Macri y su colonia de Sodoma

macri

La sucesión de hechos macabros y sangrientos que golpean principalmente a la juventud en Argentina en los últimos tiempos, se corresponde con el discurso fascista y la funesta política económica neoliberal del contubernio cipayo que actúa bajo el comando de EE.UU.

Argentina con Macri continúa su travesía perversa de realineamiento hacia el Eje del Mal. Con Macri la Argentina va degradándose desde el país que había reducido su deuda externa, fortalecido el mercado interno, protegido la producción industrial, jerarquizado el ingreso de los trabajadores, invertido en ciencia y tecnología, aumentado los presupuestos de educación y salud, defendido y promocionado la seguridad social, aumentado la cobertura jubilatoria, institucionalizado la Memoria, Verdad y Justicia que encarceló a muchos de los asesinos cipayos de la dictadura de 1976, etcéteras; hacia este país que, en manos del PRO, es cada día más zombie, en todo sentido.

Hasta que llegó Macri la Argentina venía recomponiéndose como Estado-Nación, no sólo por la política económica, sino además por su alineamiento internacional en pos de un mundo equilibrado, policéntrico, multipolar. Los desastrosos resultados que hoy estamos sufriendo, con desocupación, pauperización y recesión, son resultados buscados por los estrategas imperialistas, porque el objetivo es destruir al pueblo argentino para, por sobre el pueblo avasallado, saquear sin límites sus recursos naturales: el agua dulce, la tierra fértil, la energía, los minerales… No son errores: es lo que pretenden los jefes de Macri. Es el modelo colonial: una clase dominante imperial, poseedora de todo, y la mayoría del pueblo, paria en su tierra. Macri no se ve a si mismo como el presidente de los argentinos, sino como el cónsul, el virrey, de su tan admirado centro imperialista.

Postales de la Colonia Argentina

Postal 1:  13 de Septiembre, Zárate (ciudad del corredor industrial de la Provincia de Buenos Aires): dos jóvenes asaltan una carnicería. El carnicero sale a perseguirlos. Los ladrones huyen con una moto. El carnicero los persigue en un auto y los atropella, haciéndolos caer. Uno de los asaltantes logra huir; el otro queda parcialmente aplastado en el piso, atrapado entre el auto del carnicero y el poste de un semáforo contra el que el auto del perseguidor terminó colisionando. El propio comerciante, algunos de sus familiares y una incipiente turba que se acerca al lugar, golpean al joven agonizante atenazado entre el auto y el semáforo. El joven fallece más tarde en el hospital. El comerciante que mató al asaltante fue detenido, en una causa penal caratulada como homicidio simple. Ante esta situación, pocas horas más tarde de estos desgraciados sucesos, esto decía el presidente Macri: “debería estar con su familia, tranquilo, tratando de reflexionar mientras la justicia determina que pasó con esta muerte”, solicitando claramente la libertad del asesino, avalando así el accionar homicida del carnicero.

El carnicero fue liberado tres días más tarde, y quedó procesado por “homicidio culposo”. En un video que se conoció después de su liberación se ve al comerciante pegándole al hombre agonizante, gritándole “la concha de tu madre, te mato… No me importa ir preso, yo te mato”, lo que, evidentemente, no demuestra un homicidio accidental. Días más tarde Macri complementa: “hay que trabajar con la Justicia para evitar las cárceles de puertas giratorias”, por supuesto sin referirse al homicida, sino a los ladrones de gallinas.

Postal 2:  21 de Septiembre (“día de la primavera” en Argentina), Conurbano Bonaerense, Moreno: cientos de jóvenes concurren a una fiesta privada convocada desde las redes sociales, fiesta que culmina en diferentes manifestaciones de violencia, resultando asesinado a balazos un joven de 19 años, y numerosos heridos. Considerando la manera en que fue convocada es casi un milagro que no ocurriera una verdadera masacre. La fiesta fue organizada de manera semiclandestina, invitando a concurrir con drogas y armas, bajo el título de “Proyecto XXX”, en referencia a la película “Proyecto X” que, dirigida por el británico Nima Nourizadeh, es propaganda explícita de la drogadicción de los adolescentes y de la violencia y el descontrol como conducta a seguir.

