Presidente filipino promete a Dios no volver a decir ‘palabrotas’

Rodrigo Duterte Filipinas

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, conocido por sus declaraciones ‘incendiarias’, asegura que ha prometido a Dios no volver a decir palabrotas.

Duterte ha explicado este viernes a los reporteros que hizo esta promesa tras mantener una conversación personal con Dios durante el vuelo de vuelta de un viaje oficial a Japón, la noche del jueves.

El mandatario ha detallado que cuando los pasajeros del avión ya estaban dormidos, oyó la voz de Dios, que le amenazó con accidentar el avión si él no dejaba de usar un lenguaje tan “soez”. Es por eso, ha dicho, que tuvo que hacer esa promesa, según la cadena local ABS-CBN.

El Jefe del Ejecutivo filipino ha reiterado que “una promesa a Dios es una promesa al pueblo filipino”.

Sin embargo, ante la pregunta de que si dejará de utilizar palabrotas en cuanto a las autoridades de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), Duterte dijo que su promesa tenía límites.

“No pudo prometer morderme la lengua hablando de EE.UU., la Unión Europea o la senadora Leila de Lima (su archienemiga)”, dejó claro.

A principios de octubre Duterte, que llegó al poder el pasado 30 de junio, insultó gravemente a su homólogo estadounidense, Barack Obama, al llamarlo ‘hijo de p***’ por haber cuestionado su campaña antinarcotráfico.

Asimismo, el pasado 30 de septiembre se comparó con el exdictador alemán, Adolf Hitler, al afirmar que quiere matar a los tres millones de drogadictos que dice que hay en el país asiático.

Acabar con el problema de la droga en los primeros seis meses de mandato, figuraba entre las promesas del dignatario filipino, no obstante, recientes cifras publicadas por la Policía muestran que la consigna ha ido más allá, unos 3500 supuestos narcotraficantes y drogadictos han muerto en cerca de 1500 operaciones policiales y el resto a manos de grupos de “vigilantes”; todo ello desde que Duterte asumió las riendas del país.

Fuente:http://www.hispantv.com/noticias/asia-y-oceania/312648/duterte-promete-dios-no-decir-palabrotas-lenguaje