Ocho de las 12 sociedades que declaró Macri no presentaron sus balances

Lo respondió oficialmente la IGJ ante pedidos de informes de “Chequeado.com”. Además, sus terrenos en la provincia de Salta fueron mal declarados ante la Oficina Anticorrupción. En esta investigación te contamos por qué la evolución patrimonial del Presidente presenta inconsistencias, errores y omisiones que investiga la Justicia.

Ocho de las 12 sociedades que declaró Macri no presentaron sus balances

Chequeado.com // Viernes 25 de noviembre de 2016 | 18:01

Cuando Mauricio Macri era chico, como casi todos los pibes, jugaba con pelotas y autitos. A esas dos cuestiones dedicó buena parte de su vida adulta, hasta que decidió que lo suyo era la política, una actividad que nunca le había interesado demasiado.

Cuando tenía 33 años, en 1992, fue nombrado por su padre Franco vicepresidente de la empresa Sevel, dedicada a la producción de automóviles Fiat y Peugeot. En los dos años siguientes fue el titular de la compañía. Por maniobras que se realizaron vía Uruguay, estuvo procesado por contrabando cuando era uno de los responsables de la firma, en un perjuicio para el Estado argentino que se calculó entonces en unos 300 millones de dólares. La causa fue cerrada por la llamada mayoría automática de la Corte Suprema de Justicia de la Nación menemista, en 2002, cuando Macri se había cansado de los coches y se dedicaba a la pelota, como presidente del Club Boca Juniors: su trampolín hacia la política, hasta llegar a la Presidencia de la Nación.

Pero Macri ya había desarrollado su interés por el rubro automotor muchos años antes, cuando en 1983 fundó con su amigo Nicolás Caputo la empresa Mirgor, dedicada a la producción de electroventiladores para refrigerar los motores de los coches, entre otros implementos. Uno de sus principales clientes era Sevel. En la compañía trabajaba también Pablo Clusellas, actual secretario de Legal y Técnica de la Nación, quien se encargaba de los asuntos legales y era ex compañero de colegio de Macri. “El verdadero cerebro de la empresa, el que la tenía clara con los negocios era un hermano de Caputo”, cuenta un ex ejecutivo de la firma. Macri ha dicho varias veces que considera a Caputo como un hermano. Una muestra de esa cercanía es que estuvo presente en las negociaciones cuando Macri fue secuestrado en 1991 por la llamada “banda de los comisarios”. El actual Presidente fue liberado tras el pago de un rescate de 6 millones de dólares.

Hoy Caputo es una suerte de ministro sin cartera y, pese a no tener ningún cargo formal en el Gobierno, es uno de los principales asesores del titular del Poder Ejecutivo. Macri se alejó de Mirgor en 1994, pero su amigo Nicolás siguió adelante con la empresa, que se diversificó hasta dedicarse a la producción de teléfonos celulares en la provincia de Tierra del Fuego.

Desde que Macri llegó a la Presidencia en diciembre de 2015, las cosas no habrían podido ser mejores para Mirgor. En un año, sus acciones, que cotizan en el panel principal del Merval, se incrementaron en un 600 por ciento. Y pueden seguir prosperando al calor de los anuncios del Gobierno. A comienzos de julio último, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, informó sobre el envío al Congreso de un proyecto que busca bonificar impuestos hasta el 15% por la utilización de insumos de industria nacional en el sector automotriz. Las exenciones impositivas partirán “desde el 4% de bonificación para las automotrices que implementen un 30% de autopartes de industria nacional, hasta un 15%, si el 50% de los insumos primarios son locales”, explicó en conferencia de prensa Martín Etchegoyen, secretario de Industria y Servicios. Días después trascendieron detalles del llamado “plan canje de celulares” por el cual se lanzarán al mercado equipos 4G a $2.200, que podrán pagarse en 12 cuotas. Los dos anuncios impactan en los mercados donde se desempeña Mirgor, la empresa fundada por el Presidente y hoy comandada por su mejor amigo.

Las obras de Nicolás

Pero Caputo no se dedica sólo a la producción de autopartes y celulares. Su negocio principal está en la construcción, incluido el controvertido rubro de la obra pública. Cuando Macri llegó a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, tras dos años como diputado nacional en una gestión legislativa que casi nadie recuerda, los negocios también florecieron para Caputo, hasta tal punto que se convirtió, a través de un conglomerado de empresas, en uno de los principales contratistas de obras públicas en la Ciudad durante los años en los que su mejor amigo fue el alcalde.