Postal 3: 24 de Septiembre, Ciudad de Buenos Aires, Villa 21: dos jóvenes, uno de 15 y otro de 18 años, son interceptados, requisados y basureados por la Policía Federal, que los deja ir. 50 metros más adelante aproximadamente 20 efectivos de la Prefectura Nacional llegan en varios móviles y los detienen, los esposan y los trasladan a una garita en la zona, donde golpean a uno de los chicos mientras que al otro los golpean dentro de uno de los autos. Después los llevan a un descampado al lado del Riachuelo donde los vuelven a torturar con golpes de puño, palazos, cigarrillos, simulacro de fusilamiento (“vamos a matarlos, total, nadie los reclamará” les dicen). Les roban hasta las zapatillas y, después de más de tres horas de suplicio, los hacen huir corriendo.

Después de mucho cavilar, los jóvenes deciden hacer la denuncia judicial, a los pocos días. En el momento en que la están haciendo en la fiscalía de la zona, reconocen allí a uno de los prefectos que los torturó, el que es detenido ahí mismo. Uno de los jóvenes torturados, días más tarde además concurre a la televisión a contar los abusos que sufrió, y cuando vuelve a su barrio ve que un prefecto le está pegando a un chico diciéndole que “van a cobrar todos por habernos escrachado en los medios”. Ante esto el valiente joven que venía de ofrecer su testimonio ante millones de telespectadores le dice al prefecto que deje de pegar, que fue él quien los escrachó, y debe huir inmediatamente porque el uniformado lo amenaza mientras lo persigue corriendo con su arma sin poder alcanzarlo antes de que el joven logre refugiarse en su casa.

Estos dos jóvenes tienen un compromiso político expresado en una revista realizada en las villas, y debido a la solidaridad, la movilización popular y la trascendencia pública, además del prefecto detenido el día que los torturados van a hacer la denuncia, seis efectivos más terminan en prisión por sus delitos. Desde el Poder Ejecutivo Nacional, la ministra de Seguridad, la cipaya Patricia Bullrich, no hace ninguna declaración al respecto, de la misma manera que ningún otro funcionario de Macri.

Conclusiones evidentes y no tanto

En Argentina en el año 2001 y 2002 miles de ciudadanos fueron robados por los bancos no sólo a través de la usura a la que la Argentina estaba sometida desde hace décadas, sino además de manera directa cuando los bancos simplemente se quedaron con la plata de sus depositantes. Igual que hace poco en Grecia, miles de argentinos de la noche a la mañana perdieron su fortuna, asaltada por elegantes señores de traje y corbata. El sacrosanto derecho capitalista a la propiedad privada fue así violado de manera grosera y clara. Es importante hacer memoria porque el gobierno de Macri (cuyo padre se enriqueció notablemente con la dictadura cipaya endeudadora de 1976) está rebosante de los cuadros del mismo capital financiero internacional que ha saqueado al país una y otra vez.

Entonces, si se trata de ira, todo argentino que se precie de querer su país debería dirigirla contra ellos. Lo que demuestra el caso del carnicero es lo que el actual régimen pretende: una jauría de lobos a la que le han birlado su presa y sus individuos se masacran entre sí disputándose un hueso. El carnicero está ciego de ira no contra los gobernantes que le están robando un país completo sino contra el joven, probablemente desocupado o marginado, que quiere arrebatarle lo que acumuló con su actividad mercantil de un día.

Macri aplaude cada vez que los hambrientos lobos no ven quién es quien les roba realmente la parte del león, y cuando pide la libertad del comerciante homicida de Zárate está aplaudiendo la sumisión y el desclasamiento de los pobres que son alcahuetes de los ricos.

Al mismo tiempo, Macri pide que “no haya puertas giratorias”. ¿Se refirirá a entreguistas como Domingo Cavallo, o el actual presidente del Banco Central, sobreseídos por la “Justicia” en la causa del “Megacanje”, estafa contra el pueblo argentino por miles de millones de dólares? ¿Se referirá a sí mismo, y a otros tantos que a través de paraísos fiscales evadieron miles de millones de dólares, y los que a través de definir ellos mismos del valor del dólar futuro ganaron millones por estar de los dos lados el mostrador, por supuesto beneficiándose de eso como particulares? ¿Se referirá al ministro de Energía, Juan José Aranguren, con las maniobras lucrativas a través de la importación de gas -por el Estado- a los precios más caros para beneficiar a la compañía donde el ministro tiene acciones? Indudablemente que no. Para estos ladrones de guante blanco no existen puertas para entrar a prisión, ni siquiera giratorias. Y esto sin ponderar en términos de “corrupción” decisiones políticas que son traiciones a la Patria, una corrupción tan grave cuyo valor pecuniario es el país completo.

