EEUU, “enojado” porque Rusia no le deja imponer su orden mundial

Rusia regresó a su estatus de potencia mundial a nivel internacional, veinte años después de la caída de la URSS, lo que se opone a los intentos de EEUU de imponer su propio orden mundial, explica Stephen Cohen, columnista de The Nation.

Aunque la colaboración entre Washington y Moscú se encuentra entre los intereses de EEUU, la política exterior norteamericana se ve muy influenciada por el ‘partido de la guerra’, formado por representantes del Pentágono, del Departamento de Estado, del Congreso y de distintos medios de comunicación, afirma Cohen.

Según el autor, EEUU no puede cooperar con Rusia por diversos motivos, entre ellos el hecho de que “entre todos los líderes internacionales, únicamente el presidente Vladímir Putin hace frente al orden mundial no conservador que intenta imponer EEUU”. Por lo anterior, “cualquier colaboración con Moscú, según su opinión, confirma el ‘renacimiento de Rusia’, y eso es lo que le molesta al partido norteamericano de la guerra”. Esta situación impide alcanzar la paz en Ucrania, “epicentro de una nueva Guerra Fría”, y mientras tanto los Gobiernos europeos, especialmente Francia y Alemania, que antes apoyaban fervorosamente a Ucrania, están molestos porque ese país no cumple con los acuerdos de Minsk.

El ‘proyecto Ucrania’ para romper los lazos históricos que unen a Rusia y a Ucrania fue planeado en Washington, explica el autor, y esa es la razón por la que EEUU realiza los últimos intentos de salvar a Petró Poroshenko, presidente ucraniano, y al proyecto como un todo.

Fuente:https://mundo.sputniknews.com/america_del_norte/20160923/1063649602/colaboracion-moscu-washington.html