Según registros internos de la propia contabilidad de la Ciudad, a los que se tuvo acceso para esta investigación (ver acá y acá), Caputo recibió obras por casi $1.400 millones en ese período. El número exacto es un total de $1.372.538.913 entre diciembre de 2007 y el mismo mes de 2015. Lo hizo a través de las compañías Caputo Construcciones y Servicios y SES Construcciones y Servicios SA, controlada por la anterior, dedicadas a la construcción de pasos bajo nivel, mantenimiento de escuelas y hospitales, de la red de Metrobus, o de espacios verdes. Algunas de las obras que realizaron las empresas de Caputo fueron la construcción de los pasos bajo nivel de las calles Donado, Besares e Iberá, la reforma del edificio principal de la Ciudad de la Música, o la puesta en valor y mantenimiento del Hospital Ramos Mejía. “Caputo SA no licitó una sola obra en mi gestión, porque yo se lo pedí. Las obras que terminó son las que ganó con (Jorge) Telerman”, dijo Macri en una entrevista con Jorge Lanata en 2015. La declaración es falsa porque SES SA también es controlada por Caputo SA y ganó varias licitaciones durante la gestión de Macri en la Ciudad, según constancias que son públicas y están disponibles en el Boletín Oficial porteño.

Otro de los grandes beneficiarios de la obra pública en la Ciudad de Buenos Aires fue el primo del presidente Macri Angelo Calcaterra, titular de la empresa IECSA SA, que perteneció hasta 2007 al padre del Presidente, cuando se la vendió a Calcaterra, en una operación que según la biógrafa de Macri, la ex legisladora Gabriela Cerruti (Nuevo Encuentro), despertó dudas porque el comprador no contaría con los fondos suficientes para hacerse con una de las principales empresas del grupo.

Asociado con otras compañías, el primo del Presidente recibió pagos por obras en la Ciudad, entre diciembre de 2007 y diciembre de 2015, por un total de $1.093.331.730, según los mismos registros consultados. Es decir que, el mejor amigo del Presidente y su primo recibieron pagos de la Ciudad por $2.465 millones en ocho años. La principal obra que hizo IECSA SA, asociada con la italiana Ghella, fue el entubamiento del arroyo Maldonado, una tarea que se llevó casi mil millones de pesos y que permitió terminar con las inundaciones porteñas, que fueron un calvario para miles de vecinos durante décadas.

Pese a los millones en danza, al amigo de Macri, el dinero no le alcanza. Por eso tuvo que pedirle un préstamo a su ex compañero de escuela. Según la última declaración jurada (DJ) presentada por Macri ante la Oficina Anticorrupción, ya como Presidente, Nicolás Caputo tiene una deuda con el titular del Poder Ejecutivo Nacional de 22.078.526 pesos. El monto era menor en la declaración anterior, ya que Caputo tenía una deuda con el Presidente de $18,5 millones, con lo cual el constructor no pudo achicar su deuda con el primer mandatario pese a sus florecientes negocios. El otro deudor de Macri es el actual intendente de Lanús y ex secretario de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires, Néstor Grindetti, que según los papeles le debe a Macri 455.000 pesos. Tampoco pudo achicar lo que le debía: ya que en la anterior declaración el monto era de 440.000 pesos.

Grindetti, que fue ejecutivo del grupo Socma, antes de acompañar a Macri en el Gobierno de la Ciudad, tiene otra coincidencia con el Presidente. Los dos fueron alcanzados por las revelaciones de los Panama Papers, la filtración de millones de documentos del estudio panameño Mossack Fonseca, dedicado a la creación de empresas offshore en paraísos fiscales. Esa filtración fue organizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). El principal representante local de ese grupo fue el diario La Nación, con el periodista Hugo Alconada Mon a la cabeza. La revelación de los vínculos de Macri y Grindetti con sociedades radicadas fuera del país y no declaradas en la Argentina, le generaron a Macri y a Grindetti varias denuncias, actualmente en trámite en la Justicia.

