La Reforma Electoral quedó sin respaldo del peronismo

El gobierno sufrió un duro revés en el Senado con la Reforma Electoral que impulsa, por la decisión del mayoritario bloque opositor del PJ-Frente para la Victoria de no emitir dictamen y seguir analizando distintas alternativas a las avaladas por laCámara de Diputados.

El grado de consenso alcanzado el miércoles en la Cámara Baja para destrabar el tratamiento de Ganancias y emergencia social no se replicó en el Senado, donde legisladores del bloque conducido por Miguel Pichetto recibieron la visita de gobernadores justicialistas para escuchar sus opiniones sobre la materia en cuestión.

En un comunicado de la bancada peronista, se explicó que “se recogieron las objeciones que los expertos informáticos presentaron en las reuniones de Comisión, en cuanto a la alta vulnerabilidad de algunos de los métodos electrónicos propuestos, lo cual determina la imposibilidad del apoyo al proyecto tal cual fue aprobado” en Diputados. No obstante, se coincidió “en la valoración positiva de incorporar de manera gradual tecnología que facilite la competencia electoral, identificando métodos que ofrezcan plena confiabilidad de transparencia para la expresión de la soberanía popular”.

En el oficialismo tenían asumido que el Senado modificaría la sanción de la Cámara de origen, pero confiaban en la postura de los gobernadores a favor de incorporar el sistema de votación por Boleta Única Electrónica (BUE), dejando en manos de la Cámara Nacional Electoral la elección de la tecnología a incorporar. De hecho, el tema fue incluido en la convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso para diciembre, previendo cambios a la sanción de Diputados.

La iniciativa del Ejecutivo propone la BUE y su puesta en marcha en todo el país y de una sola vez a partir de las primarias y de las elecciones nacionales del año próximo. Los senadores resolvieron seguir analizando la iniciativa y se pronunciaron por la gradualidad para la aplicación de la reforma en todo el territorio nacional.

Infructuosa reunión
Participaron del encuentro legisladores de la bancada opositora y los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja),Carlos Verna (La Pampa) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). El salteño Juan Manuel Urtubey, alineado sin fisuras con el Ejecutivo nacional por la reforma electoral, fue el gran ausente, aunque con aviso.

También fueron de la partida los vicegobernadores Pablo González (Santa Cruz) y Emilio Neder(Santiago del Estero); el secretario de la gobernación del Chaco, Horacio Rey, y el diputado y presidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista, José Luis Gioja.

La mayoritaria bancada opositora se pronunció a favor de que “todo proceso de reforma en cuanto a la forma de votación de los argentinos cuente con el consenso y el acuerdo de las distintas fuerzas políticas, en el marco de un debate profundo que descarte todo tipo de ventajas unilaterales”.

Como conclusión, indicaron que seguirán analizando “herramientas que permitan mejorar el sistema electoral, garantizando la plena confiabilidad de resultados y facilitando la competencia política de todas las fuerzas democráticas que participan de la política argentina”.

En la bancada de senadores peronistas hay posiciones encontradas sobre la iniciativa del gobierno nacional, con posturas más contemporizadoras y otras más radicalizadas respecto del rechazo de la propuesta de Boleta Electrónica con chip para votar en 2017 en todo el país.

Fuente:http://www.cronica.com.ar/article/details/118179/la-reforma-electoral-quedo-sin-respaldo-del-peronismo