Descargo De Horacio Losito

En junio de 2003 un juez federal (Carlos Skidelsky) ordenó el arresto de Losito y otros nueve militares, acusados de participar en la llamada Masacre de Margarita Belén, ocurrida en diciembre de 1976. Losito, que en ese momento se desempeñaba como agregado militar en la embajada argentina en Roma, volvió a su país y permaneció detenido un mes tras el cual fue liberado mientras se sustanciaba un conflicto de competencia entre jueces y regresó a su cargo diplomático. A raíz de denuncias de organismos de derechos humanos y familiares de desaparecidos, en octubre del mismo año el entonces presidente Néstor Kirchner le ordenó dejar el cargo y regresar a Argentina.

A comienzos de 2008 dio comienzo el juicio en la causan caratulada “Nicolaides y otros” , que finalizó en agosto de ese año con la condena de la mayoría de los acusados. Durante ese juicio Horacio Losito se declaró inocente, argumentando que los hechos por los que se lo acusaba estaban teñidos de ambigüedad, que las pruebas en su contra no eran sustanciosas, que la acusación estaba viciada de nulidad absoluta por no ser clara, precisa y circunstanciada conforme a la ley vigente, que los testigos eran abarcados por las generales de la ley en virtud de tener un interés manifiesto en el resultado del proceso, por haber cobrado abultadas sumas de indemnización, que la identificación de su persona era descripta totalmente opuesta a su aspecto físico (lo identificaron como bajito rubio de ojos claros); y declaró que en esa época él era un oficial subalterno sin capacidad de mando.

Uno de los abogados de los militares argentinos repitió la versión que había dado el Ejército en su momento, en el sentido de que varios de los Montoneros detenidos fueron muertos en un enfrentamiento con guerrilleros enviados para rescatarlos.10 El Tribunal consideró probado que los prisioneros habían sido brutalmente golpeados antes de ser subidos a los vehículos y que el estado en que se encontraban, así el estar atados tornaban imposible la versión del intento de fuga. Losito fue condenado a la pena de 25 años de prisión por sentencia que no se encuentra firme2 y quedó detenido, primero en el cuartel de la Base de Apoyo Logístico de la Liguria, después en la Unidad penitenciaria Nro 7 (U7) de Resistencia y en agosto de 2008, en una cárcel común en Campo de Mayo.

Finalmente. Losito fue condenado a la pena de prisión perpetua por ser considerado coautor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por alevosía y por el número de partícipes (once hechos en concurso ideal entre sí); y de privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometido con el uso de violencia y por el transcurso del tiempo (cuatro hechos en concurso ideal entre sí) todos los que a su vez concurren materialmente e inhabilitación absoluta perpetua con más las accesorias legales y costas.


Historia

Horacio Losito, nacido el 3 de agosto de 1951 en Buenos Aires, es un militar argentino, actualmente en prisión, que por hechos que supuestamente habría cometido durante la dictadura militar recibió condenas que no se encuentran firmes, en los años 2008 y 2010, por delitos de lesa humanidad.

Participó en la Guerra de Malvinas, donde fue herido de gravedad y cayó prisionero. Más adelante participó de las rebeliones carapintadas de 1987 y 1988.

Inicios de su carrera militar

A la edad de 12 años, Horacio Losito ingresó al Liceo Militar General San Martín y luego al Colegio Militar de la Nación, egresando del mismo como subteniente del arma de Infantería en el año 1972.

Durante la década del 70 Losito fue uno de los militares argentinos que hizo el curso de comando, mediante el cual los soldados de carrera se preparaban para luchar como tropas especiales. Este curso sería muy importante en la posterior carrera militar de Losito.

Acción en Malvinas

Durante la guerra de las Malvinas el Equipo Especial Halcón 8 fue enviado a la lucha con el nuevo nombre de Compañía de Comandos 601. Luego fue organizada la Compañía 602, a la cual convocaron a militares que en el pasado habían realizado el curso de comandos. Horacio Losito, con el rango de teniente primero, prestaba servicio en el Regimiento de Infantería 11 de Tupungato (Mendoza) cuando fue convocado a la guerra, el 22 de mayo de 1982. Losito fue nombrado segundo jefe de la primera sección.

La Compañía de Comandos 602 llegó a la Isla el 26 de mayo de 1982 y el 28 de mayo su sección fue enviada a su primera y última misión, que consistió en infiltrarse en territorio enemigo y destruir la retaguardia. La sección partió en helicópteros en la madrugada del 29 de mayo y tomó tierra en Monte Simons, sin saber que a tan sólo 15 km se encontraba el puesto de comando del General Thompson, comandante de la Tercera Brigada de Comandos del Reino Unido.

Luego de una incesante marcha, con el frío polar característico de la Isla, los comandos se encontraron con el arroyo Malo. Era de noche y el frío era abrumante, tan es así que no sobrevivirían al intemperie. Debido a las inclemencias del tiempo, los comandos debieron optar por dormir en una casa, de madera, un puesto ovejero. En ese lugar se desataría el combate de Top Malo House (Casa al tope del arroyo Malo), uno de los combates más feroces de la guerra y en la cual se condecoraría a gran cantidad de soldados.

Fuerzas de elite británicas con órdenes de aniquilar al enemigo atacaron con todo tipo de armamento a la casa. El Teniente Primero (post mortem) Espinosa, que se encontraba de guardia en la parte superior de la casa cuando se desató el ataque, abrió fuego y logró atraer las balas enemigas hacia él, para que el resto pudiera salir. Eso le costó la vida. Losito, antes de poder salir es alcanzado en la cabeza por una esquirla de cohete antitanque que los hirió en la cabeza. Pese al intenso combate, logró replegarse hacia una posición elevada. En ese trayecto una bala de fusil FAL le alcanzó la pierna izquierda, hiriéndolo nuevamente de consideración. Sin perjuicio de ello, continuó el combate, aún luego de que el jefe de la patrulla argentina decidió rendirse. El fuego del entonces Teniente Primero Losito cesó solo cuando se desvaneció a causa de la pérdida de sangre. Losito fue atendido por los británicos y se convirtió en prisionero de guerra durante un mes. En esa ocasión el Doctor Rick Jolly, jefe del staff médico inglés, sanó las heridas de Losito.

Después de la guerra

Después de la Guerra de las Malvinas, el Coronel “VGM” Losito participó de las rebeliones carapintadas de 1987 y 1988 siendo detenido y dado de baja hasta que fue indultado por Carlos Menem con el cambio de gobierno. Posteriormente durante el primer gobierno de Menem fue reincorporado y ocupó importantes puestos en el Ejército, entre ellos el de Jefe del Regimiento Mecanizado 6 “General Viamonte” y Jefe de Observadores Militares en la MOMEP durante el conflicto Ecuador y Perú. También sirvió como Agregado Militar y de Defensa en la Embajada Argentina en la República de Italia. Es oficial de Estado Mayor, Comando, Instructor de Comando, Paracaidista y ostenta el título de Licenciado en Estrategia y Organización. El valor del Coronel Losito no solamente ha sido reconocido en el país, pero también en varias publicaciones inglesas. Adrian J. English en su artículo God, Fatherland or Death! en la revista Combat & Survival (septiembre de 1989), y Nick van der Bijl en su libro 9 Battles to Stanley, han destacado su desempeño como comando en Malvinas.