Por errores, datos no coincidentes o inconsistencias en sus declaraciones juradas (DDJJ), Macri ya había sido denunciado el año pasado por la ex legisladora Cerruti. Esa causa trata de indagar el por qué de las diferencias entre las declaraciones juradas que Macri presentó como jefe de Gobierno porteño ante la Escribanía General de la Ciudad de Buenos Aires y la que presentó como candidato a Presidente, antes de haber ganado las elecciones, en la OA. Esa causa se tramita en la Justicia criminal de instrucción ordinaria, alejada de la presencia de los medios que montan guardia en las escalinatas de Comodoro Py, donde tienen sus despachos los fiscales y jueces federales. Intervienen el fiscal Sandro Abraldes y la Procelac, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos. Se han pedido informes para tratar de desentrañar las notorias diferencias en las declaraciones juradas del Presidente ante la Ciudad y ante la OA.

La OA, a cargo de la ex diputada nacional del PRO Laura Alonso, envió un informe al juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la causa por presunta omisión de información en la declaración jurada de Macri, en el que concluyó que la Ciudad y la Nación tienen “regímenes jurídicos diferentes” respecto a la forma de presentación de los patrimonios de los funcionarios.

Los balances no aparecen

En 2015, el 29 de junio Macri presentó su declaración jurada en la ciudad de Buenos Aires, como jefe de Gobierno, y el 21 de septiembre hizo la mismo ante la OA, pero como candidato a Presidente. “Sin embargo, a pesar de que ambas DDJJ corresponden al período 2014 y que fueron presentadas con dos meses de diferencia, de su simple confrontación surge la existencia de diferencias sustanciales entre los activos y pasivos declarados por el Sr. Mauricio Macri para el mismo período”, dice la denuncia de Cerruti, que alcanza también a Nicolás Caputo.

En el rubro inmuebles precisa: “Si bien en ambos casos declara ser propietario del 100% de un lote en Tandil Provincia de Buenos Aires, en la DJ presentada en CABA informa que la valuación fiscal del inmueble es de 319.374 pesos. En tanto, ante la OA declara el mismo inmueble por un valor de 657.394 pesos (este inmueble es de su propiedad en un 100%)”.

También se observa una diferencia respecto de la valuación del inmueble ubicado en Recoleta, que ronda los 370 m2, del cual declara ser propietario de un 30%. En la DJ presentada en CABA aparece valuado en $525.615, mientras que en la DJ presentada ante la OA, se encuentra valuado 1.233.000 pesos.

Respecto del campo que Macri posee en Maldonado-Uruguay, en la declaración presentada en CABA informa un valor de 1.182.552 pesos, mientras que ante la OA es declarado por 3.380.400 pesos (propiedad 100%). En los tres casos se declararon valores inferiores en la declaración de CABA, respecto de la presentada en la OA.

Según fuentes de la Secretaría Legal y Técnica de Presidencia de la Nación consultadas por Chequeado para esta nota, “las diferencias se explican ya que las DDJJ de Ciudad y Nación tienen distintos criterios de valuación de los activos (ej: costo adquisición, valor fiscal, valor patrimonial, valor de mercado, moneda nacional o extranjera, etcétera). Son distintos criterios, de ahí que los valores no sean coincidentes”, señalaron.

La denuncia también analiza los diferentes valores que se le asignan a las participaciones accionarias del actual Presidente: “La principal diferencia entre las DDJJ radicaría en el valor asignado a las acciones que obran en su poder. Sin embargo, en la DJ presentada ante la CABA no se encuentran individualizadas las acciones que posee. En la DJ presentada ante la CABA declara poseer acciones en el país por un monto de 27.524.190 pesos. En la DJ de la OA declaró participación accionaria en 12 firmas, todas por un valor simbólico de $ 0,01. Ante la OA, Macri declara poseer acciones de las sociedades: Inmobiliaria Litoraleña, Socma Cárnicos, Socma Corp SA, Socma Farináceos SA, Meat American Group, Flour American Group, E Costa SA, Agropecuaria del Guayquiraro SA, Molino Arrocero Río Guayquiraro SA, Yacylec SA, María Amina SA, 4 Leguas SA y Fideicomiso Caminito”. Por estas diferencias en las DDJJ presentadas en los dos ámbitos, Cerruti denunció a Macri por los posibles delitos de falsear u omitir información. Pero también lo denunció al Presidente y a su amigo Caputo por otro hecho. “En su calidad de Jefe de Gobierno porteño, el Sr. Macri mantuvo relaciones comerciales con uno de los principales contratistas de la Ciudad, el Sr. Nicolás Martín Caputo. Esto surge de la información proporcionada por el mismo Jefe de Gobierno ante el organismo nacional”, afirma la denunciante.

