Cambiemos ya recesión, despidos y malas expectativas

Por Esteban Godoy Vallejos 

egodoy@cronica.com.ar

@egodoyvallejos

La situación económica del país es, por decirlo de manera políticamente correcta, delicada. Hace rato comenzó el segundo semestre, tan promocionado por el gobierno de Mauricio Macri, y los resultados están a la vista. Recesión, caída de la actividad económica, pérdida real del poder adquisitivo de los trabajadores, más de 150.000 despidos y, sobre todo, un muy bajo nivel de expectativas sobre un posible crecimiento.

El Indec se encargó de asegurar que el segundo trimestre del año tuvo un retroceso del 3,4%. El retroceso del segundo semestre tuvo, en la medida interanual, el peor número desde principios de 2014: 2,1%. A estas cifras agoreras y lacrimógenas, se suman las que aportan las Pymes, histórico motor de empleo y producción de nuestro país.

Según un estudio de la consultora CEPA, el 84% sufrió caída de ventas. Además, el 42% de las empresas acortó su personal y en promedio la reducción fue del 10%.

La mayor tasa de despidos ocurrió en las pequeñas. Un dato revelador es que en el sector, no hay expectativas positivas: las micro, pequeñas y medianas (MiPyMes) no esperan recuperación en el segundo semestre.

El 74% cree que las ventas caerán en 2016, el 31% prevé una baja en ocupados y el 35% que caerán las exportaciones. Huelgan los comentarios ante semejante panorama desolador.

En este contexto, la administración nacional se esfuerza por mostrar algunos números positivos, como por ejemplo un alza en la entrega de cemento y en las contrataciones en la construcción durante agosto.

Como aprendimos en la escuela primaria, excepciones que confirman la regla. Los mismos funcionarios macristas le solicitaron a la población, en reiteradas ocasiones, que “tengan paciencia”, dado que en los próximos meses la situación, presuntamente, mejorará.

Pero ese pedido no se le puede formular a las familias de clases más vulnerables, que ya no saben qué hacer para poder alimentar a sus hijos al final del día. Para ellos, no hay paciencia posible. La conclusión: vivimos una realidad complicada, sería bueno que cambiemos.

Fuente:http://www.cronica.com.ar/article/details/97546/cambiemos-ya-recesion-despidos-y-malas-expectativas