En todas las tragedias del pueblo está la mano malévola del Imperio cumpliendo su plan, sean éstas parte de una operación perfectamente premeditada y ejecutada o sean la simple reproducción en cada cual de la estúpida ideología de la destrucción. La organicidad está en la ideología y en sus facciones, sean éstas facciones de mayor o de menor escala.

Entonces en Moreno, circunscripción conducida por un intendente afín a Cristina Kirchner, es difícil no pensar en la posibilidad de una operación concreta para hacer acción sicológica con una masacre en territorio antimacrista. La organización de la fiesta fue como convocar a una cita al perro y al gato: de eso sólo puede surgir la discordia. El nombre de la fiesta (como la de una película de una fiesta de jóvenes que termina, por efecto de las drogas, en una destrucción y descontrol totales), la oportunidad (día de la primavera y día del estudiante), la convocatoria a llevar armas y drogas (quien llevara drogas no pagaría entrada), constituyen un cóctel inevitablemente explosivo. Lo que evitó que los sucesos fueran mucho más graves fue la actitud de la dueña de la casa (se la alquiló de manera ilegal a dos jóvenes menores de 21 que le mintieron sobre la verdadera naturaleza del evento, por lo que la dueña, al estar presente allí y ver la enorme cantidad de concurrentes -muchos de ellos llegaron en colectivos alquilados- y el desborde que se estaba produciendo, intentó cancelar todo) y la de los inspectores municipales que justo estaban clausurando la fiesta cuando comenzaron los disturbios, desatándose un pandemonium de corridas, peleas con armas blancas, picanas, y disparos de armas de fuego.

En las afueras de la casa murió por un disparo un joven de 19 años. ¿Qué habría sucedido si el evento no hubiera sido interrumpido por la propietaria y los inspectores municipales antes de que la fiesta se desarrollara en su plenitud? Seguramente habría sido un desastre diez veces mayor, con consecuencias políticas sobre el jefe municipal y, por transición, sobre Cristina Fernández de Kirchner. Las usinas de propaganda perversa que protegieron comunicacionalmente al hoy prófugo proxeneta del PRO (el partido de Macri) Raúl Ismael “El Peque” García, organizador de una fiesta clandestina en La Plata donde murió ahogada en la piscina una joven estudiante universitaria, y que también protegieron a los organizadores (del entorno de Cambiemos) de una fiesta electrónica (Time Warp) en la Ciudad de Buenos Aires donde murieron cinco jóvenes por intoxicación por drogas sintéticas y deshidratación, en caso de una tragedia de grandes proporciones en Moreno seguramente hubieran desatado todo su sensacionalismo contra el intendente de Moreno y la ex presidenta Cristina. Hubiera sido, además de una trampa para los jóvenes, otra más de las trampas contra el kirchnerismo.

Nótese que en el caso de la fiesta de La Plata (municipio en manos del macrismo) los mismos funcionarios municipales garantizaron, a cambio de una coima, que el evento transcurriera sin interrupciones, y en el caso de la fiesta electrónica en la Ciudad de Buenos Aires (también en manos de Cambiemos) ocurrió lo mismo con todas las transgresiones tanto en cantidad de concurrentes, como en el tráfico de drogas, como en tantos otros abusos que son sólo la expresión de un proceder intrínsecamente corrupto, característico de los hombres del actual presidente.

Y los chicos de la Villa 31 torturados por la Prefectura Naval son la expresión de la animosidad de los macristas en contra de los pobres. Para los sectores sociales simpatizantes del macrismo los delincuentes no son los cipayos, las clases dominantes tradicionales, eternos traidores a la Nación, protagonistas de todos los pactos en contra de Argentina, sino los pobres, los humildes. Salvo los esclavos devotos de sus amos, salvo los pobres sin conciencia de clase, salvo los trabajadores que se afanan por “ser como ellos”, por “pertenecer” al mundo de los exclusivos, para los macristas los demás son todos “malaleche” que actúan astutamente en contra del manifiesto destino de que hay unos hombres llamados a ser elegidos para el privilegio, y otros que (¡qué pena!) son los que no quieren aprender, los eternos inconformes que “están así porque quieren”. El mensaje de Macri a las fuerzas represivas es “hagan muchachos”, “procedan”, y entonces pasa lo que pasa con los pibes de la Villa 21 y con tantos numerosísimos casos de violencia institucional y parainstitucional para disciplinar a los esclavos.

