Inercia geopolítica contra cambios: ¿Qué aguarda al Pentágono y la OTAN bajo el mando de Trump?

geopolítica

Las promesas del presidente electo sobre política exterior podrían tropezar con el propio sistema de gestión estatal de EE.UU., opinan algunos analistas.

Carlo AllegriReuters

Dado que las grandes potencias mundiales poseen una considerable inercia geopolítica y los cambios de estrategia toman mucho tiempo, sería incorrecto esperar en los próximos años recortes en financiación y suspensión de programas en el Pentágono y la OTAN bajo la presidencia de Donald Trump, cree el analista político Alexandr Jrolenko.

En su artículo para la agencia RIA Novosti el experto mantiene que el sistema de administración pública en Estados Unidos no puede ser reducido a un individuo y es bastante rígido a nivel de agencias de orden público, servicios secretos y defensa nacional.

Recordó que el desarrollo de las Fuerzas Armadas y la elaboración y realización de estrategias son determinadas por la base económica y sirven a los intereses del Estado.

Por lo tanto, comentando sobre las declaraciones electorales de Trump a favor de una mejora en las relaciones con Rusia, el experto señaló que “por muy intenso que sea su deseo, el nuevo presidente es incapaz de cambiar fácilmente la estrategia de enfrentamiento con Rusia”.

El pragmatismo guiará a la OTAN

Pese a la crisis de excepcionalidad estadounidense y el escepticismo electoral de Trump en cuanto al sistema “obsoleto” de la OTAN, el experto asegura que la Casa Blanca es el último lugar en el planeta que abrigue planes de disolver la Alianza.

Es el pragmatismo estadounidense el que prevalecerá al respecto, Washington no abandonará a sus aliados y las ventas de armas de fabricación norteamericana a Europa solo seguirán creciendo.

Oriente Medio no es menos importante para EE.UU., que lleva décadas haciendo negocios exitosos en el sector petrolífero de la región, dando soporte a las dictaduras de la zona.

“Es simplemente imposible retirar las fuerzas, no hay respeto a empresarios desarmados en Oriente Medio”, indicó Jrolenko.

Con respecto a Moscú, aunque Trump ha manifestado su apoyo a la operación antiterrorista de Rusia en Siria, el experto señaló que los “intereses de Rusia y EE.UU. en Siria no coinciden”, por lo que Trump “tendrá que deshacer la maraña de controversias geopolíticas con Rusia”.

Acerca de los planes de mejorar las relaciones con Rusia, Jrolenko acentuó que sería difícil realizarlos simultáneamente desplegando tropas de la OTAN en la frontera rusa.

Mantener el balance viable, aunque inestable, en Asia-Pacífico

Tomando en cuenta la alta concentración de reserva de hidrocarburos y rutas de navegación comercial en la región de Asia-Pacífico, el experto cree que la influencia de EE.UU. en la región solo crecerá en los próximos años.

El sistema inestable de seguridad que se ha formado en la región es suficientemente viable a menos de que se tomen medidas drásticas. En este sentido el despliegue de sistemas antimisiles en Corea del Sur podría llevar a un conflicto con Corea del Norte y China.

Por lo tanto, el experto citó al politólogo francés Pierre Picard: “El curso político de Trump sería alcanzar acuerdos con los grandes poderes, incluido China y Rusia, y acordar con sus líderes la división de papeles geopolíticos, así como asegurar la tranquilidad de los estadounidenses ante el nuevo balance mundial, algo que reduciría el riesgo de conflictos”.

Fuente:https://actualidad.rt.com/actualidad/223301-inercia-geopolitica-cambios-aguarda-pentagono-otan-trump