Shimon Peres – El Gran Terrorista Sionista

Shimon Peres, hombre sionista criminal de guerra del estado de “Israel” y Premio (Nobel de la Paz), muere a los 93
A lo largo de 68 años, un lobo con piel de cordero llevó a cabo una serie de operaciones encubiertas, atentados terroristas y masacres que superan con creces los crímenes de lesa humanidad de Ben-Gurión, Dayan, Golda Meir, Rabin, Barak, Beguin y Sharón.
Shimón Peres nació el 21 de agosto 1923 en Vishneva en la Rusia Blanca (por entonces Polonia), cerca de Volozhin, hijo de Yitzhak y Sara Persky. En 1931, el padre, Yitzhak Persky, emigró a Palestina. Su familia lo siguió dos años más tarde. Peres fue inicialmente inscripto en la “Balfour High School”, y luego en la “Balfour Elementary School” en Tel-Aviv, seguido por la Geula High School donde se convirtió en miembro del movimiento juvenil sionista Hanoar Haoved. Al final del noveno grado dejó la escuela y se trasladó a la escuela agrícola de Ben-Shemen.

Peres se unió al Haganá (1) en 1941. Tuvo entrenamiento militar en el kibutz Guevá y después fue enviado a unirse al Kibutz Alumot en la Baja Galilea. Se casó con Sonia Gelman en 1945 y tuvieron dos hijas y un hijo.

En Alumoth, Peres fue reclutado por Levy Eshkol (2) para trabajar como organizador para el movimiento juvenil Hanoar Haoved en Tel-Aviv. Posteriormente fue elegido secretario general de Hanoar Haoved y fue elegido delegado en 1946 al 22º Congreso Sionista Mundial. En el congreso se reunió con David Ben-Gurión (3) y a partir de entonces se convertiría en su delfín.

Peres junto a sus compañeros terroristas del Haganá, como Yitzhak Rabin, Ariel Sharón, Rehavam Zeevi, Dov Hoz, Moshé Dayan, Yigal Allon y Ruth Westheimer, participó de múltiples atentados terroristas, no sólo contra los palestinos sino incluso contra inmigrantes judíos engañados. Éstos eran traídos clandestinamente a Palestina en barcos fletados por los agentes del Haganá que, previamente colocaban cargas de demolición en la sentina. Cuando el navío era interceptado por los británicos, los terroristas del Haganá lo hacían detonar los explosivos haciendo creer a la opinión pública que el estallido había sido provocado por las autoridades de Londres.

Uno de los casos más conocidos de esta serie de operaciones encubiertas fue el desastre del “Patria”, llevada a cabo el 25 de noviembre de 1940. El hundimiento provocado por el Haganá en la rada de Haifa, causó la muerte de por lo menos 260 judíos inmigrantes y otros 172 quedaron heridos. El incidente fue denunciado por el periodista judío David Flinker en el New York Morning Journal del 27 de noviembre de 1950, donde afirma: «Fue el comando del Haganá el que dio la orden de hacer estallar el barco “Patria”».
El libro de Livia Rokach (4), Israel’s Sacred Terrorism: A Study Based on Moshe Sharett’s Personal Diary and Other Documents —‘El terrorismo sagrado de Israel: Un estudio basado en el diario personal de Moshé Sharett (5) y otros documentos’—, Naseer H. Aruri (Foreword by), Noam Chomsky (Introduction), Belmont, Mass.: Association of Arab-American University Graduates, 1985, es sumamente revelador y permite adentrarse en una de las historias más tenebrosas y espeluznantes del siglo XX: el universo de las operaciones encubiertas del terrorismo sionista. El libro puede leerse en páginas de internet:ttp://chss.montclair.edu/english/furr/essays/rokach.html

Sharett fue un sionista moderado, lo que significa, como Livia Rokach deja en claro, que él también buscaba la expansión israelí y la dominación, pero se oponía a los métodos utilizados por los más poderosos como Ben-Gurion. Como Sharett dice en un extracto típico de 1955: «He estado meditando en la larga cadena de hechos falsos y de las hostilidades que hemos inventado, y en los numerosos enfrentamientos que hemos provocado y que nos han costado tanta sangre, y en las violaciones de la ley por parte de nuestros hombres, todo lo cual ha desencadenado graves desastres y ha determinado el curso de los acontecimientos y contribuido a la crisis de seguridad».
Si hay algo que Moshé Sharett y Livia Rokach dejan en claro en sus respectivos trabajos es que Shimón Peres era algo así como “el más sutil y nefasto de todos los terroristas”.