Pero no es sólo un mensaje que habilita a los descerebrados represores: hay organización. El Ministerio de Seguridad conducido por Bullrich es claro en la denominación: “Plan de Control Poblacional” se llama al programa de concentración de efectivos federales para detener y requisar a los jóvenes pobres. Los resultados de esta práctica, según las mismas cifras del ministerio, arrojan que sólo un 0,3 % de los requisados resultaron detenidos, y en su absoluta mayoría por infracciones menores como falta de documentación o portación de estupefacientes. Una enorme asignación de recursos sólo para acosar a la juventud pobre, y parte habitual de esa persecución y acoso son las frecuentes torturas y aún asesinatos, torturas como las que sufrieron los dos jóvenes que denunciaron a los efectivos de la Prefectura Naval. Obviamente nada para golpear al crimen organizado: es éste el que gobierna el país.

Cuando la autoridad moral brilla por su ausencia, los gobernantes no tienen otra opción que recurrir a la violencia para imponer su voluntad, una voluntad ilegítima, como ilegítimas son sus medidas de gobierno, en una espiral cada vez más dictatorial en la medida en que las fantasías teóricas y la vil codicia concreta de los neoliberales provocan resultados de espanto.

Pero la militarización del “plan de control poblacional” es una más de las operaciones de un todo funesto, ya que la Argentina está bajo el comando imperialista que, como dijo Cristina Kirchner, está “rediseñando la sociedad”. Y dentro de ese todo hay mucho más de lo que puede imaginarse…

Importando a ISIS

ISIS es la sigla, en inglés, de “Estado Islámico de Irak y Siria”, y es una de las siglas más conocidas hoy de las bandas paramilitares terroristas al servicio de la OTAN. Estas bandas terroristas armadas y organizadas por Occidente (las monarquías del Golfo Pérsico forman parte del dispositivo occidental), son escuadrones de la muerte

como los “paras” de Colombia o la “contra” en Nicaragua en los ‘80. Reclutan a sus hombres dentro de lo que algunos han definido como lumpen-proletariado, que son los sectores sociales pauperizados y marginados con menor o nula conciencia de clase trabajadora. Así, los mismos que generan la marginación social con sus planes económicos son los que luego reclutan entre los marginados a los hombres que actuarán en contra de los movimientos nacionales, como fuerzas de choque para golpear a estos movimientos y al pueblo.

Entonces no es casual que en la Argentina con Macri, éste se ofrezca para traer refugiados sirios: se trata de importar cuadros terroristas de la misma manera que los militares cipayos de Argentina -expertos en contrainsurgencia- fueron llevados por EE.UU. a Nicaragua para entrenar a la “contra” mercenaria. Se trata de reciclar a veteranos de Siria o Libia, degolladores y ponebombas en lugares atestados de civiles, para que aporten a la formaciones de escuadrones de la muerte aquí o en otros países de América Latina. También es posible que Macri le haya ofrecido al Estado Racista de Israel (que es, junto con Arabia Saudita, Gran Bretaña y Estados Unidos, el más importante patrocinador del terrorismo en el mundo) una retaguardia en Argentina para replegar a los miembros de Al-Qaeda y similares, con sus familias, ante la perspectiva de una derrota inminente en Siria.

Por supuesto que si en el futuro las agencias de inteligencia de EEUU, Israel y Gran Bretaña, deciden crear alguna organización terrorista en Argentina, no necesariamente el nombre debería ser ISIS. Podría ser cualquier otro. Para ellos cambiar las máscaras nunca fue un problema: todo en ellos es falsedad y engaño. Hoy en Siria Al-Qaeda es el Frente Al-Nusra, y luego pasa a llamarse de otra manera, según la conveniencia de sus patrocinantes.

