Efecto bumerán: una ley de EEUU puede dinamitar el sistema económico mundial

La aprobación de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés) puede volverse contra EEUU, predice el economista y analista en asuntos internacionales Valentín Katasónov en un artículo para el portal Centrasia.
El pasado mayo, el Senado norteamericano votó unánimemente a favor de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo, que permite a los familiares de las víctimas de los atentados del 11S demandar a las autoridades saudíes y exigir compensaciones por el perjuicio sufrido.

En septiembre, la Cámara de Representantes del Congreso aprobó a su vez el proyecto y se lo hizo llegar al presidente de EEUU, Barack Obama, pero el mandatario decidió vetarlo. Entonces Obama explicó que dicha ley creará un precedente peligroso y puede “devolver el golpe a EEUU”, porque una vez esté allanada la posibilidad de demandar a Gobiernos extranjeros, los ciudadanos de otros países también demandarán a Washington en juicios celebrados en otros territorios, prosigue el artículo. Además, puede que Estados Unidos pierda a uno de sus aliados principales en Oriente Próximo. A principios de los años 70 del siglo XX, Norteamérica logró acordar la cooperación bilateral con Arabia Saudí. Riad, a cambio del apoyo político y militar de EEUU, se convirtió en un bastión de los intereses de Washington en la región.

Otros requisitos del acuerdo eran que los saudíes suministrarían petróleo al mercado global solo a cambio de dólares y, además, los ingresos de la venta serían almacenados en bancos norteamericanos. Y ahora JASTA puede poner fin a esta relación especial entre ambas naciones.

Es más, las consecuencias destructivas de JASTA pueden acabar desbordando los márgenes de las relaciones bilaterales. Esto se debe al hecho de que la ley establece que, en caso de que el “Estado patrocinador del terrorismo” rechace cubrir los daños de manera voluntaria tras el fallo de un jurado estadounidense, los activos de dicho país pueden ser retenidos.

En cuanto a Riad, sus reservas internacionales se cifran en la actualidad en 750.000 millones de dólares. En mayo, Arabia Saudí declaró que, una vez que JASTA entre en vigor, el país pondrá dichos activos a la venta.
Aunque es poco probable que la venta de acciones de los saudíes aseste un golpe mortal al dólar estadounidense, el mundo parece estar preocupado, dado que los demás países han comprendido que mañana esta ley puede tocarles de cerca también.

Por lo tanto, se puede esperar que no haya un mayor crecimiento de la pirámide de deuda de Estados Unidos mediante la colocación de bonos del Tesoro fuera del país. Por otra parte, desde la primavera, se observa que China y otros países se van liberando discretamente de estos valores. JASTA sería una bomba de relojería en el marco del sistema monetario y financiero, apuntalado en 1944 en la conferencia de Bretton Woods. El autor concluye que, al parecer, Washington está buscando nuevos enfoques respecto a las relaciones con Oriente Próximo, en los que Riad no ocupa el primer puesto.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201610111064042823-jasta-arabia-saudi-demanda-11s/