En mayo de 1947, Ben-Gurión designó a Shimón Peres en el alto mando del Haganá, donde inicialmente fue puesto a cargo del personal y más tarde se involucró en la adquisición de armas y la producción.
Peres sirvió como jefe del departamento de la marina en 1948 y fue enviado a los Estados Unidos en 1950 en una misión para la adquisición de armas.

Peres fue un instrumento para la adquisición de armas para el Haganá y el establecimiento de las industrias de defensa israelíes, especialmente la aeronáutica y de la aviónica, de acuerdo a su biografía. También es conocido como el padrino de las industrias de defensa de alta tecnología de Israel y el arsenal nuclear ilegal.

Peres construyó una alianza con Francia que le aseguró una fuente de las armas, y fue responsable del programa para desarrollar armas nucleares para Israel, convenciendo a los franceses para que ayudasen a Israel a construir un reactor nuclear secreto en Dimona en el desierto de Negev, en 1957.

Fue Peres quien hizo adquirir los entonces ultramodernos Dassault Mirage III, los aviones de combate de diseño francés de la fuerza aérea israelí que atacaron el USS Liberty, en 1967 (6).

El USS Liberty fue atacado con saña por los sionistas en junio de 1967. Ahora se sabe que había descubierto que los israelíes estaban llevando a cabo una limpieza étnica con los prisioneros egipcios en el desierto del Sinaí (ver nota).

Sobre Shimón Peres, a quien consideraba como uno de los planificadores claves de la campaña de bombardeo terrorista de las instituciones de EE.UU. y el Reino Unido en Egipto, Moshé Sharett escribió esta nota en 1955: «Peres comparte la misma ideología [como Lavón]: él quiere amedrentar a Occidente para que aquél apoye los planes de Israel» (7).
Seguir leyendo: http://www.prensaislamica.com/informe_especial.htm


  • El fallecido expresidente israelí Shimon Peres.

    El fallecido expresidente israelí Shimon Peres.

El fallecido expresidente israelí Shimon Peres, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1994, ordenó una masacre que costó la vida a decenas de civiles.

El corresponsal en el Oriente Medio del rotativo británico The Independent, Robert Fisk, ha recordado en un artículo publicado este miércoles que el fallecido expresidente israelí, a quien muchos líderes mundiales califican de “pacificador”, es responsable directo de al menos una de las peores masacres de la historia del régimen de Tel Aviv.

“Cuando el mundo supo que había muerto Shimon Peres, gritó “¡pacificador!”, pero cuando yo me enteré de su muerte, lo que me vino a la mente fue sangre, fuego y matanzas”, dice Fisk, testigo del bombardeo por Israel de un campo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la ciudad de Qana, en el sur de El Líbano, que se saldó con civiles muertos —la mitad de ellos, niños— y 116 heridos.

La masacre tuvo lugar el 18 de abril de 1996, luego de que las fuerzas de guerra israelíes bombardearan el campo de la ONU, supuestamente en respuesta a los enfrentamientos con las fuerzas del de El Líbano (Hezbolá).

Un bebe muerto durante la masacre de las fuerzas israelíes en la ciudad de Qana, en el sur de El Líbano

Luego del incidente, las autoridades israelíes alegaron no saber que en el campo había civiles, pero la ONU confirmó que había avisado en reiteradas ocasiones de que en el campo no era ningún objetivo militar y que era imposible que las fuerzas israelíes no estuvieran al tanto de la situación en el lugar.

El propio Peres, que en aquel tiempo ejercía como ministro de asuntos de guerra y primer ministro israelí en funciones (debido al asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin en 1995), insistió en que las fuerzas israelíes no sabían que había allí cientos de civiles.

Sin embargo, su justificación resultó ser sin fundamento, dado que las investigaciones de la ONU mostraron que un dron israelí había espiado el campo durante varias horas, por lo que que es imposible que las autoridades israelíes no supieran que estaba lleno de civiles.

Algunos analistas, entre ellos Fisk, creen que la masacre de Qana fue en realidad una iniciativa de Peres para aumentar su popularidad entre los israelíes extremistas y ganar las elecciones frente al actual primer ministro, Benyamin Netanyahu, algo que no consiguió.

hgn/mla/rba

Fuente:http://www.hispantv.com/noticias/palestina/299468/peres-nobel-paz-pacificador-masacre-qana-libano-onu