En este sentido el gobierno, además de ofrecer a Argentina como destino de los “refugiados” sirios, ha hecho varias maniobras para intentar instalar la ilusión de una pretendida presencia del “terrorismo islámico” para justificar la militarización y la presencia de potencias extranjeras sobre nuestro suelo y manipular a sectores del pueblo. En Siria, los jefes de Macri a la opinión pública le venden que luchan contra el Estado Islámico, cuando esto es una gran mentira que les sirve para justificar la invasión militar de territorios como Siria o Irak, invasión militar que se articula con el accionar de estas bandas terroristas, a las que les proveen soporte en todo sentido: desde alimentos hasta armamento, desde apoyo aéreo hasta inteligencia.

Este doble juego es el que Cambiemos, y la cadena de medios de comunicación que lo respalda, ha ensayado más de una vez, en muchos casos protagonizando situaciones ridículas pero que, mucho más allá de lo verdadero o falso, van naturalizando, a fuerza de repetición, una realidad virtual que parte de la opinión pública puede terminar por creer real, de tal manera de respaldar a los que deben protegerla de esa amenaza ilusoria, que son los mismos que las inventan para profundizar el despotismo.

De esta manera, la ministra de Seguridad anunció que había detenido a terroristas que resultaron ser quemacoches en el marco del conflicto de los taxistas por el asunto de Uber; anunció que habían detenido a un “terrorista islámico” libanés que estaba prófugo que resultó ser otra persona, de nacionalidad libia, que no tenía nada que ver, salvo un nombre parecido con el que buscaban.

Y Clarín, por su parte, ya dejó de ser un diario para pasar a ser un sitio de novelas, porque transcribir todo lo que este medio de intoxicación inventa y miente día a día resulta inabarcable. Respecto de este tema podemos citar de Clarín:

“además, desde hace unos meses el Gobierno empezó a conectar las bases de datos de Migraciones con las de otras agencias internacionales como Interpol. Con esa medida ya se detectó el ingreso de dos ciudadanos libaneses vinculados al terrorismo, como reveló Clarín. También organizaron cursos de terrorismo para las policías de Jujuy, Misiones, Salta, Chaco y Corrientes en combinación con sus pares de Brasil y Paraguay. Las fronteras del norte son una zona caliente por el narcotráfico y el terrorismo”.

“Más allá de las desmentidas oficiales, Clarín pudo confirmar con fuentes oficiales que sí hubo un argentino vinculado a ISIS que estuvo en el país. La historia se remonta a fines del año pasado, en pleno kirchnerismo, cuando un ciudadano argentino que estaba intentando ingresar a Turquía fue detenido por las autoridades migratorias de ese país y luego deportado”. (…)

“Con la orden de un juez, activaron un protocolo de seguimientos para conocer sus movimientos y contactos. Pero a los pocos días el hombre se fue del país vía Uruguay. No pudieron volver a encontrarlo”.

“La preocupación oficial por un escenario de terrorismo también había sido revelada por Clarín en julio pasado. Allí se contaba que el Ministerio de Seguridad había pedido datos de lugares críticos a Gendarmería y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Y que Yacyreta, las iglesias y algunos pueblos fronterizos de Corrientes estaban en la mira”.

En otro artículo: “Clarín confirmó la última versión que analiza la ministra Patricia Bullrich: hace dos meses, por encargo de un supuesto grupo de libaneses, un ex prefecto con antecedentes penales habría obtenido y vendido los planos de las tres plantas potabilizadoras de agua que abastecen a la Capital y el Gran Buenos Aires”.

Página/12, por su parte, en una nota titulada “Los fantasmas que ve el señor Burzaco”, expresa que “después de que la semana pasada la ministra Bullrich anunciara erróneamente la detención de un supuesto terrorista en la triple frontera, Eugenio Burzaco afirmó que se habían detectado ‘argentinos entrenados por ISIS’ en el país. Más tarde, descartó su presencia”.

A esto hay que agregarle la detención de dos jóvenes que, en una travesura, mandaron mensajes por twitter haciéndose pasar como del Estado Islámico, lo que le sirvió al gobierno para alimentar en cierta forma la parafernalia que pretenden.

