Bélgica se suicida a chorros: Más de 2.000 personas asesinadas en un año con la eutanasia

Desde que la eutanasia se legalizara en Bélgica en 2002, han sido asesinadas 12.762 personas. Pero en 2015 se ha llegado a cifras récord con más de 2.000 personas que solicitaron la muerte. Además, es el único país del mundo que permite la muerte de una persona voluntariamente sin límite de edad.

Una madre se despide de su hija frente la mirada del médico El día

Una madre se despide de su hija frente la mirada del médico / El Día

Los casos de eutanasia en Bélgica ha llegado a cifra record. Solo en 2015, más de 2.000 personas fueron asesinadasintencionalmente por médicos que han jugado con la vida de las personas mientras alegaban estar “respetando la voluntad y dignidad de una persona que quiere una muerte digna”.

Desde que la eutanasia se legalizara en Bélgica en 2002, han sido asesinadas 12.762 personas en manos de médicos que “utilizaban la medicina como si se creyeran Dios”.

Así lo expresa un informe de ‘ADF Internacional’, una asociación que defiende el derecho de las personas a vivir y que denuncia el elevado número de asesinatos por eutanasia que se han registrado en Bélgica.

Kuby: “Una vez que se aprueba la matanza intencional de personas, no hay vuelta atrás”

En este sentido, la directora en Europa de ‘ADF Internacional’, Sophia Kuby ha cuestionado la ética de la ley belga sobre la muerte intencionada. “Una vez que se aprueba la matanza intencional de personas, no hay vuelta atrás. Mientras que en 2002 solo se registraron 24 muertes por eutanasia ahora el número ha multiplicado por cien la cifra inicial”, asegura.

Además, la directora apunta a que la ley de la eutanasia en Bélgica ya no tiene límites. “Bélgica se sumergió en una pendiente resbaladiza cuando legalizó la eutanasia, pero ahora se ha hecho más notoria porque no matan a personas enfermas, sino que permiten el suicidio de un paciente sano siempre y cuando demuestre problemas físicos o mentales como son trastornos alimenticios, depresión o incluso homosexualidad”.

El 15 % de los casos para pedir eutanasia no era el cáncer sino la pérdida de visión o de oído

Desde ADF Internacional, que está asociada con la organización cristiana Alliance Defending Freedom afirman que en 2015, la enfermedad para pedir la eutanasia que más se repitió fue el cáncer, en un 90% de los casos.

Después del cáncer, el 15% de los pacientes presentaron enfermedades no terminales como son la pérdida de visión, de oído, limitaciones de movimiento, o problemas de corazón o problemas mentales.

Le sigue con casi un 10% de pacientes que señalaban “múltiples problemas” para lograr que los médicos autorizaran el asesinato.

Por último, casi el 7% declararon problemas en el sistema nervioso.

se ha pasado de matar a personas para evitarles un dolor insufrible a matar a personas sanas

La ley belga expone que el dolor tiene que ser “insoportable” para que se permita la eutanasia de una persona. Pero laComisión de Control Eutanásico belga asegura también en el informe que “el sufrimiento insoportable” de una persona es algo muy subjetivo y todos los pacientes tienen el derecho de recurrir a los cuidados paliativos y a tratamientos para el dolor, en vez de solicitar la muerte”.

“Los cuidados paliativos han mejorado inmensamente en los últimos años, y son muy efectivos para el dolor. Permiten a las personas vivir dignamente hasta el final de sus vidas. Sin embargo, la legalización de la eutanasia ha dejado en un segundo plano a los cuidados paliativos y ha permitido asesinar personas físicamente sanas”, apunta, Robert Clarke, consejero de ADF Internacional de Europa.

“Hemos pasado de matar a personas para evitarles un dolor insufrible, a matar a personas sanas y por eso seremos juzgados como sociedad. Tenemos mucho más que ofrecerles a las personas enfermas que la muerte”, sentencia Clarke.

