Informes de Gendarmería ya alertan de posibles saqueos

Fernando Oz
REUNIÓN. Ayer se reunieron el presidente Mauricio Macri y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich para analizar los operativos conjuntos entre las fuerzas federales en las provincias más conflictivas.

REUNIÓN. Ayer se reunieron el presidente Mauricio Macri y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich para analizar los operativos conjuntos entre las fuerzas federales en las provincias más conflictivas.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Carolina Stanley, tratan de enviar buenas señales y aceleran las negociaciones con organizaciones sociales para evitar el ya tradicional clima de caos que cada diciembre complica a los gobiernos. Pero los informes que llegan a la mesa de análisis de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich no son para nada alentadores y amenazan con empañar el primer fin de año del Gobierno macrista.

Debido a este complejo escenario, ayer el presidente Mauricio Macri analizó junto a Bullrich los operativos conjuntos entre las fuerzas federales en la provincia de Buenos Aires y en otras zonas en las que puede haber conflictos.

Según Juan Marino, dirigente de Tendencia Piquetera Revolucionaria, “la ministra Stanley tiene tiempo hasta fin de mes para dar respuesta a los reclamos que venimos haciendo desde diferentes organizaciones sociales”. Mientras tanto las agujas del reloj corren y la temperatura sube.

Según el relevamiento que difundió la ONG Techo, unas 379.890 personas viven en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. “En la 1-11-14 los vecinos nos planteaban que las raciones de alimento que reciben ya no les alcanza para satisfacer la demanda”, dijo Marino. Otro indicador es el aumento de seguidores que tuvo durante el último año la Corriente Clasista y Combativa. Lo mismo sucede con otras organizaciones sociales.

“La situación actual es una bomba de tiempo social y si el Gobierno no hace algo, puede estallar”, aseguró Marino. El panorama que plantea no contradice los informes de alerta que envían las diferentes fuerzas federales al Ministerio de Seguridad de la Nación.

El director nacional de Gendarmería, comandante general Gerardo José Otero, sabe que “el estado de situación es crítico”. Así lo explicó a Ámbito Financiero una fuente del Edificio Centinela. La información de “reunión” que partió de la Región I, con asiento en Campo de Mayo, es el más alarmante de los informes que partieron de las otras regiones. Allí no sólo se advierte el corte de rutas, con ollas populares, y posibles saqueos, también “una hipótesis de pasividad de la Policía provincial y el rol de más de 2.000 efectivos apartados de esa fuerza”.

Al cuadro se suma el creciente malestar que hay en la Policía Federal en el marco de la reestructuración y anexión con la Metropolitana. Las quejas por los pases de Gendarmería y el traslado de efectivos a zonas del conurbano bonaerense y a Santa Fe, también generan un dolor de cabeza en la cúpula del Ministerio de Seguridad.

El viernes 18 de noviembre habrá una marcha a Plaza de Mayo que amenaza con congregar a grupos piqueteros y organizaciones sociales de todo el país. Para Daniel Menéndez, del movimiento Barrios de Pie, la manifestación es para reclamar “un bono de fin de año para cada uno de los chicos que cobran la Asignación Universal por Hijo y para que se declare la emergencia social”.

Tal como viene señalando Ámbito Financiero, los referentes de las organizaciones sociales y sindicales más representativas coincidieron en señalar que las empresas no garantizan el bono de fin de año y que lo mismo sucede con algunos gobiernos provinciales, entre los que se encuentra el de María Eugenia Vidal. Todo indica que el aguinaldo para los que perciben planes sociales, los kits navideños, y el refuerzo de asistencia en los barrios más humildes, entre otras medidas que promueve Stanley, no alcanzará para aplacar el malestar.

Ayer Lionel Stiglitz, de la agrupación Villera Piquetera, mantuvo una reunión en el Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la provincia de Buenos Aires y salió con las manos vacías: “Nos transmiten que nos van a dar respuestas a nuestros reclamos pero no se quieren comprometer a firmar nada. Ahora se viene una semana de ollas populares en Ciudad y en la provincia. Nosotros planteamos un plan de lucha contra la política del Gobierno. La inflación pegó en los trabajadores que menos ganan y el impacto de los despidos fue muy fuerte”.

Para Stanley, que ayer recorrió los puestos del programa “El Estado en tu Barrio” de la ciudad de Rosario, “la gente está contenta porque estas políticas públicas les permite tener en su barrio el acceso a trámites sin tener que viajar”. Justamente en Santa Fe, también el gobernador Miguel Lifchitz anunció la puesta en marcha de dispositivos de seguridad tendientes a garantizar la tan deseada paz social durante los últimos días de 2016.

Fuente:http://www.ambito.com/861655-informes-de-gendarmeria-ya-alertan-de-posibles-saqueos