Como se puede apreciar, desde el gobierno están muy interesados en que aparezcan los benditos terroristas. Están muy interesados en producir el estado de estupidez paranoica que permite manipular a los analfabetos políticos. Lo que cuentan es indemostrable, basado en las versiones de quienes forman parte de la mentira. Resultan realmente grotescos, pero no por ello debemos menospreciar su criminal accionar. Una cosa no quita la otra: Macri es grotesco, y así está destruyendo la Argentina…

La postal n.º 4

Sábado 8 de octubre, Mar del Plata: una joven de dieciseis años es drogada, violada, empalada y asesinada por por los menos dos hombres, que luego intentan encubrir su crimen con distintas maniobras. Había sucedido que después de contactarse con la adolescente para ofrecerle marihuana a la salida de la escuela, al día siguiente la chica va a la casa del sujeto más joven, de 23 años, y en el domicilio de éste es terriblemente ultrajada por éste y por lo menos por otro sujeto más. El criminal de más edad, de 41 años, es hijo de un reconocido escribano de la ciudad. Ambos fueron detenidos días después.

Como se puede comprobar, desde que Macri asumió la presidencia son cada vez más frecuentes estas tragedias, que expresan la perversión profunda de la ideología fascista difundida en importantes sectores de la población (principalmente en la clase media). Esta ideología de la opresión y el abuso es la que el presidente ejerce con sus políticas imperialistas y con sus mensajes segregacionistas contra todos los que no son como ellos, contra todos los que no pertenecen a la clase de los privilegiados. La ciudad donde ocurrió este hecho diabólico está conducida por un intendente de Cambiemos característico por su comportamiento nazi y, de hecho, esta ciudad se caracteriza por tener un número relativamente significativo de grupos que actúan con la simbología y la motivación de esa ideología, bajo el amparo del intendente. Que esta tragedia haya ocurrido en Mar del Plata no es casualidad. De hecho, el asesino que es hijo del escribano puso como abogado defensor a un hombre de Cambiemos, el titular del área de “Control y Supervisión de los Servicios de Seguridad Privada”, en la Secretaría de Seguridad y Justicia de la comuna, la misma dependencia donde debía concurrir la fiscal para buscar los registros de las cámaras de seguridad con el fin de obtener pruebas de los movimientos de los sospechosos. Como resultado de la presión popular el funcionario debió renunciar.

En una sociedad capitalista como la Argentina se suceden cada tanto hechos macabros que no ocurren, o casi no ocurren nunca, en sociedades como la cubana, la iraní o la de Corea del Norte, sociedades donde hay justicia. Hoy esos hechos son una sucesión cada vez más frecuente y cotidiana en la Argentina con Macri. En Estados Unidos son comunes las masacres, los “locos”, las calamidades como resultado de la ideología diabólica. En el país que los macristas admiran tanto, los asesinatos, la drogadicción, el abuso masivo expresado de todas las maneras, es el pan de cada día. ¿quién puede negar que Estados Unidos es Sodoma? Macri pretende de Argentina una colonia de Sodoma.

Hace menos de un año que, con propaganda de globitos amarillos y promesas de “revolución de la alegría”, Cambiemos llegó al gobierno. Las promesas engañosas se transmutan en cuerpos violados, en un pueblo violado, en un país violado, violado en sus esperanzas, en su soberanía, en sus derechos… Con Macri, Argentina es ultrajada cada día, es crucificada como Cristo.

Pero todos sabemos que hay un pueblo. Todos sabemos que hay una Historia de Lucha. Todos sabemos que, más allá de los dirigentes corrompidos y traidores, hay una memoria histórica que recuerda arsenales repletos de recursos de lucha. Desde la lucha electoral a la lucha armada, desde el paro general hasta el corte de ruta, desde las “marchas del silencio” a las barricadas en las calles.

No lo lograrán. Los argentinos, parte de la Nación Nuestroamericana, son partícipes de la Resistencia Antiimperialista. Hagan lo que hagan los cipayos: fraudes electorales a través del voto electrónico, importación de verdugos terroristas desde Siria, militarización para “control poblacional”, distribución de venenos psicoactivos, encarcelamiento de dirigentes populares como Milagro, operaciones alevosas para que los hermanos no sean unidos…; los zombies serán vencidos.

El pueblo no aceptará la colonia de Sodoma que Macri pretende para la Argentina.

Fuente:http://www.hispantv.com/noticias/opinion/311411/macri-politicas-ecomomia-neoliberal