Aranguren les ratificó a las Pymes que el aumento es del 500%

El ministro las recibió y negó que fuera a contemplarlas en la Audiencia Pública como había sugerido Pinedo.

 

El ministro de Energía, Juan José Araguren; el jefe de Gabinete económico, Gustavo Lopetegui; el interventor del Enargas, David Tezanos; y el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño recibieron en el Palacio de Hacienda a 32 asociaciones de consumidores en el marco de las reuniones informativas acerca de la Audiencia Pública por el nuevo cuadro tarifario del gas. Además de las asociaciones de consumidores, presenciaron la reunión representantes del sector Pyme, titulares de grandes empresas, y representantes de cámaras empresarias.

Allí el ministro precisó que a partir de octubre se aplicará “una disminución más gradual de los subsidios” y detalló que en el caso del gas la quita impactará en un aumento de 237% en promedio en la tarifa, frente al promedio de 300% que regía según el cuadro tarifario de abril.

Tras las declaraciones de Federico Pinedo, Aranguren aprovechó la reunión para desmentir al senador y recordar que el sistema establecido para las industrias y comercios fija el tope del 500% de aumento, dado que la Corte Suprema no los instó a ninguna otra cosa. “Nadie lo autorizó a hacer esas declaraciones”, dijo.

El plan del Ejecutivo era escuchar a las pymes recién en la Audiencia Pública y darles la misma concesión que a los usuarios residenciales, pero no antes.

El presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (Feciba), Raúl Zylberzstein, consideró que el encuentro “no cubrió las expectativas de los representantes de las pequeñas y medianas empresas” porque el titular de la cartera de energía no les presentó ninguna propuesta para evaluar subas diferenciales y graduales en el sector. “Nos fuimos con las manos vacías,”consideró.

“Si el Gobierno Nacional no revé su postura, las industrias nacionales, en especial las pymes, tendrán mucha dificultades para poder competir pagando la energía mas cara del mundo”, dijo Zylberzstein.

Al respecto, el titular de Feciba detalló que “el funcionario nacional reconoció que no tienen ningún proyecto diferencial para las pymes y que recién escucharán las propuestas en la audiencia pública que se celebrará el próximo 16 de septiembre”. Además, dijo que el Ministro afirmó que “no cree que el costo de la energía redunde en una pérdida de competitividad para la industria”.

Para Zylbersztein, “si el Gobierno Nacional no revé su postura, las industrias nacionales, en especial las pymes, tendrán mucha dificultades para poder competir pagando la energía mas cara del mundo”.

Por último, manifestó su preocupación por “los tecnicismos que permiten el aumento de tarifas por fuera de las reglas; mas allá de que el impacto sea vital o simplemente sume otra dificultad a las muchas que ya padece el sector”.

Esta no fue la única negativa para el sector, el juez de San Martín, Oscar Alberto Papavero, rechazó el pedido de amparo de las pymes. Sin embargo, desde la CAME ya anunciaron que piensan apelar porque no se les reconoce la representatividad del sector ni se aplicó el criterio de la Corte Suprema.

Los usuarios residenciales con visiones encontradas

Héctor Polino, el titular de Consumidores Libres, tras la reunión que calificó de “muy buena”, remarcó que escucharon del funcionario nacional una exposición “amplia y completa, con respuestas para todas nuestras inquietudes”.

Respecto del precio del gas, indicó que “se lanzaron algunas cifras que tenemos que analizar si son razonables. Me parece que estamos por encima de la media mundial, lo que será objeto de discusión”. Es que en Argentina, por la vigencia del Plan Gas y el barril criollo, se pagan precios muy superiores por la materia prima en el mercado interno que en el resto del planeta. “Cuando vengan las empresas petroleras a la Audiencia, seguramente habrá un debate acerca de por qué el aumento que ellos pretenden, y la racionalidad que deben tener esos aumentos en función de lo que se está pagando en el mundo.”

Sin embargo, los consumidores no quedaron satisfechos con el criterio de exclusión para la tarifa social “Nos parece que hay que modificar la actual reglamentación, que establece algunas exclusiones que son injustas”, señaló Polino. “Esperemos que el Ministerio tome en cuenta nuestras sugerencias y todo lo que se dijo se traduzca en resoluciones, aunque rescato la receptividad y el buen clima de la charla”, subrayó.

Polino recordó, además, que ahora “queda abierto un capítulo sobre la Audiencia Pública, y soy optimista porque se va a escuchar la voz de los consumidores y va a imperar la racionalidad en la toma de las decisiones”.

Por su parte, Osvaldo Bazzano, titular de Adduc, no se mostró tan conforme. Muy por el contrario, advirtió que no hubo espacio a responder todas las preguntas y que recién hoy jueves “a solo una semana de la Audiencia, nos llega la información sobre los costos de transporte y distribución cuando la norma procesal indica que se requieren de 15 a 30 días. El viernes pasado fuimos al Enargas con un escribano a certificar que la información que el Ministro había señalado que estaba ahí, no estaba.”

“Y aun así, siguen sin informar el precio del gas en boca de pozo. Solo informan ‘el precio es este’, pero no dan la estructura de costos de las empresas que explique de dónde sale el precio y qué inversiones y gastos de las empresas estamos cubriendo los usuarios al pagar dicho precio”, detalló disconforme el titular de la Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores (Adduc).

“Se violaron todas las normas jurídicas. Hay una anormalidad que transforma a la Audiencia en anulable”, sintetizó Bazzano.

“El precio a boca de pozo recién lo van a informar la semana que viene en la Audiencia, eso nos niega la posibilidad de estudiar la información con la antelación que prevé la ley en el decreto 1172/03. Se violaron todas las normas jurídicas. Hay una anormalidad  que transforma a la Audiencia en anulable”, sintetizó Bazzano.

“Además no es serio. Primero lo aumentos fueron de hasta el 1000%, después que los iban a limitar al 500%, luego pusieron el tope en 400%. Después dicen 203%, ahora es 237%… Y este último es solo para el usuario que consume el mínimo, unas 400 a 500 kilocalorías. Para el usuario promedio que tiene un consumo de 1000 a 1500 kilocalorías, que tiene dos estufas, un horno a gas y un calefón, por ejemplo, los aumentos son superiores al 237% porque salta de categoría y ya no es R1-1.

Por su parte, la titular de Prevención, Asesoramiento y Defensa del Consumidor (Padec), Isabel Novosad, señaló que Aranguren expuso “una serie de detalles sobre los esquemas de reducción de subsidios para los próximos tres años en general, que para zonas de mayor afectación climática se hará en forma escalonada hasta el año 2021”.

“Quedó aclarado que el cuadro tarifario vigente estaría sujeto a modificaciones a partir de octubre, cuestión que se debatirá en la Audiencia Pública convocada para el mes que viene”, explicó Novosad.

Fuente:http://www.lapoliticaonline.com/nota/100147/