Bélgica y la cultura de la muerte

La ley de la eutanasia en Bélgica, se aprobó en 2002 con la intención de “acabar con el sufrimiento de la vida de los pacientes”, y se sometió a un panel de expertos para que el procedimiento se hiciera conforme a la legalidad.

Por ahora es el único país del mundo que permite la muerte de una persona voluntariamente sin límite de edad, y aunque el paciente precisa de una evaluación y posterior aprobación médica, no necesariamente necesita padecer una enfermedad terminal para solicitar la muerte.

Es el primer país del mundo que permite la eutanasia sin límite de edad, permitiendo así a los menores de edad que decidan su muerte

En cuanto a los menores de edad, la ley belga establece que para autorizar su muerte el menor debería tener “un sufrimiento físico insoportable” y “su muerte a corto plazo” debería ser “inevitable” en teoría. Sin embargo, en la práctica dan vía libre a que un niño solicite su muerte, mientras tenga un “mínimo de discernimiento”.

Aunque Holanda fue su predecesor para despenalizar la eutanasia a niños, aunque establecieron el límite de edad en 12 años, Bélgica fue el primero en hacerlo sin límite de edad.

Y éste es un concepto que genera controversia.

Son ya multitud de voces, entre ellas las del colectivo de pediatras y asociaciones cristianas, las que ponen en duda que un menor sea capaz de tomar una decisión tan difícil por sí mismo.

Doctor y activista en la defensa de la vida, Peter Saunders/familiy.org

Doctor y activista en la defensa de la vida, Peter Saunders/familiy.org

El médico y director de la asociación Médicos Cristianos y promotor de la campaña anti eutanasia ‘Atención en vez de Muerte’, Peter Saunders ya avisó en 2002 del oscuro camino en el que se encaminaba Bélgica sí legalizaba la muerte de personas.

“Una vez legalizada la eutanasia voluntaria, inevitablemente llega la involuntaria”, afirmaba. Y no le faltaba razón, pocos años tuvieron que pasar para que las palabras del doctor se hicieran realidad.

En 2010, gracias a un informe de la Asociación Médica Canadiense, se supo que en Bélgica 120 enfermeras admitieron la practica de la eutanasia a pacientes sin su consentimiento.

Ante este acto ilegal contra la dignidad humana, el gobierno belga apuntó a que “probablemente sí que fueran los deseos de los pacientes, aunque no lo hubieran dicho explícitamente”. Aun así, las enfermeras confesaron que sabían que estaban actuando contra la ley.

Se han disminuido los cuidados paliativos pero han aumentado las libertades para solicitar la eutanasia

Y este solo fue el comienzo de la decadencia humana en Bélgica. En 2011 la asociación belga de cuidados paliativos se quejó de la falta de ayudas que estaban recibiendo, la disminución de donación de órganos, el equipamiento médico y la falta de personal, pero les denegaron la ayuda. En su lugar facilitaron los procedimientos de eutanasia.

Esta falta de ayuda en cuidados paliativos ha ido disminuyendo hasta el día de hoy.

Además, se han dado casos muy controvertidos de aprobaciones de eutanasia. Actuall ya apuntaba cómo un joven llegó a solicitar la eutanasia porque no podía aceptar su homosexualidad. Su condición sexual le bastó para demandar la muerte por ser “una dolencia en estado no irreversible”.

Aunque el límite belga pasó la frontera este año practicándole la eutanasia por primera vez a un menor. Aunque no trascendió la identidad ni la edad exacta de la menor, como tampoco la enfermedad que le llevó a solicitar la muerte asistida.

Incluso han llegado a perseguir a las personas que se han opuesto a la práctica eutanásica. Como es el caso de una residencia de ancianos de carácter cristiano que no permitió la muerte de una anciana, aunque sus familiares sí que la demandaron. El centro ha sido multado con 6.000 euros.

Fuente:http://www.actuall.com/vida/eutanasia-belgica-llega-a-cifras-record-con-mas-de-2-000-personas-asesinadas-en-un-ano/