Para esta investigación este medio realizó una serie de pedidos de informes ante la Inspección General de Justicia (IGJ) para conocer el estado de las empresas en las que el Presidente declaró tener acciones. Según la contestación oficial del organismo de control, ocho de las 12 compañías no habían presentado balances. E Costa SA figura, según el Boletín Oficial, como una empresa creada por la familia Macri en octubre de 2001, sin embargo al solicitar sus balances en la página de la IGJ el sistema rechaza que exista un sociedad con ese nombre, según pudo constatar este medio. Los informes tienen fecha del 5 de abril de 2016, y consignan que a esa fecha las empresas Agropecuaria del Guayquiraro, Flour American, Macri Investment Group, Meat American Corp, Molino Arrocero Río Guayquiraro, Socma Cárnicos, Socma Corp y Socma Farináceos no tenían balances registrados.

Respusta de la IGJ a Chequeado.com sobre una de las sociedades.

Ante la consulta de Chequeado, fuentes de la Secretaría Legal y Técnica respondieron que “no son sociedades en las que se haya tenido la administración ni se mantiene alguna tenencia” y, además, agregaron: “Se desconoce si las mismas ya han presentado balances en la IGJ o, en su caso, si están demoradas en hacerlo”. Sin embargo, en su declaración jurada de 2015 Macri declaró continuar siendo accionista de dos de las sociedades que figuraban en 2014 y que no presentaron balance: Agropecuaria del Guayquiraro y Molino Arrocero Río Guayquiraro.

“La ley de sociedades comerciales obliga a las empresas a presentar balances periódicamente. No es un delito penal, pero sí una violación a esta ley que puede derivar en una intervención de la empresa por parte de la Justicia y en una posterior disolución“, explicó a Chequeado Natalia Volosin, abogada especialista en temas de corrupción, master y candidata a doctorando de la Universidad de Yale.

Las que sí lo presentaron fueron las empresas Socma Americana, 4 Leguas SA y María Amina SA. En el caso de Socma, una de las compañías centrales del Grupo Macri, el último balance presentado en la IGJ al que tuvo acceso este medio es de 2014 y el ejercicio cerrado al 31 de enero de 2013 arroja una pérdida neta de $ 57.585.069. La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue denunciada en 2014 por la diputada del GEN Margarita Stolbizer porque la empresa Hotesur no tenía balances presentados ante la IGJ.

“Si bien muchas sociedades incumplen con la obligación de presentar balances anualmente ante la IGJ, dicha práctica es particularmente problemática cuando los funcionarios públicos son sus titulares”, sostuvo el co-director de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Renzo Lavín, en diálogo con este medio. “Al no

estar disponibles los balances, ni la ciudadanía ni los órganos de control pueden constatar la veracidad de la información consignada por el funcionario en su declaración jurada“, agregó.

Informe de la Procelac

Hace algunos meses, trascendió a través de una nota de Alconada Mon en La Nación que la Procelac había presentado un informe sobre las diferencias en las dos DDJJ de Macri que dieron origen a la denuncia de Cerruti. El informe también fue pedido por el juez Casanello, otro de los magistrados que investiga al Presidente por no haber informado que tenía sociedades en el exterior que no figuraban en sus declaraciones juradas.

Las conclusiones del informe de la Procelac son las siguientes:

-Las declaraciones juradas patrimoniales ante la Oficina Anticorrupción (OA) y ante la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) presentan algunos ítems, conceptos y valores diferentes.

-La valorización de las tenencias accionarias difiere en ambas declaraciones.

-Existe diferencias entre ambas declaraciones en los ingresos declarados para el mismo período.

-Los depósitos y el dinero en efectivo al final del período difieren entre ambas declaraciones.

-Un depósito en Suiza declarado en la DJ de la OA no figura en la DJ de la CABA.

-Algunos ítems de los formularios de ambas DDJJ no fueron completados.

