia de su nota en Francia internacionaliza el tema y puede atraer bandadas de buitres”.
Oliva termina advirtiendo sobre el silencio de mandatarios patagónicos sobre un tema tan sensible.
El viernes último la polémica fue recreada por el semanario galo Nouvelle Observateur : así el debate sobre el canje de la Patagonia por deuda volvió a instalarse en Francia y comenzó a tener su impacto en Argentina. El semanario intensificó el rumor de Liberation y en el primer párrafo de su nota da cuenta de la posibilidad de que la Patagonia pase a control de USA, en una conciliación de pagos con organismos financieros y los acreedores privados del sector público argentino. Nouvelle Observateur avanza y especula con la posibilidad de una cesión completa de tierras o bien de una suerte de leasing.
Otra vez, como ocurrió luego de la publicación en agosto pasado de una nota en tapa del diario New York Times que hablaba de la posibilidad de que la Patagonia se independice del resto del país como modo de salvarse de la debacle nacional, la crisis argentina vuelve a ser el transfondo del relato.
Así, la prensa menciona las diversas iniciativas existentes, a partir de que el MIT (Massachusetts Institute of Technology) lanzó su trabajo, firmado por el fallecido economista Rudiger Dornbush, y de la irrupción como consultor del gobierno de Duhalde de Alan Stoga (ex Henry Kissinger), o del desembarco de la sociedad canadiense IMA Exploration, de las tierras que adquiere Douglas Tompkins, entrepreneur estadounidense y fundador de Patagonia Land Trust, vinculado a Vida Silvestre.
Pero la verdadera iniciativa al respecto le pertenece a Norman Bayley, un lobbyista americano que asesoró al Duhalde.
“Hoy -escribe Bigo- en un país donde la crisis es tanto económica como de identidad, el temor de una Patagonia en liquidación de saldos a extranjeros agita los espíritus. No solo porque millonarios norteamericanos se benefician del precio irrisorio de las tierras, fundando una asociación llamada de ecología para pagar menos impuestos en EE.UU y comprar miles de hectáreas en Patagonia. Legisladores locales han interpelado al gobierno sobre una posible venta de la región a los americanos a cambio de la deuda colosal del país.” ¿Y…? ¡Y no pasa nada!”.
Y la polémica en el país que vio nacer al rey de la Patagonia, continúa y toma forma en el sur.

http://www1.rionegro.com.ar/arch200303/p09s19.html


“Memorias del Incendio – Los primeros 120 días de mi presidencia”

http://www.presidenciaduhalde.com.ar/system/objetos.php?id_prod=661&id_cat=52


Fuente:https://soberaniadigital.com/2016/03/07/cuando-en-francia-se-debatio-el-canje-de-la-patagonia-por-deuda-publica/