DESCARADA INTROMISIÓN DE LA ONU: EXIGE AL CONGRESO MEXICANO LEGALIZAR INICIATIVA HOMOSEXUAL DE PEÑA NIETO

El falso pretexto es el de siempre: imponer falsos derechos iguales a desiguales, con la excusa de dizque no discriminarlos.
Es sabida la intromisión supranacional de organismos e intereses que quieren imponer la agenda pro-homosexual en todos los países en los que pueden influir de una u otra manera. Esos organismos tienen sus propios títeres internos en las diversas naciones. De otra manera, no se entiende como un grupo minúsculo, al que en su mayoría ni le interesa “casarse” ni mucho menos “adoptar”, haya tenido, de un momento a otro, en tantas naciones, una fuerza política para implementar la dictadura homosexual en las leyes y en el sistema educativo. Basta recordar que el propio Peña Nieto señaló que su iniciativa estaba por encima de sus propias convicciones personales, para comprender que ésta no es un plagio sino una imposición que viene del exterior y a la que no ha podido o querido sustraerse. Son esos organismos e intereses los que determinan sustanciales apoyos económicos y políticos a los diversos regímenes, por lo que es muy difícil que los políticos no se sometan a esos poderes supranacionales que violan nuestra soberanía y nuestra autodeterminación nacional.
 
Esos organismos antes influían e imponían discretamente sus agendas a los países que lo permitían, sin embargo ahora ya tienen tanta fuerza y poder que no dudan en entrometerse abiertamente en asuntos y decisiones que deberían ser soberanas de cada país. Así, el día de hoy nos amanecemos con la noticia siguiente:

La ONU, la CNDH y el Conapred apremiaron al Congreso a reconocer el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, como planteó EPN.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) apremiaron* al Congreso a reformar la Constitución para reconocer el derecho al matrimonio igualitario, como plantea la iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto. 

Jesús Peña Palacios, representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, y el Ombudsman Luis Raúl González Pérez señalaron que los legisladores deben formalizar la jurisprudencia de la Corte que reconoce el derecho de las parejas homosexuales a contraer matrimonio.

“Entre los pendientes legislativos está el que se pueda armonizar el derecho mexicano con lo que ya determinó la Corte”, dijo González Pérez durante el informe de la senadora Angélica de la Peña.

La Corte ha definido la legalidad del matrimonio igualitario en todo el País, pero aún no es un derecho constitucional, por lo que las personas interesadas deben promover juicios de amparo para poder casarse.

“Las expresiones de intolerancia y discriminatorias (N. de la R.: se refiere a las marchas de cientos de miles de mexicanos por la familia) no deben inhibir el quehacer legislativo”, dijo por su parte Peña Palacios.

La asamblea consultiva del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) exhortó a los legisladores a aprobar la iniciativa para legalizar el matrimonio igualitario, enviada por el Presidente Peña Nieto desde el pasado 17 de mayo.

“La asamblea hace un llamado a las y los legisladores de todos los partidos políticos, para avanzar en el reconocimiento pleno de los derechos humanos de la población LGBTI en todo el País.

“La iniciativa presentada por el Ejecutivo federal representa un gran paso e instamos a que sea aprobada en nuestro Congreso de manera pronta, sin menospreciar la dignidad de las personas”, dice el pronunciamiento.

La tesis de jurisprudencia de la Corte, recuerda, declaró inconstitucionales las leyes que consideren que la finalidad del matrimonio es la procreación, o que éste solo puede celebrarse entre una mujer y un hombre.

Al participar en un foro del Senado, la presidenta del Conapred, Alexandra Haas, reiteró que el matrimonio es un derecho de todos los mexicanos, sin importar sus preferencias sexuales.

Añadió que evitar la aprobación del matrimonio igualitario, o llamarle de otra forma a las uniones civiles entre parejas gay, es un acto que contraviene los derechos humanos de los mexicanos.

Fuente:: Diana Baptista. Reforma.

POR SU PARTE, EL PRI ESTÁ INDECISO ENTRE SEGUIR LA EXIGENCIA E INTROMISIÓN DE LOS PODERES SUPRANACIONALES Y PERDER MILLONES DE VOTOS (QUE LO LLEVARÍAN EN UN FUTURO TAMBIÉN A PERDER EL PODER) O DESECHAR LA INICIATIVA.
Tras el pasado fracaso electoral del PRI que perdió el mayor número de gubernaturas en una elección, luego de que Peña Nieto anunciara su inciativa pro-homosexual, ese partido se encuentra a dos fuegos: por una parte, la presión internacional de la ONU y la iniciativa del presidente priista Peña Nieto, y por la otra, la opinión mayoritaria de la nación mexicana contra la misma. Para ellos no es tanto un problema ideológico sino de estrategia, y finalmente se decidirán por lo que consideren de mayor utilidad para su causa. Pero es evidente que si apoyan la iniciativa perderán, con toda seguridad, las próximas elecciones presidenciales.
 
Veamos esta noticia que también apareció el día de hoy:
Enrique Ochoa, dirigente del PRI, dijo que su bancada en la Cámara de Diputados escuchará, en su momento, a quienes apoyan la legalización del matrimonio de parejas del mismo sexo.
Cuestionado sobre la decisión de ‘congelar’ la iniciativa presidencial, reiteró que, primero, es necesario dialogar con todas los actores interesados en el tema.

“En la Cámara de Diputados, donde radica la iniciativa de matrimonios igualitarios, se ha tomado la decisión de recibir las diversas opiniones que se han generado en la sociedad sobre este importante tema.

“Se puede percibir en distintos sectores de la sociedad que los matrimonios igualitarios generan opiniones diversas y es labor del priismo en la Cámara escuchar a todas las voces para establecer la política pública que sea razonable y conveniente para el País”, argumentó.
Sin embargo, el dirigente del tricolor reconoció que es un derecho reconocido por los ministros de la Suprema Corte desde 2015.
“La Corte ha determinado que no se puede excluir derecho alguno sobre las personas que decidan, en plena libertad y en ejercicio de sus derechos, un matrimonio igualitario.
“Por esa razón, desde el Congreso, los priistas debemos ser muy responsables en escuchar las distintas voces y en actuar en consecuencia a partir de un debate abierto”, insistió.

Fuente: Reforma / Staff

*Un “apremio” de la ONU es una exigencia con una amenaza implícita: aténganse, si no, a las consecuencias.