Uno de los puntos más llamativos es el valor que se le asignan a las acciones del presidente Macri. En la DJ ante la OA se les dan a las acciones un valor simbólico de 0,01 centavos, cuando no hay ningún motivo para valorarlas de esa forma. También es llamativo lo que ocurre con las acciones declaradas ante la OA, en su primera DJ como Presidente. Veamos:

Al comienzo del período, Macri declaró acciones en Inmobiliaria Litoraleña por 0,01 centavos (no informa porcentaje); en Socma Cárnicos hace lo mismo; en Socma Corp, también; en Socma Farináceos, igual; en Meat American Group repite el procedimiento, en Flour American Group, igual. En E Costa SA declara el 20% con un valor de 0,01 centavos. En Agropecuaria del Guayquiraro dice tener el 14,70%, con el mismo valor. En Molino Arrocero Río Guayquiraro declara el 20% con 0,01 centavos. En Yacylec SA declara tener el 0,01% con un valor de 0,01 centavos. En María Amina SA dice tener el 16% valuado en 0,01 centavos y en 4 Leguas SA declara el 19% con un valor de 0,01 centavos.

Cuando finaliza el período ya no declara acciones de Inmobiliaria Litoraleña, de Socma Cárnicos, de Socma Corp, de Meat American Group y de Flour American Group. Desaparecen directamente todas las referencias a las acciones del grupo familiar y a las otras mencionadas. Y a las otras tenencias accionarias les da un valor diferente. Al 20% de E Costa SA le asigna un valor de $337.813, al 14% de Agropecuaria del Guayquiraro le da un valor de $19.486.511, al 20% le asigna un valor de $644.333, al 0,01% de Yacylec SA le da un valor de $2.593.007, el 16% de Marina Amina SA ahora vale $1.209.314 y el 19% de 4 Leguas SA tiene un valor de $3.249.959. Estas acciones declaradas por el Presidente tienen un valor conjunto de $27.520.937. Este número se acerca bastante al valor de las acciones que les da en la DJ que había presentado en la ciudad de Buenos Aires, pero con una diferencia importante. Ahora dice tener acciones en muchas menos compañías.

¿Cuál sería el valor de las acciones del Grupo Socma que tenía el Presidente? No se sabe. No lo explica.

Otro punto llamativo es lo que ocurre con las acciones de Yacylec: en su última DJ Macri dice tener sólo el 0,01% con un valor de $2.593.007, pero el 19 de febrero, según se publica en el Boletín Oficial del 1° de marzo, Macri fue autorizado a vender por el Ente Regulador de la Electricidad sus acciones en Yacylec a Sideco Americana, la empresa del holding familiar. “La transferencia aprobada es por un total de $10,66 millones de acciones que representan el 5,33% del capital social accionario de Yacylec. Como cada acción (tanto las clase A como las clase B) tiene un valor de 10 centavos, la transferencia es por una total de $1,07 millones de pesos”, informó el diario El Cronista en su edición del 2 de marzo. Como se advierte, no coinciden ni el porcentaje de acciones que Macri dice tener en la DJ ni el valor que le asigna, con lo publicado en el Boletín Oficial. Otra discrepancia que no tiene explicación. Yacylec es una compañía dedicada al transporte de electricidad generada por la represa binacional de Yacyretá.

Chequeado consultó para esta nota a Presidencia de la Nación para conocer las razones de la valuación simbólica de 0,01 centavos consignada en todas las sociedades anónimas declaradas por Macri en 2014. Desde la Secretaría Legal y Técnica respondieron que “el problema está en el aplicativo de DJ de la OA”. En este organismo, “la información se captura de la declaración de Bienes Personales y de Ganancias según el caso. En tal sentido si en la DJ de Bienes Personales se puso un valor a los fines tributarios ese es el valor que captura la DJ de la OA. En el caso particular de las acciones de sociedades, como no son un activo que paga Bienes Personales en cabeza del contribuyente, ya que los pagó la sociedad, el valor que se pone en la DJ de Bienes Personales es simbólico y ese es el valor que toma la DJ de la OA, que tampoco se pueden modificar en el aplicativo”, justificaron.

Sin embargo, en su siguiente declaración jurada de 2015, también ante la OA y utilizando el mismo formulario, Macri declaró acciones en sociedades por más de $27 millones, la mayoría de ellas en la empresa Agropecuaria del Guayquiraro SA, en la que reportó acciones por $19,4 millones.

(1)(2): Mauricio Macri presentó dos declaraciones juradas en el año 2014; una ante el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y otra ante la Oficina Anticorrupción.

