Un puente sobre el congreso llamado NEGOCIO MALVINAS

Programa Alta Política, Javier Cornejo hace un análisis de los recientes acuerdos con Gran Bretaña por la explotación de recursos en las islas Malvinas, y presenta un fragmento de PSR nacional de Adrián Salbuchi y Enrique Romero.


La negativa británica a discutir la soberanía de las Malvinas tiene nombre: Sea Lion

1.000 millones de barriles de petróleo. Esa es la clave acaso más importante que puede leerse en la negativa del Reino Unido a debatir con la Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas, así como también es uno de los trasfondos del intento de Mauricio Macri de abrir el diálogo “amigablemente” con Londres. Y es que la empresa petrolera inglesa Rockhopper Exploration Plc confirmó recientemente que el área marítima Sea Lion, al norte de las islas, es “un yacimiento de petróleo de clase mundial”, con un potencial de casi 1.000 millones de barriles, según cálculos independientes.

Por Urgente24 Jueves 22 de septiembre de 2016

La soberanía de las Islas Malvinas, de nuevo sobre el tapete.

Tras el discurso de Mauricio Macri ante la Asamblea de la ONU, en el que realizó un tibio reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas, y las posteriores declaraciones del Presidente respecto a su encuentro informal con la premier británica Theresa May -y la consiguiente desmentida desde Londres-, hay un asunto de suma importancia como trasfondo de este nuevo intento de diálogo y la negativa de Londres a debatir el tema de la soberanía: 1.000 millones de barriles de petróleo.

“Reitero nuestro llamado al diálogo con el Reino Unido, como mandan tantas resoluciones de esta organización, para resolver amigablemente la disputa de soberanía por Malvinas“, dijo Macri en su discurso en la ONU.  Luego hubo versiones y desmentidas respecto a su encuentro con May.

“Nunca se habló del tema de la soberanía de las Islas Malvinas en la breve reunión informal que May y Macri mantuvieron en Nueva York por lo que no pudo haber existido una expresión de Gran Bretaña en ese sentido”, informó una fuente diplomática del Foreign Office en declaraciones al diario La Nación.

La propia canciller Susana Malcorra había relativizado los dichos de Macri, al asegurar que “la primer ministra británica tuvo una reacción positiva de cortesía a la noción de hacer una agenda, que es parte de lo que intentamos hacer como hoja de ruta en la declaración conjunta de la semana pasada; pero soy absolutamente franca, no creo que haya dicho ‘sí suscribo que agendemos esto y que la soberanía sea el primer tema’, porque no es pensable que así sea”.

Finalmente, el propio Macri admitió que no se empleó la palabra “soberanía” en el encuentro informal que mantuvo con May, pero que él la daba por incluida en “todos los temas”.

Como mencionamos al comienzo de la nota, detrás de este nuevo intento de diálogo argentino y la posterior negativa de Londres de discutir sobre la soberanía de las Islas Malvinas, es innegable que tiene gran influencia la enorme reserva de petróleo que encontraron en dicha zona.

Meses atrás, el presidente de la empresa petrolera inglesa Rockhopper Exploration Plc, Pierre Jean-Marie Henri Jungels, reveló que el área marítima Sea Lion, al norte de las islas Malvinas, es un logro fabuloso para la compañía que tiene ahora un yacimiento de clase mundial, similar a las reservas que reporta en Argentina la compañía privada Pluspetrol.

“Se confirmó el tamaño del Sea Lion como un yacimiento de petróleo de clase mundial, dijo a sus accionistas Henri Jungels, y prometió convertir a la cuenca norte de las Islas Malvinas en una “nueva provincia productora de hidrocarburos”.

Rockhopper anunció que sus reservas netas de petróleo se duplicaron a más de 300 millones de barriles, mientras expertos independientes estiman que la cuenca tiene un potencial de casi 1.000 millones de barriles, un nivel similar al que reporta en la Argentina la firma local Pluspetrol (otra operadora mediana, Panamerican Energy, tiene reservas por 1.600 millones).

No es un dato para nada menor que los hallazgos off shore se encuentran en un área en litigio entre laArgentina y el Reino Unido, y corresponden a una operatoria cuestionada en Naciones Unidas y en otros foros internacionales, al punto que el gobierno kirchnerista juzgó “ilegal” la exploración y producción de hidrocarburos en la zona.

Rockhopper es propietaria de más del 50% de dos yacimientos petrolíferos, Sea Lion (león marino) e Isobel Elaine, que podrían contener reservas de 747 millones barriles de petróleo y gas, según la auditoría independiente preparada por ERC Equipoise Limited (ERCE). La empresa tenía una participación de 24% en estos yacimientos, pero la aumentó a 64% al fusionarse a fines del año pasado con la compañía Falkland Oil & Gas, según la denominación en inglés.

El CEO de Rockhopper, Moody, destacó que la nueva auditoría “confirma el potencial de las Malvinas Norte para ser una cuenca de 1.000 millones de barriles”.

El complejo de Sea Lion tiene más de la mitad de esas reservas, con casi 270 millones de barriles de bajo riesgo, que según el ejecutivo “podría ser evaluado con tan sólo 3 ó 4 pozos más dirigidos de manera óptima”.

Además, añadió Moody, el descubrimiento Isobel Elaine “tiene el potencial de ser un tercio del desarrollo regional, que potencialmente contiene más de 500 millones de barriles“.

“Realmente se puede decir que se ha abierto una nueva provincia de hidrocarburos, de la que en el tiempo que tengo toda la confianza en que vamos a ver a los 1.000 millones de barriles -y más- de petróleo producido”, vaticinó el presidente de la compañía.

Jungels resaltó que “tuvimos el maravilloso -y raro en el mundo de la exploración- éxito de encontrar Sea Lion con nuestro primer pozo”, operado en la superficie inicialmente testeada por la compañía Shell.

“Este fue, por supuesto, un momento de transformación para la empresa, y de hecho para la industria en las aguas alrededor de las Falkland Island (Islas Malvinas)”, señaló el ejecutivo inglés.

Tras destacar que el plan de desarrollo en fases sensibles “establecerá a las Malvinas como nueva provincia productora de hidrocarburos”, Jungels puso de relieve los “progresos reales” en el armado de la ingeniería básica para la explotación, que incluye el FEED (Front End Engineering Design).

Como “factor negativo”, sin embargo, mencionó el colapso del precio del petróleo de la últimos dos años, “con sus consecuencias para el flujo de caja de los socios actuales y potenciales”.

No obstante, concluyó, “una evaluación del valor de Rockhopper debe tener en cuenta tanto nuestra sólida posición financiera con dinero en efectivo en el balance general, y nuestro potencial para generar flujo de efectivo a través de la producción en Sea Lion en algún momento”, aunque se espera para ello una suba de los precios del petróleo.
etiquetas

http://www.urgente24.com/257052-la-negativa-britanica-a-discutir-la-soberania-de-las-malvinas-tiene-nombre-sea-lion


Malcorra Es Agente Británica

Soldados Israelíes En La Patagonia.

Fuente:http://argentinavorticegeopoliticomundial.blogspot.com.ar/2016/09/un-puente-sobre-el-congreso-llamado.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=facebook