Los kelpers, felices con un acuerdo más que generoso

Acercamiento entre Londres y Buenos Aires

La Asamblea Legislativa de las Malvinas celebró el pacto. Cómo impactará en el desarrollo económico de las islas.

 Fotografía cedida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina El ministro de Estado británico para Europa y las Américas, Alan Duncan y la canciller Susana Malcorra

Fotografía cedida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina El ministro de Estado británico para Europa y las Américas, Alan Duncan y la canciller Susana Malcorra

Como hace muchos años que no ocurría, la Asamblea Legislativa de las Malvinas dio la bienvenida al acuerdo alcanzado en las últimas horas por los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido. En especial quedaron satisfechos con que “se remuevan todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo” de las islas. Se refieren a hidrocarburos, pesca, navegación y turismo.

En el comunicado, publicado por la agencia Mercopress, la consejera Phyl Rendell agradeció incluso el trabajo de Alan Duncan, ministro de Estado para Europa y las Américas del Foreign Office, quien tras su paso por Buenos Aires -adonde participó del Foro de Inversiones y Negocios- se encargó de firmar el acuerdo.

Mirá también: Malvinas, comercio y seguridad: los 10 puntos de acuerdo entre Argentina y Gran Bretaña

Duncan se entrevistó el martes con la canciller Susana Malcorra y el vicecanciller Carlos Foradori. Y esta mañana las cancillerías de los países publicaron la letra del acuerdo que deja en claro por qué los isleños están contentos: les concede casi todo -menos la soberanía- y Argentina se lleva poco y nada. Más aún, se retrocede la situación al Acuerdo que en 1999 firmaron Tony Blair y Carlos Menem. De esta manera, si bien la política de endurecimiento en materia de comunicaciones, petróleo y pesca más la continua agresividad hacia los isleños del gobierno de los Kirchner, no había sido más que contraproducente para el país, el acuerdo firmado por el gobierno de Mauricio Macri para avanzar en numerosas áreas, se muestra tibio en la cuestión del Conflicto del Atlántico Sur. Y abre un interrogante sobre cual va a ser el espacio -y cómo- para el reclamo de soberanía. Malcorra ya lo dijo al Financial Times. Las islas no son prioridad.

Mirá también: Duncan: “La Argentina y el Reino Unido pueden hacer muchos negocios juntos”

El acuerdo firmado ayer señala sobre esta cuestión que las partes acordaron establecer un diálogo para “mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, y que será bajo la fórmula de soberanía del párrafo 2 de la Declaración Conjunta del 19 de octubre de 1989, es decir la que estableció el paraguas de soberanía. Por fuera todo, por dentro nada. “En este contexto se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos. Ambas Partes enfatizaron los beneficios de la cooperación y de un compromiso positivo de todos los involucrados” señaló el comunicado de los gobiernos de Mauricio Macri y Theresa May, quienes posiblemente se reúnan este mes en Nueva York, en el marco de las reuniones de la Asamblea de Naciones Unidas.

Lo más inquietante es que, si bien el Gobierno venía diciendo que quiere un vuelo directo del continente al archipiélago, el acuerdo señalan que las “partes acordaron que serían establecidas conexiones aéreas adicionales entre las Islas Malvinas y terceros países. En este contexto acordaron el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección. Los detalles específicos serán definidos”. Punto. Nada más.

Según Mercopress, Duncan dijo que estaba satisfecho con que las islas estén “libres para buscar conexiones aéreas con otros países en la región. Un escala en Argentina se va a buscar en acuerdos futuros similar al que ya existe”. Esto es claramente una referencia al vuelo que cada sábado hace la empresa Lan desde Santiago de Chile, Punta Arenas a Mount Pleasant y que solo una vez por mes hace escala en Río Gallegos.

El comunicado emitido por la asamblea isleña también resaltó que cualquier acuerdo para un vuelo más desde Argentina que se arregle será bajo los principios de 1999, en los que Aerolíneas Argentinas no pudo participar.

Luego, lo que sí parece fluir es el otro punto del acuerdo: “Ambas Partes expresaron su pleno apoyo al proceso de identificación de ADN con relación a los soldados argentinos no identificados sepultados en el cementerio de Darwin. Las conversaciones sobre esta delicada cuestión humanitaria serán llevadas adelante en Ginebra sobre la base de una evaluación del Comité Internacional de la Cruz Roja, complementada por las conversaciones bilaterales que sean necesarias. Ambas Partes acordaron que los deseos de las familias involucradas son de la mayor importancia”, expresó el comunicado.

Fuente:http://www.clarin.com/politica/kelpers-felices-acuerdo-generoso_0_1650435076.html