Fuente: elaboración de Chequeado en base a datos de la Secretaría de Legal y Técnica del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de la Oficina Corrupción de la Nación

Salta, la linda

La última DJ de Macri ante la OA, la primera como Presidente, tiene otras novedades. Por ejemplo, consigna que incorporó a su patrimonio “terrenos en Salta”. En el renglón correspondiente a inmuebles, Macri declaró que suma cuatro terrenos a su patrimonio; tres en la provincia de Buenos Aires, en el partido de Pilar, y el cuarto en la provincia de Salta, en el departamento Rivadavia.

Cuando se consigna la superficie del terreno salteño, se indica que la superficie es de 3.736.131 metros cuadrados. Si se lo convierte a hectáreas, la forma en la que se calculan los inmuebles rurales, son 373 hectáreas. Se le asigna un valor de 334.364,10 pesos. Lo que da un precio de $896 por hectárea, muy por debajo del valor de mercado, aunque un poco por encima del valor fiscal, que es de $654 por hectárea.

Según la Compañía Argentina de Tierras SA, una empresa dedicada a la compra y venta de campos, y considerada un referente para estimar los precios de la tierra en la Argentina, las hectáreas en el departamento Rivadavia, en la provincia de Salta, tiene un costo que oscila entre US$1.000 y US$1.400 la hectárea, en caso de ser terrenos desmontados, y entre US$300 a US$400 la hectárea sin desmontar.

Datos obtenidos para esta investigación contradicen la declaración patrimonial del Presidente. El campo comprado por Macri junto con varios socios a mediados del año pasado tiene una superficie total de 10.688 hectáreas.

La Cédula Parcelaria de la Dirección General de Inmuebles de la provincia de Salta consigna que Macri tiene el 18,69% de la superficie total, lo que significa que son en total 1997 hectáreas las que posee en Salta y no 373 como consigna en su declaración jurada presentada ante la OA. Hay 1624 hectáreas de diferencia, nada menos. De acuerdo con los registros, la superficie declarada por el Presidente sería cinco veces menor a la real.

Ante la consulta de Chequeado, desde la Secretaría Legal y Técnica reconocieron que “es un error del sistema. El total del inmueble son 10.668 hectáreas y el porcentaje da 1.997 hectáreas, que son las que tiene. El sistema tomó el 18,69% de las 1.997 y de ahí salió el número de las 373 hectáreas”, explicaron.

La Cédula identifica al inmueble como finca Pluma del Pato, situado en la localidad de Coronel Solá, en el departamento Rivadavia, bajo el número de catastro 5465, con un valor fiscal de $6.994.028,41. Los datos de la Dirección de Inmuebles dicen que Macri posee el 18,69% de esa propiedad.

Los documentos a los que se tuvo acceso en esta investigación muestran que Macri tiene varios socios en el emprendimiento. Carlos Fabián Taboada, figura con el 3,27%; Joaquín Labougle, con el 3,27%; José María Torello, con el 4,67%; Matías Gaveña Naon, con el 4,67%; Guillermo Alfredo Benedit, con el 18,67%; Pablo Torello, con el 4,67%; Cristina Candelaria Torralva, con el 4,67%; Los Tykey Sociedad de Responsabilidad Limitada, con el 18,69% y Nicolás Martín Caputo, con el 18,69%.

Datos geográficos de la finca en la que Macri es socio en Salta. Fotos: Chequeado.

Titulares de la finca Pluma del Pato. Fotos: Chequeado

Ya se dijo que Caputo es uno de los mejores amigos del Presidente Macri. José Torello también es amigo del Presidente desde sus años mozos y fue designado como su jefe de asesores. Pablo es hermano de José, es productor agropecuario y en las últimas elecciones se convirtió en diputado nacional gracias a la gran performance de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

Las casi 2000 hectáreas que Macri tendría en Salta, según los datos oficiales, tienen un valor de mercado muy superior a los $334 mil que declaró el primer mandatario. De acuerdo con los valores de la Compañía Argentina de Tierras SA citados más arriba, el valor difiere en tierras con monte o desmontadas, aptas para la agricultura.

