¿Estabilidad o… ESTANFLACIÓN?

Por Gabriel Fernández.

TRAMPA.

El golpe inflacionario se vivió desde diciembre hasta el presente. Los formadores de precios, horas después de las elecciones, forzaron una suba importante. Estos ocho meses aproximadamente licuaron parte del ingreso argentino, lo cual devaluó el poder adquisitivo y originó el razonable pedido de reapertura de paritarias. Es decir, lo que se ha llamado una fuerte transferencia de ingresos.

Esto derivó también en contenidos no adecuadamente difundidos del Presupuesto 2017: mayor déficit fiscal de quienes martirizan al campo nacional popular demandando la baja de la inversión social.Sin embargo, la presentación informativa en el grueso de las emisoras y no pocos portales ha sido “el descenso de la inflación”, cual un éxito oficial.

El tema no es menor, porque en ese punto numerosos votantes macristas que aun no cayeron debido a los beneficios diversos aquilatados durante la década pasada, hallaron la tranquilizadora justificación de su voto: había que esperar, finalmente la economía se iba a equilibrar. Así, el enfriamiento denominado estanflación es confundido con estabilidad.

La trampa es ostensible pero sigue su curso mediático. Es preciso informar adecuadamente sobre estos aspectos. Y admitir algo, que pesa: el gobierno empresarial macrista hizo “bien” para sus intereses, en damnificar rápidamente a la población, porque ante la andanada inicial cualquier indicio de serenidad es visualizado por algunas fajas como un dato positivo. En tanto, la economía real, asentada sobre la producción y el mercado interno, se hunde.

Gabriel Fernández – La Señal Medios.

Fuente:http://annurtv.com/sitio/estabilidad-o-estanflacion/