‘No llevaré a mi hija al colegio para que la enseñen a ser homosexual’

  • Una campaña insta a los padres franceses a desescolarizar a sus hijos una vez al mes

  • El objetivo es protestar contra la materia conocida como ‘teoría de género’
  • Las instituciones educativas galas acusan a la extrema derecha de manipular a los padres
El ministro francés de Educación, Vicent Pellon, atiende a la prensa...

El ministro francés de Educación, Vicent Pellon, atiende a la prensa en París.Afp

Desde la semana pasada, una campaña insta a los padres a desescolarizar a sus hijos una vez al mes como medida de protesta contra una enseñanza conocida como ‘teoría de género’ e impuesta por el Ministerio de Educación francés. Las instituciones educativas francesas acusan a la extrema derecha de falsear la realidad, puesto que se trataría, en realidad, de educar desde la infancia sobre los valores de igualdad entre hombres y mujeres.

La campaña sería una de las medidas para protestar contra una supuesta educación sexual o ‘teoría de genero’ que enseñaría en los colegios prácticas sexuales o definirse sexualmente desde la más tierna infancia. La campaña lleva el nombre de ‘Día de suspensión del colegio’ y ha sido transmitida sobre todo vía SMS y a través de redes sociales.

La iniciativa, apoyada entre otras por la organización ultracatólica Civitas, provendría de una escritora, Farida Bleghoul, cercana a la extrema derecha francesa, que estuvo presente en el ‘Día de la Ira’ del pasado domingo 26 de enero. Su iniciativa llama a los padres a “movilizarse para proteger el pudor y la integridad de los niños”.

En realidad, el objetivo de esta escritora como de otros movimientos radicales, como la ‘Manif pour tous’, que organizó el año pasado las manifestaciones contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, estaría en el “ABCD de la igualdad”, un proyecto educativo desarrollado por el Ministerio de Educación francés en varios centros educativos galos. Estos talleres que intentan destruir los estereotipos sexistas desde la infancia y enseñan que tanto niños como niñas pueden desarrollar las mismas actividades profesionales son sospechosos de todos lo males, como enseñar a los niños desde el jardín de infancia a masturbarse o definir su condición sexual. El mensaje ha llegado a muchos progenitores, como Pierre, ese padre que confesaba a la televisión francesa BFMTV que no había llevado a su hija de 14 años al colegio porque “no quiero que aprenda esas cosas. No quiero que la enseñen a ser homosexual“.

‘Día de suspensión del colegio’

En algunos departamentos se ha detectado en los colegios un 50% de absentismo escolar. En Meaux, una pequeña localidad situada a 50 kilómetros de París, el viernes pasado el 20% de los alumnos más jóvenes faltaron a clase. En París tan sólo 32 alumnos no fueron al colegio. Una gota de agua frente a los 662 colegios de la capital. Según datos de las instituciones educativas francesas, unos 100 colegios, de los 48.000 existentes en Francia, se vieron afectados por la campaña ‘Día de suspensión del colegio’.

Aunque todo parece una gota de agua, las instituciones educativas francesas han tomado cartas en el asunto antes de que la marea les desborde. Acusan a la extrema derecha de manipular a los padres.

El mismo ministro de Educación Vicent Peillon ha sido uno de los primeros en preocuparse por las consecuencias de la polémica campaña. “La educación nacional rechaza totalmente la teoría de género y la instrumentalización de quienes, desde la extrema derecha, intentan transmitir el miedo a las familias y que faltan el respeto a los educadores”, ha declarado. Incluso ha solicitado reunirse urgentemente con los responsables de los colegios afectados para convocar a los padres que retiraron a sus hijos de los centros de enseñanza. “Quiero explicarles la realidad de las cosas y explicarles que en Francia existe un obligación de escolarizar a los hijos. Lo que hacemos en los colegios es enseñar los valores republicanos y por tanto el respeto entre hombres y las mujeres. Y no creo que nadie pueda negar eso”, ha asegurado al salir del consejo de ministros.

Fuente:http://www.elmundo.es/internacional/2014/01/29/52e924db268e3e40458b4588.html