Una vista del predio tomada por Google Earth muestra que una parte del predio fue deforestada. Si se toma el valor máximo de US$1.400 la hectárea, las 1997 hectáreas del Presidente tendrían un valor de mercado de US$ 2.795.800, unas diez veces más que lo consignado en su declaración jurada. Si sólo posee 373 hectáreas como dice su declaración jurada, el valor de mercado más bajo sería de US$ 111.900 (a US$300 la hectárea) y el más alto sería de US$ 522.200 (con un valor de US$1400 por hectárea). Las 373 hectáreas, según la declaración de Macri, sólo cuestan 23.713 dólares.

Los papeles de Panamá

El periodista Alconada Mon fue uno de los primeros testigos en declarar en la causa abierta por el juez Casanello luego de que el fiscal federal Federico Delgado imputara al presidente Macri por no haber declarado sus empresas off shore: Fleg Trading y Kagemusha. Alconada Mon fue uno de los dos periodistas de la Argentina que trabajaron desde el inicio con los documentos filtrados, coordinados por el ICIJ. Según dijo el periodista en su cuenta de Twitter, en el juzgado se le preguntó si sabía de la participación del presidente Macri en otras empresas además de Fleg Trading, creada en Panamá y radicada en Bahamas, y Kagemusha, radicada en Panamá. Y en ese contexto se refirió a Macri Group, que también aparece radicada en Panamá, pero aclaró que no tenía la certeza de que Mauricio Macri figurara.

Al consultar la base de datos Open Corporates, en Macri Group aparece como presidente y director Francisco Macri, el padre del Presidente. La fecha de creación es el 25 de noviembre de 2008 y su situación actual figura como “disuelta”.

En las mismas bases, de acuerdo con las consultas realizadas en abril último, Francisco Macri aparece mencionado en otras compañías registradas en Panamá. Figura como presidente y director de Sideco Americana SA con fecha de creación el 10 de junio de 1981 y vigente, según el estatus que aparece en el registro. Como vicepresidente y director aparece Miguel Ángel Pucci, que se desempeñó como director de Sevel cuando en 2000 Franco y Mauricio Macri fueron procesados por contrabando de autopartes y vehículos. Sideco Americana es el nombre actual del grupo que engloba a todas las empresas del holding de la familia Macri.

Francisco Macri también figura como presidente y director de Argencosa SA,radicada en Panamá, con fecha de creación el 1 de julio de 1981 y aparece como activa. El vicepresidente es también el mencionado Pucci.

Uno de los hermanos del presidente, Gianfranco Macri, aparece como director y secretario en Kagemusha SA, la misma compañía en la que figuran su padre y su hermano. Pero según los registros públicos, Gianfranco está en otras compañías radicadas en Panamá. Aparece con diversos cargos en las siguientes empresas: Le Mare 18ACorp, Joy B28 Corp, Serenity C44 Corp, Inmobiliaria de negocios Corp, XG Patagonia Corp, Office One G11 Corp, Yoo H45 Corp. En todos los casos el hermano del Presidente está mencionado como secretario, director, tesorero o presidente de las compañías radicadas en Panamá.

Macri, en la zona roja

El Presidente dijo que las dos empresas, Kagemusha y Fleg Trading, estaban inactivas y que había sido anotado como integrante por su padre, como parte de los negocios del grupo familiar. Varias notas publicadas en el diario Página 12 consignaron que Fleg Trading habría sido utilizada para el desembarco de Pago Fácil en Brasil. El Presidente dijo que no estaba obligada a declarar esas dos empresas en sus DDJJ. Pero los expertos opinan diferente.

“Si bien constituir una sociedad offshore no es a priori un acto ilegal, la actividad que aparece denunciada en los Panama Papers, desplegada por el actual Presidente, muestra por lo menos una fuerte incompatibilidad ética. Mauricio Macri integra el grupo de Personas Expuestas Políticamente (PEP) sobre el que ponen especial atención los organismos destinados a combatir el lavado de activos como la UIF y el GAFI, categoría que lo alcanza a partir de 2005 en que fuera Diputado Nacional, luego como Jefe de Gobierno de la CABA y hoy como Primer Mandatario”, explica Marcelo Bermolén, director del Observatorio de Calidad Institucional de la Universidad Austral.

