¡Esto puede acabar mal! Un serio conflicto entre Trump y la CIA es “casi inevitable”

pentagono
Las reformas en la CIA están condicionadas no por la necesidad de cambios, necesarios desde hace tiempo, sino por las problemáticas relaciones entre Trump y la CIA actual, opina Evgueni Krútikov, columnista del diario Vzglyad.

El analista pronostica que la nueva Administración de EEUU no solo sustituirá al director de la CIA, sino que también se centrará en una profunda reforma de todo el sistema de inteligencia, lo que supondrá un cambio en el estilo de trabajo de la CIA. A pesar de todo, el autor duda de que estos cambios sean beneficiosos para el funcionamiento de la agencia.

En algunos medios estadounidenses aparecieron declaraciones anónimas de empleados de la CIA que expresan su preocupación sobre las perspectivas de su actividad durante la Presidencia de Donald Trump, asegura el experto. Según ellos, Trump no está acostumbrado a tratar con los secretos de Estado y puede utilizar la información proporcionada por la agencia de una manera “poco razonable”.

“No sabemos cómo es en realidad después de todos sus discursos”, confesó una de las fuentes de The Washington Post. No obstante, el analista considera que las acusaciones contra Trump sobre su supuesta “falta de fiabilidad” son “absurdas”. En este contexto, el nuevo director de la CIA tendrá un papel clave. Rudolph Giuliani Según Krútikov, de momento, el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, está considerado el principal candidato para ocupar este cargo.

El político ya tiene experiencia en el trabajo relacionado con investigaciones secretas, pero su participación en el Comité Especial para investigar los ataques del 11 de septiembre acabó en escándalo. En particular, el exalcalde acusó entonces a la CIA y al FBI de “secretismo”. Los detalles del incidente se mantienen todavía en secreto, pero lo más probable es que la CIA no quiera compartir con él sus fuentes, opina el autor.

Al mismo tiempo, Giuliani ha mostrado en varias ocasiones una tendencia a intervenir “donde no se le ha pedido” en política exterior, añade el analista. Así, el político logró expulsar del edificio de la ONU a Yasser Arafat, que había llegado a la reunión celebrada en Nueva York sin invitación formal, diciendo, literalmente: “Échenlo de aquí. No lo invité”. Giuliani creía que Arafat había participado en la captura de un buque en el que murió un veterano estadounidense de la guerra de Vietnam. En los últimos años, Giuliani también ha llamado abiertamente al Gobierno de Obama a hacer la guerra contra Irán, lo que el experto califica como una acción “miope desde el punto de vista tanto estratégico como táctico”.

La mitad de los empleados de la CIA ya son “fanáticos que llevan la luz de la democracia estadounidense a las tribus atrasadas”, añade el experto.

Pero si el presidente Donald Trump quiere sacudir todo el sistema de inteligencia de EEUU de arriba a abajo, Giuliani encaja perfectamente en esta intención, asegura el autor. Sin embargo, según el experto, “a corto plazo, las reformas de Giuliani paralizarán la CIA, que ya de por sí no está en su mejor momento”. “Es probable que surjan graves problemas en el sistema de seguridad en forma de fugas de información por parte de los empleados despedidos. Tanto un profesional ofendido como un veterano no reconocido son las armas más terribles en la guerra de la inteligencia”. La paradoja es que Trump ahora tendrá que imponer nuevas reglas a la CIA, de lo contrario, “tendrá un enemigo o un saboteador potencial en su patio trasero”.

Michael Flynn

En este sentido, el segundo candidato potencial para ocupar el puesto de director de la CIA —el teniente general Michael Flynn— “no es mejor”, considera Krútikov. Casi toda su vida trabajó en el campo de la inteligencia, pero en la militar.

Es importante evitar la confusión entre los términos, advierte el columnista. “La obtención de información estratégica de carácter político y económico, su procesamiento y análisis, es el trabajo de la inteligencia. Pero el desembarco nocturno en algún lugar de un grupo de soldados con el objetivo de explorar un campamento de guerrillas comunistas o matar a alguien también se llama inteligencia”, explica. Estos dos mundos a menudo se cruzan, pero no se llevan bien, según el autor.

Un conflicto programado
El experto opina que ambos candidatos amenazan con volver a la CIA al estado de la Guerra Fría, pero sin una idea clara de lo que está pasando en el mundo moderno. La reducción de la financiación por parte de la nueva Administración fomentará el declive de la agencia.

Sin embargo, el columnista añade que el cambio de enfoques es bastante real y muy útil para la CIA. “Casi seguro, la CIA actualizada va a fortalecer el trabajo en América Latina. (…) Se reforzará el apoyo a Israel. (…) Se intensificará el trabajo en China y Japón”. El trabajo diario de inteligencia no se derrumbará de la noche a la mañana, ya que la CIA es un organismo extremadamente burocrático y, a veces, este sistema de control da un resultado positivo, señala el autor. Al mismo tiempo, la CIA, en cualquier caso, tendrá que volver al trabajo ‘de calle’ de sus agentes, que fue casi destruido en la época del ‘dominio del ciberespacio’.

Sin embargo, la Administración del presidente electo todavía no ha formulado ninguna propuesta para el sistema de seguridad nacional.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/prensa/201611161064868147-trump-cia-conflicto/