“Desempeñar funciones públicas prominentes a través de las cuales se accede a información estratégica y privilegiada, que requieren de un especial control para evitar actos de corrupción con activos públicos -por un lado- y dirigir una sociedad privada en un paraíso fiscal con finalidades poco claras -por el otro-, son notoriamente inconciliables. Si se tratara de un mapeo de alertas, Macri estaría en la zona roja de peligro, lo que no significa necesariamente que haya cometido un ilícito. Sin embargo, requiere de suficiente investigación para dilucidar si lo que revela el escándalo es un hecho excepcional o es la punta de un iceberg. La omisión de la mención en sus declaraciones juradas podría ser intencionada si se comprobaran actividades o cuentas de la sociedad en cuestión”, advierte el experto.

-¿Por qué las offshore están asociadas con la ilegalidad?

-Las sociedades off shore se constituyen y operan en paraísos fiscales que les garantizan anonimato accionario, secretismo a ultranza y condiciones suficientes para la evasión y/o elusión fiscal de los capitales de origen. Contextos que en el mundo del lavado del dinero y la ilicitud coadyuvan a conquistar la impunidad. No parece adecuado que un funcionario público transite por los mismos escenarios de ocultamiento que suelen buscar lavadores de dinero, evasores, redes de narcotráfico y la corrupción en todas sus expresiones. Como dato relevante, vale aclarar que, la utilización de las sociedades offshore en la Argentina no es una actividad permitida en tanto se encuentra prohibida su inscripción en la Inspección General de Justicia (IGJ). La constitución, funcionamiento y mantenimiento de una sociedad offshorerequiere de múltiples profesionales especializados y costosísimos estudios, amén de mover entre bambalinas millonarios capitales, siendo un mundo completamente ajeno al ciudadano común o al mero contribuyente.

-Macri aparece como director o vicepresidente, pero los accionistas están ocultos. ¿En realidad los directores no son en general los verdaderos dueños de esta clase de sociedades?

-Las sociedades off shore eluden, además, la mirada de los terceros que no pueden conocer los datos más relevantes de su funcionamiento. Se crean especialmente para ocultar a sus verdaderos dueños y es casi imposible conocer el pago de dividendos o el cobro de remuneraciones por ejercer cargos en los órganos de dirección. Sus reales titulares son aquellos que poseen las acciones “al portador” y no los que suelen aparecer mencionados en su constitución o primera emisión. Es decir que quienes las controlan, no necesitan exhibir documentación alguna más que las propias acciones. Una pista importante acerca de la identidad de sus titulares suele darse a través de quienes se desempeñan como directores, puesto que cuentan en general con múltiples facultades de administración y disposición y son en la práctica quienes las manejan. Mauricio Macri aparece, justamente, integrando el Directorio de Fleg Trading Ltd, según las revelaciones de los Panama Papers.

El año de Macri

El 2015 fue un gran año para Mauricio Macri. No sólo porque llegó a la Presidencia de la Nación, algo que quizás ni soñaba cuando jugaba con la pelota o los autitos. Sino porque también le fue muy bien en los negocios.

De acuerdo con los datos consignados en su última DJ ante la Oficina Anticorrupción, la primera como Presidente, durante 2015, mientras era jefe de Gobierno porteño y luego primer mandatario, duplicó su patrimonio. En el punto 9 de la declaración consigna en el rubro bienes, depósitos y dinero al inicio del período un total de $ 52.962.332,77, mientras que en el mismo rubro al cierre del período consigna un total de $ 110.278.620,36, más del doble. Al comienzo del período tenía deudas por $ 3.797.352 y al cierre sólo por $78.956.

Estos datos provocaron nuevas denuncias contra el Presidente de la ex legisladora Cerruti y del diputado nacional Norman Darío Martínez (Frente para la Victoria) por el presunto delito de enriquecimiento ilícito. Las dos causas están en trámite en la Justicia federal, el fuero que parece activarse sólo cuando los presidentes ya dejaron la Casa Rosada.

Esta investigación contó con la colaboración de Matías Di Santi y Manuel Tarricone, coordinador y periodista de la Redacción de Chequeado, respectivamente.

Este artículo forma parte del proyecto “Investigación y datos: Chequeado sin corsé”, que incluye más de 12 producciones a publicarse antes de fines de 2016 en el sitio especial “Chequeado Investigación”, y que fueron financiadas gracias al apoyo de Open Society Foundations (OSF).

Fuente:http://www.enorsai.com.ar/politica/20297-ocho-de-las-12-sociedades-que-declaro-macri-no-presentaron-sus-balances.html